domingo, 24 de febrero de 2013

IMM nª16. Navidades en febrero

Y en febrero, tarde como siempre, me he decidido por fin a enseñaros los regalos literarios que tuve para Navidad y Reyes. Hubo alguna cosita más pero como no son libros pues los voy a dejar fuera: entre ellos están mi cesto para lanas que ya os enseñé aquí o los DVDs de la miniserie de Jane Eyre (lo siento por las fotos, esta vez no he estado demasiado inspirada).



- La casa gran, Nicole Krauss. Una autora que me apetece muchísimo probar. Hace bastante compré La historia del amor pero a pesar de que no la he leído, puse en mi lista su nueva novela porque el argumento me llamaba demasiado la atención.

- El Hobbit anotado, J.R.R. Tolkien. Creo que la edición anotada es un enorme aliciente para decidirme ya a continuar leyendo El hobbit. Espero ponerme con ella muy pronto.

- Tots els contes de Nadal, Charles Dickens. Hace ya años que quiero una nueva edición de Canción de Navidad. La que leí de niña miles de veces está destrozada y ya de paso, si podía tener otros cuentos navideños de Dickens, pues mejor que mejor. Veo que mi familia pensaba lo mismo...

- Les històries naturals, Juan Perucho. Los vampíros no son lo mío pero si hay un lugar del mundo que asocio a los vampiros es Pratdip, una pueblo de la comarca del Baix Camp, entre Reus y Tarragona. ¿Y por qué? Pues gracias a este libro. Lo leí hace muchos años y me gustó mucho pero entre que no lo tenía y que en un periódico en cuestión se han dedicado en los últimos meses a publicar ediciones facsímiles de novelas de literatura catalana, tal y como se publicaron, no me pude resistir a ponerlo en la lista. Y aquí está.

- Otro libro sobre El Hobbit: El Hobbit. Un viaje inesperado. Crónicas. Arte y diseño. Éste fue una sorpresa navideña que me hizo mi hermano. Creo que conoce muy bien mis gustos literarios y cinematográficos y aunque a él le gustó mucho más El hobbit que a mi (los enanos son su perdición) sabía que yo lo disfrutaría muchísimo. Y de paso, él también.

Y aquí tenéis el otro regalo que me hicieron (algun@s ya lo sabéis, que no me he mordido la lengua en Facebook):  ¡Un Kindle!



Llevaba tiempo diciendo que no quería un Kindle ni ningún aparato electrónico que se le pareciera, que una ya va muy bien servida en cuestión de lecturas pero ha quedado claro que en mi casa no me toman en serio.
Al principio no sabía muy bien qué hacer con él pero voy progresando. Lo utilizo sobretodo para libros en inglés, libres de derechos o de archivos como Internet Archive. También aprovecho las ofertas que hacen y de vez en cuando, si hay algún libro actual que me interesa, me decido a comprar alguno pero muy de tanto en tanto. De momento tengo en la lista el Diario integro de Samuel Pepys en inglés, algunos clásicos históricos que me han llamado la atención en Proyecto Gutenberg o números de la revista satírica inglesa Punch. De uno de estos no me podido resistir a hacerle una foto... queda tan bonito en la pantalla. La otra opción era alguna ilustración de los hermanos Brock para Orgullo y prejuicio, una está muy monotemática últimamente.

En fin... esto es todo por ahora. Dentro de poco caerán dos IMM más que tengo novedades como para parar un tren.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Reflexiones varias...



Esta entrada la escribí hace ya días y se ha quedado algo atrasada pero aún así, aprovechando que estoy un poco melancólica, he decidido colgarla y que como un 50% de las entradas que escribo, no se quede ahí, en el limbo de las entradas inacabadas.

Llevo unos días con la gripe y estar en la cama estirada, con tan poca concentración que lo único que puedo hacer es mirar fijamente la pared, así que es en estas fechas cuando atravieso etapas en las que me lo cuestiono todo y más. A esto ha contribuido una conversación que me ha hecho dudar acerca de mi imagen y de qué es lo que proyecto de mí al resto del mundo. Y, por supuesto, de lo que enseñó de mí en el blog.

Sé que cuando publico algo, venís para aquí y lo leeís pero solo unos cuantos os atrevéis a dejar un comentario. Que sí, que soy rara, que soy poco mainstream, que no hablo de libros muy conocidos, que me dejo muchas cosas en el tintero, algun@s pensais que todo lo que hago durante el día es leer y no veo ni series ni películas ni nada que no sea un libro. Que no me gusta la música ni piso nunca un cine. De hecho, a veces, alguna persona que me conoce desde hace mucho me lo ha dicho: doy una imagen de chica seria, no aburrida, pero quizá demasiado absorbida por sus aficiones y el mundo imaginario, no el real. Y todo esto porque siempre he considerado que el hablar no es mi fuerte, que o hablo demasiado o hablo demasiado poco.

En mi vida hay de todo: días en los que leo poquísimo, otros en los que parece que sea una mujer a un libro pegada, días en los que vengo de trabajar y lo único que me apetece hacer es leer un rato en la cama u otros en los que todavía soy capaz de leer a la vez que veo una película o un capítulo de alguna serie o incluso un partido de fútbol (sí, soy capaz de leer o hacer alguna otra cosa mientras veo una película, de hecho me aburre ver una película si no tengo algo entre manos)... Vamos, imagino que como a todos. Lo que no soporto es que se me califique de algo que no soy o que se me trate como si fuese superior porque sé que no lo soy.

Vale, que lo mío no sean los libros, las series, las películas que atraen a las masas pero nunca hay que perder la fe. Sigo series que no son realmente de mi estilo porque me gustan los actores o porque me gusta el tipo de humor. Entre las primeras, podría mencionar Lost (Perdidos) que empecé a ver cuando la emitieron por TVE porque me gustaban la mitad de los actores, a los que ya conocía de otras series y películas. En cuanto a la comedía, veo muchas series muy conocidas pero que, queréis que os diga, a veces no me apetece hablar de todo lo que veo o leo. Mi blog es muy personal, por eso lo cree, y espero que siga así.

Vamos, mejor preguntar por lo que interesa que no suponer algo. Si hay algo que me gusta en la vida es sorprender.

Y para sorprenderos un poquito, aquí tenéis una de mis canciones favoritas. Por aquí no es muy conocida y creo que en Estados Unidos tampoco, pero para mí significa muchísimo. Pertenece a la banda sonora de una serie de TV muy conocida en los 90 (a ver si alguien sabe decir cuál es).




P.D. El cuadro que he elegido para ilustrar la entrada es Women Reading de Henri Matisse.

sábado, 16 de febrero de 2013

The Classics Spin



Hace tiempo os comenté que me había apuntado a The Classics Club. No paro de incorporar libros a mi lista pero conservo la original tal y como la puse en la pestaña de arriba. Siempre me ha gustado leer clásicos pero el ansía que tengo ahora es bastante demencial...

Pues bien, The Classics Club organiza ahora The Classics Spin, no como la maratón que organizaron en enero pero también tiene algo de readathon. Consiste en hacer una lista de veinte clásicos que se quiere leer y dividirlos en cuatro categorías. Ellos elegirán un número al azar el lunes que viene. El libro que corresponda  deberá leerse antes del 1 de abril.

En fin... hay una lista con los libros que temo leer. Hay muy pocos que me den realmente miedo pero algunos de ellos están en esta lista.

5 CLÁSICOS QUE "TEMES" LEER:

1. Los Buddenbrook, Thomas Mann
2. Los hermanos Karamazov, Fiodor Dostoievski
3. Villette, Charlotte Brontë
4. Los misterios de Udolfo, Anne Radcliffe
5. La Ilíada, Hómero

5 CLÁSICOS QUE QUIERES LEER CUANTO ANTES

1. Ruth, Elizabeth Gaskell
2. Emma, Jane Austen
3. La pequeña Dorrit, Charles Dickens
4. Anna Karenina, Lev Tolstoi
5. The Woodlanders, Thomas Hardy

5 NEUTROS

1. Guerra y Paz, Lev Tolstoi
2. Dr. Jekyll / Mr. Hyde, Robert Louis Stevenson
3. Los miserables, Victor Hugo
4. Solo en Berlín, Hans Fallada
5. Effi Briest, Theodore Fontane

5 RELECTURAS

1. Jane Eyre, Charlotte Brontë
2. Bleak House, Charles Dickens
3. Cuentos de Canterbury, Geoffrey Chaucer
4. La princesa de Cleves, Madame de la Fayette
5. Cranford, Elizabeth Gaskell

Y si lo ordenamos alfabeticamente queda así:

1. Emma, Jane Austen
2. Jane Eyre, Charlotte Brontë
3. Villette, Charlotte Brontë
4.. Cuentos de Canterbury (Canterbury Tales), Geoffrey Chaucer
5. Bleak House, Charles Dickens
6. La pequeña Dorrit (Little Dorrit), Charles Dickens
7. Los hermanos Karamazov, Fiodor Dostoievski
8. Solo en Berlín, Hans Fallada
9. La princesa de Cleves, Madame de la Fayette
10. Effi Briest, Theodor Fontane
11. Cranford, Elizabeth Gaskell
12. Ruth, Elizabeth Gaskell
13. The Woodlanders, Thomas Hardy
14. La Ilíada, Hómero
15. Los miserables, Victor Hugo
16. Los Buddenbrook, Thomas Mann
17. Los misterios de Udolfo, Anne Radcliffe
18. Dr. Jekyll / Mr. Hyde, Robert Louis Stevenson
19. Anna Karenina, Leon Tolstoi
20. Guerra y paz, Leon Tolstoi

El lunes os comento qué ha salido y si tengo el libro ya, vendrá acompañado de su respectiva foto.

ACTUALIZADO:

Ayer salió el número del clásico que tengo que leer. El número es el 14 que corresponde a...

¡La Ilíada de Homero! En unos días me veréis sumergida en preguntas como ¿prosa o verso? La primera vez que lo intenté lo probé con la prosa y me quedé en el Canto XV. El segundo intento fue en verso y no pude pasar del Canto I. A ver...


miércoles, 13 de febrero de 2013

Comenzando Orgullo y prejuicio



Justo ayer llegué al final de mi nueva relectura de Orgullo y prejuicio. Hacía años que tenía pendiente una, veréis: normalmente intento leerlas por orden cronológico, no en el orden de publicación, así que empiezo por La abadía de Northanger, Sentido y Sensibilidad, Orgullo y prejuicio, Mansfield Park, Persuasión... e intercalo en algún rincón las obras juveniles. Emma es harina de otro costal y todavía no la he leído... Pero normalmente después de acabar S & S, me suelen entrar las prisas y corro despavorida a releer Persuasión. Así que algunas se quedan sin su relctura :P

Y hojeando todas las ediciones que colecciono de Orgullo y prejuicio, se me ocurrió dedicar una entrada a la forma de traducir la famosa frase inicial. Prácticamente cada traducción tiene su propia versión así que vamos a viajar por aquella famosa frase en la que la señora Bennet cree a pies juntillas.

Primero tenemos la original:

"It is a truth universally acknowledged that a single man in possession of a good fortune, must be in want of a wife."

Y he aquí varias versiones de la misma en castellano:

"Es una verdad universalmente aceptada que todo soltero en posesión de una gran fortuna necesita una esposa."  (Traducción de Marta Salís para Alba Editorial).

"Es una verdad reconocida por todo el mundo que un soltero dueño de una gran fortuna siente un día u otro la necesidad de una mujer"
(Traducción de Ana María Rodriguez, Plaza y Janés)

"Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa."
(Traducción de María Antonia Ibáñez, Cátedra)

"Es una verdad universalmente reconocida que al hombre soltero, poseedor de fortuna cuantiosa, le hace falta casarse."
(Traducción de Lázaro Ros, Calpe)

"Es una verdad universalmente aceptada que un hombre soltero en posesión de una notable fortuna necesita una esposa."
(Traducción de José C. Vales, Austral)

"Es una verdad reconocida universalmente que a todo hombre soltero que posee una gran fortuna le hace falta una esposa."
(Traducción de Alejandro Pareja, Edaf)

Soy incapaz de recordar ninguna de las traducciones de memoria. La que me sé es la original y de corrido, algo muy extraño...

Y para acabar, una versión más moderna de la frase de la mano de la última Lizzy Bennet, la de The Lizzy Bennet Diaries. Pronto le dedicaré una entrada a la que es una de las versiones más divertidas que he visto.
Atentos.


viernes, 8 de febrero de 2013

Charles Dickens, Claire Tomalin

Ya me tocaba hablar de este libro... veréis, mi intención fue siempre leerlo durante 2012, más que nada, para leer una biografía interesante de Dickens durante el bicentenario. Pero, con la manía que tengo de leer más de un libro a la vez y que he tenido algún que otro problemilla con la lectura, no pude acabarlo hasta hace un par de semanas. Y aprovechando que hoy sería su 201 aniversario ya tocaba.

Mi pequeño "problema" con ella ha sido el ser tan absorbente. Dickens fue un gran personaje y a lo largo de su vida hizo muchísimas cosas, durante ciertas etapas a un ritmo agotador, algo que otras personas necesitarían varias vidas para conseguir. Y Claire Tomalin nos lo quiere contar todo, todo y todo, algo que depende en que períodos cuesta más de digerir.

Pero eso no quiere decir que no sea buena, es muy buena. He leído otras biografías, casi todas empeñadas en demostrar que era un superhombre, un dechado de virtudes, una persona que luchó por hacerse un hueco en la sociedad como escritor y promotor de causas nobles, etc. pero no había leído nada que plasmara sus contradicciones, sus faltas, su personalidad... y Claire Tomalin lo hace. Lo que en otras biografías despachan en dos líneas como mucho, detalles que quedan velados o no se profundiza en ellos, Tomalin nos los explica con todo lujo de detalles. La relación con sus padres, sus hermanos, su mujer, sus hijos, a los que intentó colocar de mil maneras diferentes para que se ganaran la vida, Ellen Ternan... En estos dos últimos me gustaría centrarme un poco más.

Dickens tuvo 9 hijos: tres niñas y seis niños, a los que intentó organizar la vida de muchas maneras para que pudiesen labrarse un futuro. La parte negativa es que consideraba a sus hijos dignos herederos de su padre (del abuelo de los niños, vamos, de John Dickens) y que podían caer en los mismos vicios: poco prácticos, despilfarradores, etc. Recordad que el padre de Dickens estuvo en la cárcel por deudas y durante toda la vida de adulto de C.D. le pidió dinero e intentó aprovecharse de la fama de su hijo, Dickens tenía miedo de que sus hijos hicieran lo mismo. En algunos acertó y en otros no, como no.

Por otra parte, casi todos los biógrafos ocultan, deliberadamente o no, la naturaleza de la relación que mantuvo con Ellen Ternan. Tomalin explica todos los detalles de la traumática separación de Catherine y también de esta época de la vida del autor, donde a simple vista por las fechas de sus obras, vemos que no fue muy prolífica (en comparación con otros períodos de su vida) y que abandonó muchos de sus proyectos benéficos. La autora especula pero acaba siendo verosímil y de paso, nos cuenta lo que otras biografías se atrevieron a mencionar sobre la relación entre Dickens y Ellen.

Algo que me ha dejado completamente alucinada es el respeto que se tiene en Inglaterra por su figura. Es algo que ya sabía pero es que aquí nos dan ejemplos concretos y del siglo XX: Ya en  los años 30, algún impresor se negó a imprimir una biografía del autor por miedo a que al aparecer determinados hechos de su vida que podían ser demasiado comprometidos, acabaran poniéndole una demanda. E incluso una de sus nietas, que sufrió un colapso de agotamiento al trabajar a destajo en una oficina que había montado, consiguió que se organizara un Fondo de Navidad para ayudarlas, además de regalos de la realeza. Todo eso por el peso de su apellido.

Si queréis leer una biografía de Dickens completa, con todas sus caras, éste es vuestro libro.

jueves, 7 de febrero de 2013

Reto 12 escritoras, 12 países

Y antes de explicaros de que va a ir mi reto de 2013, no he podido resistirme y me he apuntado al reto de Beli 12 escritoras, 12 países. Una no es de piedra y el banner, precioso.


Como os podéis imaginar, el reto consiste en leer 12 novelas escritas por mujeres, una al mes y realizar su correspondiente reseña. Al finalizar 2013, hay que escribir un artículo sobre la mujer y la literatura. Pero para leer las bases del reto de la mano de su creadora, os dejo el enlace al blog de Belisama que se explica mucho mejor que yo. BASES.

A pesar de que no estaba apuntada todavía, durante enero ya me puse a leer una autobiografía relacionada con el tema. La autora era española y murió hace muy pocos meses: falta la reseña, como no, pero dentro de poco tiempo la tendréis aquí.

Y mientras tanto, y como control del reto, aquí dejo mi lista de lecturas:

1- Enero - Confesiones de una vieja dama indigna, Esther Tusquets (España)
2- