sábado, 11 de julio de 2015

Largo domingo de noviazgo, Sebastien Japrisot


Lo sé, lo sé, parece que ahora que tengo un canal, me he olvidado completamente del blog. Tengo que ser sincera: en parte. Pero hay algo que no puedo hacer en vídeo y es escribir reseñas. En vídeo sería incapaz de narrar cómo lo hago de forma escrita y no sería capaz de contar ni la mitad de cosas de los libros como lo hago aquí. Así que, después de unas semanas de descanso, me he puesto a recuperar reseñas incompletas. A partir del siguiente párrafo os dejo la reseña de la relectura de Largo domingo de noviazgo tal y como la escribí hace unos meses.

Después de varios In My Mailbox seguidos, os traigo unas cuantas reseñas de los libros que he ido leyendo estos meses. Estoy desentrenada en este tema, no hacía reseñas porque me recordaban al colegio pero durante estos meses tenía más ganas de escribir sobre mis lecturas, en parte porque no las comentaba y en parte porque eran muchas menos de las que suelo leer.
La primera que os traigo es una relectura...


Titulo. Largo domingo de noviazgo
Autor. Sebastien Japrisot
Editorial. Umbriel (castellano)

Hablar sobre uno de tus libros favoritos es muy difícil. Quieres estar al nivel, dejar claro que es lo que te enamora... pero temes no estar a la altura. Así que ya os podéis imaginar que esta va a ser una entrada que me va a costar mucho.

Si os gusta el cine, seguramente conoceréis la adaptación que hizo Jean Pierre Jeunet de esta historia. Quizá penséis: ¡Ah sí! ¡Aquella donde no podía seguir porque me hacía un lío con los nombres! Sí, esa. Y tranquilos, a mí me pasó lo mismo la primera vez. Claro que volví a verla poco después y las cosas ya encajaron más hasta, con el paso de los años, convertirse en una de mis películas favoritas. Pero estábamos hablando de la novela.

El autor, Sebastien Japrisot, es uno de los grandes de la novela negra francesa del siglo XX. Largo domingo de noviazgo tiene parte de detectivesca, además de ser una de las novelas que mejor ilustran la suerte de los soldados que combatieron en la Primera Guerra Mundial. La búsqueda de su novio por parte de Matilde es una de las más bonitas que he leído a pesar del carácter de la propia Matilde que poco tiene que ver con las heroínas dulces y románticas que nos imaginamos en ese mismo papel. ¡Ah! Y por cierto, no es coja como nos enseñaron en la película, si no que va en silla de ruedas, una de las diferencias más importantes. Y sus padres tampoco murieron cuando ella era niña si no que además de padres, tiene hermano, una cuñada y sobrinos horripilantes. Hay otros cambios pero no me voy a adentrar en ellos.

Manech, el novio de Matilde, es enviado a combatir al frente durante la Primera Guerra Mundial, como tantos otros. Pero por intentar conseguir un permiso, comete una falta por la que es condenado a muerte por un tribunal militar. Junto a él son condenados otros cuatro soldados. Cada uno con su historia personal detrás.

Pero su historia no es la única que nos narra Japrisot. A medida que va deshaciendo la madeja, conoce las historias de los compañeros de Manech: historias de amor, de dolor, de huida... todas marcadas por la Gran Guerra, esa sucia cochinada que marcó Europa, y la posguerra que para algunos fue incluso peor.



La Primera Guerra Mundial traumatizó Europa y es algo que deja patente Japrisot a pesar de que deja que pase el tiempo. Para Gran Bretaña o Francia, donde transcurre la historia, fue mucho más traumática que la Segunda y la cantidad de bajas fue mucho mayor. Además, en su afán por olvidar ese período de su vida, la sociedad ignoraba a los que habían vuelto de ella traumatizados, heridos o mutilados que, muy a menudo, se veían rechazados y sin posibilidades de acceder a un trabajo. El teniente Esperanza, a quien encontramos al principio de la novela, es uno de ellos.



Por otra parte, encontramos a diferentes personajes rotos por el dolor de perder a sus seres queridos, como Veronique, Matilde o Tina Lombardi que adoptan diferentes posturas. Y las cartas, el formato epistolar, toma protagonismo como forma de comunicación entre ellos. Matilde envía una carta para poner un anuncio en el periódico donde busca quien pueda ayudarla a encontrar cualquier tipo de información sobre lo que sucedió en Bingo Crepúsculo. Así, poco a poco, nosotros también queremos recibir cartas, ayuda, una voz que nos consuele o que nos cuente la verdad, sea la que sea. Tina Lombardi, que en la película está interpretada por Marion Cottillard, es mucho más expeditiva y decide emprender una venganza de la que sabemos gracias a esas cartas, a comentarios y que en la película se transforma en paralela a la de la propia Matilde.

El libro tiene una textura muy especial que nos recuerda a Amelie y fue en lo que se fijó Jean-Pierre Jeunet a la hora de adaptarla. Pero es mucho más... como he intentado explicar en este texto.




Espero que os haya gustado el nuevo formato de reseñas. Hacía mucho que no reseñaba...