jueves, 28 de agosto de 2014

Hablando de las honorables Mitford y reseñando Nobles y rebeldes de Jessica Mitford

Me fascinan las hermanas Mitford. Su padre solía decir "yo soy normal, mi mujer es normal pero mis hijas están cada una más loca". Yo, después de leer la autobiografía de Jessica, creo que sus hijas eran bastante normales pero tenían encanto y sobre todo, sabían perfectamente lo que querían en la vida. Creo que para entender a Jessica, hay que hablar primero de su familia: quiénes eran, qué querían y sobretodo, su fascinante carácter.

Por si no las conocéis, las Mitford eran las seis hijas de una familia de la aristocracia rural inglesa de principios del siglo XX, los Freeman - Mitford, que ya eran raros por ellos mismos. Se negaron a llevar a sus hijas a la escuela, mientras Tom, el único varón estudió en Eton y en la universidad, Sidney decidió suprimir el uso de servilletas en casa para ahorrar dinero y estaba obsesionada con el ahorro. Por lo demás, eran los típicos aristócratas ingleses que adoraban cazar, que opinaban que sus hijas no necesitaban trabajar puesto que lo único que harían en la vida era casarse, etc. a pesar de que la falta de dinero de su familia era algo habitual.

Aquí tenéis empezando por la izquierda a Jessica, Nancy, Diana, Unity y Pamela. 


Nancy, la mayor, es la autora de The Pursuit of Love (A la caza del amor), Love in a Cold Climate (Amor en clima frío), Don´t Tell Alfred, etc. todas ellas ambientadas en el mundo de la alta sociedad inglesa que conocía tan bien. Nancy tenía ese humor afilado, satírico que tan característico era de todas ellas. Amaba París por encima de todas las cosas así que después de su divorcio acabo instalándose allí.

Pamela, la segunda hermana, es una de las menos conocidas. No quiso ser una celebridad: le gustaba el campo, los caballos y se dedicó mayoritariamente a esto. Para mi, es la gran desconocida y es una de mis favoritas, a pesar de que se ha hablado poco de ella.

Diana, la belleza de las Mitford, es una de las más famosas. Diana se casó en primeras nupcias con Brian Guinness, el heredero de las cervezas, pero se divorció al enamorarse de Oswald Mosley, el líder del Partido Fascista británico. Se adhirió a la ideología de su marido y viajaron muchas veces a Alemania, donde llegaron a casarse con Goebbels de testimonio, pero al estallar la Segunda Guerra Mundial fueron encarcelados por considerarse un peligro que siguieran en libertad debido a sus ideas.

Unity es más conocida como "la novia de Hitler". Era una chica terca y algo obsesiva así que cuando se obsesionó con el fascismo, también lo hizo con la idea de vivir en Alemania y conocer a Hitler en persona. Nadie pudo detenerla así que se fue a vivir a Munich, se integró en el Partido Nacional-Socialista y se convirtió en la "groupie de Hitler". Cuando Inglaterra le declaró la guerra a Alemania, no pudo soportar que sus dos naciones entraran en guerra e intentó suicidarse. No lo consiguió y vivió el resto de su vida con las secuelas de una bala alojada en su cerebro.

Jessica, al contrario, se adhirió desde muy joven a la causa comunista y se fugó de casa. Pero como esta entrada es también una reseña de Nobles y rebeldes, os lo explico más adelante.

Deborah o Debo, la pequeña, decidió no adherirse a ninguna causa política y siguió las aspiraciones que tenían sus padres para ella. Como todas sus hermanas, fue debutante y se presentó ante el rey. Años después, se casó con Andrew, el hijo menor del duque de Devonshire. El hijo mayor, William, murió durante la guerra así que finalmente Debo consiguió hacer su sueño realidad: casarse con un duque, por muy frívolo que suene. Aunque era una chica que, como sus hermanas, no había recibido una educación regulada, se convirtió en la cara visible de Chatsworth y en una experta en marketing: ella ha convertido Chatsworth en esa mansión que todos los anglófilos queremos visitar.

Y ahora toca hablar ya de Nobles y rebeldes, la autobiografía que Jessica publicó en 1960. Jessica, como he comentado, era la "oveja roja" de la familia, la única que abandonó totalmente los privilegios de su familia. Me lo he pasado muy bien leyéndola a pesar de que sus ideas se alejan muy pronto de las british de clase alta que son propias de la familia.

Si habéis leído alguna novela de Nancy Mitford, Nobles y rebeldes os sonará vagamente. Tiene su mismo humor irónico y esos golpes de genio que nos gustan a los admiradores de las Mitford. Pero pronto vemos que Jessica le da un enfoque diferente: al ser la oveja roja, desde pequeña nos cuenta que daba muestras de preocupación por los menos favorecidos y le preguntaba a su madre sobre por qué la riqueza no se podía repartir entre todos. Muv intentaba siempre despistar a su hija con un tono muy clasista.

Jessica se sentía diferente de sus hermanas, sobretodo al llegar a su adolescencia. Se sentía atrapada y en perpetua lucha contra todo lo que representaba su familia. Leía sin parar libros relacionados con el comunismo y mantenía su propia cartilla de ahorros para la Fuga, con mayúsculas. (Si habéis leído A la caza del amor, recordaréis a Jassy y su cartilla). Mantenía luchas con su hermana Unity, que se hizo una gran admiradora de Hitler y el nazismo, y con Diana. Pero, a pesar de todo esto, su familia seguía sin tomarla en serio. Jessica nos deja ver su tristeza y su desesperación en cada momento que acaba yendo más allá de la rebeldía adolescente.



Todo da un vuelco cuando nos empieza a hablar de Esmond Romilly, uno de sus primos, al que comienza admirando por su actitud rebelde y del que se enamora inmediatamente en cuanto lo conoce. Esmond es el centro de su vida y lo será durante toda su relación en común. Quizá la historia decae al abandonar a su familia y fugarse a luchar en la Guerra Civil pero al trasladarse a Estados Unidos vuelve a ganar enteros. Los lugares que recorren, los personajes que nos descubren y su forma de vida nos recuerdan insistentemente a una vía de escape de la vida que llevaban en Inglaterra.

En fin, es una historia muy recomendable si queremos empezar a descubrir quienes eran las Mitford, que tanto divirtieron y escandalizaron a la Gran Bretaña de los años 30 y 40. Recomendadisimo. Yo, de momento, seguiré coleccionando libros Mitford.

lunes, 18 de agosto de 2014

Una entrada escrita a mano

Mientras pensaba en esta entrada, se me ha ocurrido hacer algo diferente: publicarla primero en Instagram y después subir la fotografía aquí. Pero me da la sensación y Guacimara lo ha corroborado, que no se lee bien. Imagino que es la calidad de la cámara y mi letra tan pequeña.



En fin, subo la foto aquí y transcribo el texto. Esto me recuerda a mis clases de paleografía ;)


Libros que podría llevarme:

- Por no mencionar al perro, Connie Willis (desde aquel viaje, no concibo un viaje sin algún libro suyo)

- Ángela Thirkell, cualquiera de sus novelas.

- Edward Thomas (me apetece leer poesía)

- John Betjeman, Betjeman' s England (porque es Betjeman)

- House-Bound, Winifred Peck (está ambientada en Edimburgo y por si Persephone llama a Persephone)

- Paseos por Edimburgo, Roberto Louis Stevenson (es TAN Edimburgo)

- Despertar, Anna Hope (la intuyo terriblemente otoñal y creo que en Escocia ya ha llegado el otoño)

Esta es mi Doubt list para este viaje.               ¿Habéis leído alguno? ¿Cual os llevaríais?

viernes, 15 de agosto de 2014

Fortuity (II)

Hoy acabaré la lectura de Pilotos, caimanes y otras aventuras extraordinarias y me sentiré como si me hubiera quedado huérfana. Como siempre que acabo uno de sus libros (suerte que sólo tiene dos). Estar a punto de llegar al final me ha recordado que hace unas semanas, mientras trabajaba en la biblioteca, experimenté un momento fortuity, de aquellos para los que inauguré una sección propia hace semanas.



Es un momento muy típico de un lector compulsivo. Jacinto Antón nos descubre su fascinación por la figura del Conde Laszlo Almásy, sobre el cual Michael Ondaatje escribió la novela El paciente inglés. El Almassy real era bastante diferente del de la novela pero compartía su amor por el desierto del Sahara, igual que el mismo Antón (yo prefiero el del Gobi). El caso es que, a partir de leer esos artículos, no paré de encontrar a Almassy por los estantes de la biblioteca. Incluso alguien devolvió Nadadores en el desierto: a la búsqueda del oasis de Zarzura, y me tocó devolverlo a su lugar en la estantería.



