viernes, 15 de agosto de 2014

Fortuity (II)

Hoy acabaré la lectura de Pilotos, caimanes y otras aventuras extraordinarias y me sentiré como si me hubiera quedado huérfana. Como siempre que acabo uno de sus libros (suerte que sólo tiene dos). Estar a punto de llegar al final me ha recordado que hace unas semanas, mientras trabajaba en la biblioteca, experimenté un momento fortuity, de aquellos para los que inauguré una sección propia hace semanas.



Es un momento muy típico de un lector compulsivo. Jacinto Antón nos descubre su fascinación por la figura del Conde Laszlo Almásy, sobre el cual Michael Ondaatje escribió la novela El paciente inglés. El Almassy real era bastante diferente del de la novela pero compartía su amor por el desierto del Sahara, igual que el mismo Antón (yo prefiero el del Gobi). El caso es que, a partir de leer esos artículos, no paré de encontrar a Almassy por los estantes de la biblioteca. Incluso alguien devolvió Nadadores en el desierto: a la búsqueda del oasis de Zarzura, y me tocó devolverlo a su lugar en la estantería.



Adoro este tipo de coincidencias.

Y, por cierto, ésta es la primera entrada que he escrito casi íntegramente con el móvil nuevo, excepto las correcciones y la foto. ¿Quién había dicho que no se podía comentar ni escribir en el blog con un smartphone?

2 comentarios:

  1. Uys, pues no conocía al autor y ahora me dejas con curiosidad. A ver si por mi biblio encuentro alguno de los libros.
    Y aquí una incapaz en escribir una entrada por la tablet o el móvil... Admito que pierdo la paciencia pronto con esos cacharros...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quieres probar, Anton escribe artículos en El País, en la sección de cultura. A mi me encantan :P

      Eliminar