viernes, 20 de junio de 2014

Hablando de reyes (shakespearianos): Ricardo II

Mi reto shakespeariano va avanzando a buen ritmo y soy incapaz de dejarlo. De hecho, tenía previsto aparcarlo un poco cuando llegara el verano, por aquello de que aire acondicionado y/o ventilador no van bien con lectura en voz alta pero parece que no voy por ese camino: me quedan solo nueve obras por leer y no me apetece parar.

Los dramas históricos son los que me tienen atrapada ahora: después de El rey Juan, de la que ya colgué una reseña, he leído Ricardo II, las dos partes de Enrique IV, Enrique V y (de momento), la primera parte de Enrique VI. Y me apetece hablar un poco de cada una.



Ricardo II. Creo que se ha convertido en una de mis obras favoritas de Shakespeare. Tengo la sensación de que es la obra más filosófica de los dramas históricos, puesto que contrapone a los dos personajes principales: Ricardo y Bolingbroke y nos hace pensar en cuál es el más adecuado para gobernar.

Ricardo II es el rey, el único hijo del Príncipe Negro, que llegó al poder a los 9 años y crece como un personaje muy desapegado de la vida real y de la sociedad inglesa de la época. Los nobles que le rodean le adulan y alaban pero a la vez, le menosprecian por su comportamiento caprichoso. Al morir su tío, Juan de Gante, aprovechando que su hijo Henry Bolingbroke está desterrado, decide quedarse su herencia e invertirla en una incursión en Irlanda. Esto es la gota que colma el vaso para Bolingbroke que vuelve a Inglaterra ayudado por diversos nobles para rebelarse y usurpar el trono de su primo Ricardo.

Pero los dos protagonistas no son tan simples como decir que uno fue impopular y el otro querido por el pueblo. Ricardo era un joven caprichoso, alejado de la vida real, sí, pero a medida que avanza la obra adquiere un carácter diferente, una dignidad que le acerca al lector. En cambio, Bolingbroke, a pesar de ser el  rey que desean los nobles y tener un carácter fuerte en lo físico, tiene muchas dudas y decide no ejercer como rey hasta que las consecuencias le obligan a ello.

Juan de Gante fue el antepasado común a través del que descendieron los miembros de la Casa Lancaster que se enfrentarían a la Casa de York durante la Guerra de las Dos Rosas pero todavía queda mucho para eso. El destronamiento de Ricardo es una de las causas que provocara esa guerra puesto que los Lancaster llegarán al poder pero al ser Enrique IV y Enrique V reyes fuertes y en la flor de la edad no habrá problemas... El problema llega al morir Enrique V con 34 años dejando a un niño de nueve meses como rey, algo que podéis imaginar, aprovecharán todos los nobles para hacerse con el poder. Pero de esto hablaré más al llegar a Enrique VI.


Ricardo II es uno de los pocos reyes de Inglaterra que fue destronado y habitualmente se asocia su reinado a la rebelión de Bolingbroke y a que vivió sus últimos días encerrado y finalmente asesinado, lo más probable por orden del nuevo rey, el mismo Bolingbroke (o Enrique IV). De hecho, lo único que había llegado a mis oídos sobre él antes de leer la obra era esto. Después de leerla, me entraron ganas de leer más sobre Ricardo, por qué era impopular entre la nobleza y por qué fue arrojado del trono con tanta violencia así que ¿quién dice que Shakespeare no sirve para aprender historia? Puede que fuera un autor teatral y se sirviera más de otros recursos además del histórico, eso sin contar que debía adaptarse a las prerrogativas reales, algo que nos dice mucho sobre sus obras históricas y en particular de ésta, que se representó en la corte de Elizabeth I justo antes de que su favorito, Essex, iniciara una rebelión contra ella.

Y de esta obra me falta por ver la adaptación que ha hecho la BBC y que forma parte de The Hollow Crown. Y con mi adorado Ben Wishaw (¡ay!) y Patrick Stewart como Juan de Gante.

P.D. En la próxima entrada comentaré tres obras en una e intentaré no hacerme pesada, que sería un logro si lo consiguiera.


5 comentarios:

  1. ¡Hola, Laura!

    Este verano yo también tengo que leer o releer algo de Shakespeare. Una vez que empiezo ya no puedo parar, es muy adictivo. Leí "Richard II" el verano pasado y me encantó :) Dicen que es uno de los personajes de Shakespeare más débiles, pero no estoy de acuerdo. De hecho, creo que es uno de los más complejos. La serie de Ben Whishaw la trengo planeada para el mes que viene :) Hace unos meses David Tennant le dio vida en el teatro :) De hecho, le dediqué una entrada muy breve en mi blog en setiembre. Has visto el trailer de esta obra? Es muy elegante desde mi punto de vista :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía que David Tennant también le había interpretado. Me voy a ir como una loca a buscar si hay alguna grabación aunque no pierdo la fe de verle algún día en directo. Ahora me voy a tu blog a buscarlo ;)
      Ay, a veces parece que formemos parte de un club de lectura, coincidimos con tantas lecturas!
      Un besazo guapa.

      Eliminar
  2. Ah...Shakespeare..mi gran asignatura pendiente..No me decido por qué obra suya empezar.."sueño de una noche de verano" es la que más me atrae, a ver si me lanzo pronto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sueño de una noche de verano (o de San Juan) es muy veraniega. Vamos, ¡lánzate!

      Eliminar
  3. Shakespeare, al igual que Elena G., es mi asignatura pendiente. He leído varias obras suyas pero me quedan muchas otras que les tengo bastantes ganas, entre ellas Ricardo II.
    Un saludo

    ResponderEliminar