domingo, 23 de marzo de 2014

2º día del Readathon. ¡Esto va lento!

22:30 h (del viernes). Veo un par de capítulos de The White Queen. Ahora que he recuperado el oído, tengo voracidad y demasiados capítulos pendientes. Isi, ¿también vale dedicarse a ver series inglesas en V.O.?

01:00h. Me voy a dormir con mi Kindle. Durante el primer día he podido leer poco: entre mi segunda visita al médico de la semana y gestiones varias que no he podido hacer el resto de la semana por culpa del oído, no ha habido manera de leer mucho. Y el otro libro que acabo de empezar me llama, me llama... mucho. Lo he dejado en la cabecera de la cama pero no hay manera, me atrae demasiado. ¿Quién me mandaría acabar siempre un libro dos días antes de que empiece un Readathon y tener que empezar otro porque soy incapaz de pasar un día sin leer?

The Creation of Anne Boleyn es muy interesante. De momento, voy por la primera parte, donde Bordo nos habla de las visiones más "tradicionales" de Ana: no hace falta que le ponga ningún adjetivo porque os los podéis imaginar perfectamente. En cambio, también menciona un dato muy interesante sobre Catalina de Aragón, sobre la visión que se tiene de ella y lo que se obvia: su fortaleza de espíritu y lo que ella consideraba un agravio: el dejar de ser reina y dejar de estar casada con Enrique porque eso era lo que Dios había decidido para ella. En cambio, en lo poco que he leído hasta ahora sobre Ana, parece que hasta los historiadores tienen una visión negativa sobre ella. El mismísimo David Starkey, uno de los grandes historiadores ingleses sobre los Tudor, no es que tenga una visión demasiado alejada de la de los partidarios de Catalina.




10:30. Desayuno con Ovaltine calentito y madalenas. Adoro el Ovalitine y también la taza que he sacado para el desayuno del sábado. Sigo leyendo hasta la hora de comer, exceptuando un breve paseo para comprar el pan y el periódico. Llevo un rato leyendo sobre la visión de Ana de Chapuys, que si habéis visto The Tudors, reconoceréis como el embajador de Carlos I de España (y V de Alemania, nunca sé como llamarle) en Inglaterra. En la visión de Chapuys se basan muchas de las posteriores y claro, si te basas en la opinión de uno de los más encarnizados enemigos que tenía, no puedes suponer que sea muy objetivo.

16:00h. Por la tarde sigo leyendo y me adentro en la historia clásica sobre Ana y en como ha cambiado y se ha tergiversado a través de la historia. Me gusta que Bordo no le dé la culpa a ella de la ruptura del matrimonio ni tampoco a Catalina. Y que lo discuta todo. Que si los retratos no son seguros, algo que ya me figuraba, que si no podemos asegurar que fuera morena, etc. pero lo que me parece mejor de todo: desmiente que Ana tuviera seis dedos y el cuello repleto de quistes. Puede que tuviera una pequeña deformación en forma de uña en una mano pero ya está. Como siempre, la teoría de los seis dedos parte de un enemigo de la reina que ni siquiera se acercó a ella lo suficiente para verlo, en parte porque ella ya estaba muerta y enterrada cuando lo escribió.

22:00h. Y después de todo un día de lectura y haber avanzado muy poco, teniendo en cuenta el tipo de lectura que he elegido, quizá mañana me lea alguna de las guías ( todas tienen más de 60 páginas) que compré en Londres.

01:15h. Y por último, después de un capítulo más de The White Queen (qué poco me están gustando los últimos capítulos y yo rabiando para que Edward muriera de una vez para ¿esto? Buuuuuf!) me voy a dormir y a dejar descansar el cerebro. Mañana me esperan unos scones con clotted cream para desayunar ¡buenísimos! Y después de ver la imagen del Ovaltine de la mañana, creo que me voy a hacer uno antes de dormir. Bona nit...



8 comentarios:

  1. Yo tomaba Ovaltine- se llamaba Ovomaltine- de niña. No sabía que aún existía... ¿No te gustará Marmite, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Marmite no me gusta nada... debe ser la única cosa inglesa que me da repelús. Aunque no he probado todavía el Bovril...

      Eliminar
  2. Un día muy provechoso, a ver si yo hoy me pongo en serio. ¿Qué es el Ovaltine? No lo conozco.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Ovaltine es un preparado a base de cereales que se parece mucho al Eko (¿todavía existe el Eko?). Lleva malta y está riquísimo. Yo lo descubrí por una novela (creo que era de Barbara Pym) donde tomaban y lo quise probar. Lo malo es que me enganché :P
      Un besazo.

      Eliminar
  3. La crónica más pormenorizada que es visto hasta el momento. Hoy me has enseñado algo nuevo. No tenía ni idea de lo que era el Ovaltine, ni que existía y gracias a tu entrada he buscado de que se trataba.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja es verdad. Lo cierto es que me ha gustado esto de contaros las lecturas en formato diario, quizá lo haga en otra ocasión.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Vaya, cada vez parece más interesante el libro sobre Ana Bolena.

    Oh, ¿estás fastidiada del oído? Espero que se te pase pronto, esas afecciones son una lata :-(.

    Por cierto, la taza es preciosa, me ha encantado.

    PD: Yo tampoco habío oído hablar nunca del Ovaltine.

    ResponderEliminar
  5. Qué preciosidad de taza!
    Yo soy novata en este grupo y también en la lectura en inglés, así que me decidí por uno bilingüe inglés-catalán pero no he publicado nada... Me ha encantado seguir vuestros comentarios y sobretodo las fotos de los desayunos! En el próximo intentaré organizarme y participar en la medida que pueda...
    Petonets!

    ResponderEliminar