domingo, 13 de abril de 2014

Medida por medida, William Shakespeare



Y como excepción a la norma, traigo una "reseña" de Medida por medida cuando hace muy poco que la he leído. El por qué es muy sencillo:

LittleEmily el día que comienza a leer la obra: ¡Pobre Claudio! Menudo parlamento más interesante el del Duque... Me está haciendo darle vueltas a la cabeza...
LittleEmily debe abandonar la lectura ese día en el acto II porque necesita reflexionar.
LittleEmily al día siguiente: ¡Uy, qué Ángelo tiene pensamientos impuros! Lucio me encanta. ¡El Duque es un conspirador! Aunque no sé que haría yo si fuera Isabella...
Me retiro a meditar después de acabar el acto III. 
LittleEmily el viernes: Creo que hoy no pasaré de la Escena I del Acto IV pero... ¡de mañana no pasa!
Me voy a meditar otra vez. 
LittleEmily el sábado: ¡Jajajaja! Bernardino tarda mucho en salir pero ¡es fabuloso! ¡Ángelo es un hipócrita de marca mayor! La historia ¿acaba así? ¿De verdad? Creo que tendré que escribir sobre la obra antes de que me estalle la cabeza.

Medida por medida es un romance, una de esas obras que siempre había visto clasificada como comedía pero que cuando la lees, dudas que pertenezca realmente a esta categoría. Se acerca más a una tragicomedia donde los personajes sufren, pierden, se enamoran y al final, son felices (o no). Como la vida misma, vamos.

La historia transcurre en Viena, en una fecha que nunca nos dicen, pero que imagino que será contemporánea a la escritura de la obra (principios del XVII). El Duque Vicentio debe marcharse de la ciudad y decide dejar su puesto a cargo de Ángelo, un sabio de la ciudad. Confía en que será capaz de poner en práctica unas leyes que han quedado olvidadas. Una de ellas debe acabar con el vicio en la ciudad así que cualquier hombre que conviva con una mujer sin estar casados será ejecutado. Esto es lo que sucede a Claudio, que cuenta con su hermana Isabella, a punto de ingresar en un convento, para pedir clemencia por él y convencer a Ángelo. Pero éste, que se siente (mmm, ¿cómo decirlo? excitado, tentado (poned el adjetivo que más se adecue) le pide que se acueste con él a cambio de la vida de su hermano. Aquí tenemos el argumento básico de la obra y el punto de partida de la historia.

Según la guía de los personajes dramáticos de Shakespeare, Medida por medida se puede interpretar de dos maneras: una de ellas es la farsa, otra se podría llamar drama pero también tragedia. Para mi, está más cerca de la tragedia que de la comedía. La condena a muerte de Claudio, la negligencia de Angelo, la fortaleza de espíritu de Isabella se acercan más a los grandes personajes trágicos de Shakespeare. Pero determinados hechos del tercer y sobretodo, el cuarto acto, me hicieron replantearme un poco esa visión. Y al final he acabado hecha un lío. Si alguien la ha leído o visto en escena, me encantaría que dejara un comentario para compartir su visión.

Por otro lado, también había leído algún comentario acerca de lo diferente que es leerla y verla en un escenario. Según el autor, se explica por los estáticos que son dos de los personajes principales, Isabella y Angelo. No estoy nada de acuerdo, al menos con Isabella: un personaje femenino tan fuerte como ella, que lucha hasta sus últimas consecuencias por salvar a su hermano de la horca, no es un personaje rígido, salvo quizá en sus creencias, algo que me parece exagerado. En cambio, sí que estoy de acuerdo con otra interpretación: la que expresa la dualidad del duque. Por él y su viaje, se originan todos los hechos. Por su incapacidad de poner en práctica leyes que serán perjudiciales contra su gobierno delega en Ángelo. Esto le convertiría en el villano de la obra. Pero a la vez, conspira con Isabella para salvar a Claudio.

Antes de leerla, la visión que tenía de la obra era oscura, de paredes, murallas y lugares cerrados. Eso continúa siendo igual. Lo que me ha llegado es la perseverancia de Isabella, la fuerza de los parlamentos y de los ideales. Además, las preguntas que nos plantea Shakespeare me han hecho reflexionar y dudar seriamente de la ética de la política, la moral, etc.

Por todo lo que os he explicado ha contribuido a que Medida por medida sea, por ahora, una de mis favoritas de Shakespeare. Los personajes, la coherencia, el trasfondo me han convencido totalmente y como veis, me ha planteado más dudas que cualquier otra obra del autor. Junto a Ricardo II, Hamlet, Macbeth, El rey Lear, Cimbelino, Como gustéis, Mucho ruido y pocas nueces y alguna más, sube a mi panteón de obras favoritas.

Y hablando de adaptaciones cinematográficas, de Medida por medida existen muy pocas adaptaciones. Pero estoy encantada de la vida porque he encontrado en YouTube todas las adaptaciones de los años 70 y 80 de una serie que hicieron en la BBC, Medida por Medida incluida. En V.O. y con subtítulos. Quizá así se me quite de la cabeza la imagen de Toby Stephens como Claudio. Y ¡oh! ahora veo a Isabella como Anna Maxwell Martin gracias a esta representación.



P.D. Cuando consiga el reto, haré un Top 5 de obras favoritas por géneros. Pero habrá que esperar...

4 comentarios:

  1. Qué "chespiriana" estás :-) Pues esta no es de las que más recuerdo, así que supongo que no fue de las que más me gustó. Pero, claro, tampoco la he releído y a lo mejor debería para asegurarme.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  2. Y lo que me queda :P ¿Las has leído todas? Ese es uno de mis retos del año y si no me pongo a ello no acabaré. Y de Medida te digo que es el que más me ha gustado de las que llevo ahora y desde luego, la que más me ha hecho pensar.
    Besitos.

    P.D. ¡Y gracias por el premio!

    ResponderEliminar
  3. Estaré super atenta a ese TOP! =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. No conocía el argumento de esta obra. Si es que tengo al autor, como te he dicho, olvidadito... Tengo que leer alguna de sus obras y con ésta me tientas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar