jueves, 13 de febrero de 2014

El libro del día del Juicio Final, Connie Willis

Y aquí una reseña que lleva escrita desde finales de octubre. Estoy recuperando entradas a medias porque últimamente no tengo tiempo para escribir y los motivos son bastante complicados. Ésta es la reseña de un libro que me gustó muchísimo y que leí durante el mes de octubre pasado, El libro del día del juicio final de Connie Willis. Seguramente os acordaréis de la autora porque su libro El apagón es uno de mis favoritos y lo menciono a la primera ocasión.

Mientras trabajaba este septiembre en la biblioteca, en uno de esos ratos muertos en los que tienes un ordenador, un catálogo informatizado y una wishlist larguísima en la cabeza, se me ocurrió buscar alguno de los títulos que tengo pendientes. Y como no, enseguida saltó mi queridísima Connie Willis y uno de sus libros más famosos, Domesday Book o aquí El Libro del Día del Juicio Final (traducción literal aunque larguísima). No estaba en mi biblioteca así que utilicé el P.I. para que me lo enviaran.

Llegó en unos días y al verlo en la estantería de reservas, tan gordito, con sus casi 800 páginas, no me dio miedo. Solo pensé en las ganas que tenía de leerlo ya. Al final tuvo que esperar un poco pero a pesar de que este mes (octubre) he tenido poco tiempo y teniendo en cuenta que cada vez leo más despacio, me lo he acabado en dos semanas y media. Y llorando a moco tendido las últimas cincuenta páginas.

El Libro del Día del Juicio Final es la primera novela que Willis dedicó a los historiadores que viajan en el tiempo. Ojo, no el primer relato que es Fire Watch. Igual que El apagón, la historia comienza en el futuro, en 2055, en la Universidad de Oxford. La protagonista es Kivrin, una estudiante que está prácticamente obsesionada con viajar a la Edad Media para ver con sus propios ojos como era todo aquello. Pero el señor Dunworthy, decano de Balliol y experto historiador, considera que no está preparada, además de que es la primera persona que va a viajar a un período tan antiguo, algo que podría implicar complicaciones inesperadas en el sistema, sobretodo si no se ha experimentado antes con él.

Justo después de que Kivrin haga realidad su deseo, se declara una epidemia en el presente: una enfermedad desconocida ataca Oxford y la ciudad queda en cuarentena. Badri, el técnico encargado del viaje en el tiempo, es el primer caso conocido y eso plantea una serie de dudas a Dunworthy: ¿algo ha fallado en el sistema? ¿pudo Kivrin haber contraído la enfermedad? ¿está ella realmente en 1320? Para Connie Willis, escribir este tipo de historias en las que están implicados viajes en el tiempo, no es sino una manera más de explorar los sentimientos humanos en todo tipo de situaciones.

En la introducción al libro, algo que no falta en ninguna edición de Ediciones B, se nos hace saber que la epidemia a la que Willis se refiere se inspira en el SIDA. Lo cierto es que la autora se ha documentado muy bien sobre las enfermedades presentes en el libro y no solo a nivel médico, también a nivel emocional. Cómo nos comportamos al estar en peligro, cómo se reacciona ante una enfermedad desconocida, etc.

Los personajes están poco dibujados pero Willis nos los define a través de sus acciones: las preocupaciones de Dunworthy, las decisiones que toma Kivrin en el pasado donde se encontrará con más de una sorpresa, la dedicación de Mary a proteger todas las vidas posibles, el empeño de Finch en que no falte papel higiénico (risas), Latimer, el sabio despistado de la universidad, Gilchrist y sus presunciones... No falta el humor: las campaneras americanas de gira por Inglaterra o la señora Gaddson, a la que nadie querría demasiado cerca, te arrancan una sonrisa en el momento que menos esperas.Además me he encontrado con un viejo conocido de El apagón, Colin, mucho más jovencito aquí pero igual de imprevisible y encantador. Y en el pasado, no puedo olvidarme de Rosamund, el sacerdote Rulf o Agnes, una niña traviesa que es capaz de robarte el corazón.

Por otro lado, son 800 páginas pero no se me ha hecho pesado en ningún momento.Cada vez estoy más segura de que Connie Willis es una de mis autoras favoritas.

P.D. Sí, lo sé, la portada es bastante horrible pero es la única que pude encontrar. Me habría encantado tener un ejemplar de Ediciones B, con su enorme cruz celta, pero es ya inencontrable.

11 comentarios:

  1. Este libro es uno de mis preferidos de viaje en el tiempo. Me encantó la historia de esos historiadores y la forma en que conocían nuestro pasado. Me encantó el detalle de los olores en la Edad Media, algo que no suele poner en las novelas de esta época y que sin duda a alguien que viajara en el tiempo le debía resultar muy desagradable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que la portada es horrorosa, pero Connie Willis está por encima de portadas ;) Estoy ahora mismo con un libro gordísimo y leer otro tan extenso seguido va a ser mucho, pero tengo a Willis entre mis objetivos, que además ahora me has animado muy mucho ;) (y los viajes en el tiempo siempre me han gustado)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ay littleEmily que bien me viene esta reseña!
    Tu vas a ser la responsable de que conozca a Connie Willis y creo que no me va a decepcionar. Como tenía un hueco en el Century of books, voy a utilizar una de sus novelas. La elegida es Doomsday Book ¿lo has leído? A ver si ahora con el ojo que tengo voy a escoger el más flojo de sus libros :)
    Bueno guapi mil gracias por la reseña y un besito grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marie! Pero si precisamente es este, lo que pasa que el título traducido es muchísimo más largo. Pero es literal :) Yo creo que te gustará y apreciarás todos los detalles de historiadora de los que Kivrin se da cuenta al llegar y ya me contarás.
      ¡Un besazo!

      Eliminar
    2. Anda que no soy pava ni nada :D Si es que ni me he parado a ver la traducción de Doomsday Book :D Menos mal que estás tu aquí para darme algo de cordura. Entonces estoy segura de que me va a encantar! Vendré enseguida a contarte :) Un besazo para ti!

      Eliminar
  4. Willis es una de mis eternas pendientes y tengo muchas ganas de ponerme con ella. Tengo esta, "Oveja mansa" y "Los sueños de Lincoln" para empezar y tras tu reseña parece que me voy encaminando.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  5. Una de mis pendientes, no sé a qué espero ¬¬

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Uno de mis libros preferidos de la adolescencia. Lo disfruté muchísimo pues reúne dos elementos que me han fascinado siempre: los viajes en el tiempo y la Edad Media.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. NO me he adentrado en la obra de la autora...ahora que leo tu reseña creo que me la tengo que apuntar. Besos

    ResponderEliminar
  8. hermosísimo libro. Otro para llorar tremendamente es Tránsito (o Passage creo)

    ResponderEliminar