Adoro este tipo de coincidencias.

Y, por cierto, ésta es la primera entrada que he escrito casi íntegramente con el móvil nuevo, excepto las correcciones y la foto. ¿Quién había dicho que no se podía comentar ni escribir en el blog con un smartphone?

viernes, 8 de agosto de 2014

IMM nº 37. Especial biblioteca veraniega + Reto

Este verano me he vuelto un poco loca y he sacado de la biblioteca muchos libros para leer. En el grupo de Facebook os pregunté si queríais un IMM de la locura veraniega y me dijisteis que sí, allá vamos. Aquí tenéis fotos de todo lo que he sacado y que planeo leer estos días. Eso sí, ninguno se quedará en casa mucho tiempo. Incluso un par ya han vuelto a la biblioteca.



- El jilguero, Donna Tartt.

- Manual de filosofía portátil, Juan Arnau.

- Historia de la guerra, John Keegan.

- Eloïse, Kay Thompson.

- Eloïse en París, Kay Thompson.

- Desencuentros, Jimmy Liao.

- Hermosa Soledad, Jimmy Liao.

- El retorn del soldat, Rebecca West.

- L´hivern del comissari Ricciardi, Maurizio de Giovanni.

- La primavera del comisario Ricciardi, Maurizio de Giovanni.

- Azur y Asmar, Michel Ocelot.

- Gemma Bovery, Posy Simmonds

- Omnibus Jeeves, P.G. Wodehouse.

- El Pati maleït, Ivo Andric.

- Històries de la història de Barcelona, Dani Cortijo.

- Mi año, Quentin Blake.

- Matar un ruiseñor, Harper Lee.

- Passeig per la moda de Barcelona, Elisenda Alberti.

- Buenos presagios, Terry Pratchett y Neil Gaiman.

- Historia menor de Grecia, Pedro Olalla.

- Sempre l´Oest, J.M. Romero.

- 1001 lugares que ver antes de morir. Europa, Patricia Schultz.

- Historia militar de la Gran Guerra (1914-1918), Peter Hart.

- Juego de tronos, VV.AA.

- Sin nombre, Wilkie Collins.

- El papel pintado amarillo, Charlotte Perkins Gillman.

- 300 lugares de verdad que parecen de mentira, Sergio Parra.

- Les Cròniques de Wildwood, Colin Meloy, Carson Ellis.

- Cinco mujeres excepcionales, James Lord.

- Hija de humo y hueso, Laini Taylor.



Y mi reto, como os podéis imaginar, es acabar todo esto entre agosto y septiembre. De momento, voy por buen camino, ¡llevo 3! Y tengo 3 más empezados.  A medida que acabé uno iré actualizando la entrada y lo marcaré en negrita.

P.D. Azur y Asmar leído, el 9 de agosto. ¡Tenéis que leerlo o ver la película!

domingo, 3 de agosto de 2014

¿Qué he leído en julio?

Ya se ha acabado julio y de nuevo la sensación de que he leído poco, en parte porque, excepto los 4 últimos libros, el resto los acabé antes del 10 de julio. Este mes no hay demasiados libros en la foto porque 3 los leí con el Kindle, 2 vinieron de la biblioteca y ya están devueltos, 2 más los leí en la biblioteca (en los descansos)... así que solo posaran para esta foto Jessica Mitford y Eloïse, acompañadas del Kindle (of course) y de la foto del mes, unos romanos que cruzan el Muro de Adriano.



- El chico perfecto no sabe bailar el twist, Bea Magaña.
- Enrique VI (2ª parte), William Shakespeare.
- Enrique VI (3ª parte), William Shakespeare.
- Nobles y rebeldes, Jessica Mitford.
- Perduda, Gillian Flynn.
- El cuento del carpintero, Iban Barrenetxea.
- Humberto Horacio Herminio Bobton-Trent, Lauren Child.
- Eloïse, Kay Thompson.
- Entender la Primera Guerra Mundial, VV. AA.

En total, este año ya llevo 72 libros y solo estamos en julio.