viernes, 16 de mayo de 2014

Dos tardes con Michel Rabagliati

Rabagliati es uno de mis autores de cómic de cabecera. Sus personajes no son superhéroes ni siquiera se les parecen. Son personas normales, de esas que podemos encontrar en cualquier ciudad, solo que en este caso viven en su ciudad, en Québec.

La FNAC está organizando estos días una nueva edición de las Jornadas Comiqueras y mirando el programa vi que Rabagliati participaba en dos conferencias: la primera, ayer miércoles, sobre las semejanzas entre Cataluña y Québec y otra, hoy día 15, en conjunto con otros autores francófonos, titulada "Au Là Là! La francophonie et la bande dessinée". He asistido a las dos y estoy encantada.

Rabaliagti es el segundo por la derecha. Le he pillado hablando y al ser tan expresivo, es difícil pillarle quieto. 

Hay veces que un autor que nos gusta no nos cae bien como persona, cuando al fin lo conocemos o lo tenemos delante. Con Rabagliati me ha pasado algo diferente: yo le imaginaba mucho más serio y más tranquilo de lo que realmente es. En realidad, es el rey de la fiesta, divertidísimo, nervioso y muy expresivo. Crea un ambiente muy acogedor y es muy fácil hablar con él. ¡Ah! Y sí, esas cejas que dibuja a Paul son las suyas. Los cuatro gatos que hemos sido estos días, más en la segunda que en la primera, nos hemos quedado encantados con él y si había alguien que no ha leído ninguna de sus obras, creo que ha salido con ganas de estrenarse. De hecho, todos los "fans" que estábamos en la sala coincidíamos en que si lo leías, quedabas atrapado en sus redes.

Un tema que ha mencionado en las dos conferencias es el de la traducción: sus comics están ambientados en Québec, donde la lengua oficial es el francés, a pesar de estar rodeada de un país de mayoría anglófona y muy cerca de Estados Unidos. Lo natural en sus historias es que aparezcan anglicismos integrados en los diálogos. La influencia está muy cerca... En cambio, en las traducciones se pierde. Lo que salió fue que en una posible traducción al catalán, sería interesante utilizar los castellanismos que se utilizan aquí. A la segunda charla, teníamos entre el público a un coleccionista de Tintín que los tiene en más de 40 idiomas y claro, ha comentado todos estos detalles. Han acabado pidiendo un aplauso para la intérprete en representación de todos los traductores a los que en España ignoramos.


Y además de escucharle hablar, reír, conversar, etc. me he acercado con mis ejemplares de Paul se va de pesca y Paul en Québec para que me los firmara. Pero, claro, es un dibujante así que me ha hecho unos dibujos, uno de ellos curradísimo (se ha estado un buen rato dibujando, el tío) y me ha regalado unas chapas de Paul preciosas. ¡Ah! Y por cierto, los que nos hemos acercado a hablar con él hemos conocido a su hija Alice, que si habéis leído alguna de sus historias, habréis visto de niña.

Para que me entren ganas de ir a Québec... Ya las tenía ^_^

¿Hay algún médico en la sala?

P.D. Los otros dos autores que veis en la foto son Matthieu Blanchin, a la izquierda, y David Prudhomme a la derecha. El primero ha dibujado una biografía de Calamity Jane en comic y la obra que presentaban de Prudhomme ha pasado a mi wishlist directamente, La travesía del Louvre.

1 comentario:

  1. ¡Hola, Laura!

    No conocía a este autor, ¡pero me ha contagiado tu entusiasmo! Debe de haber sido espectacular y por lo que cuentas es un hombre fantástico. ¡¡Me alegro de que hayas disfrutado tanto!!

    ¡¡Un beso!!

    ResponderEliminar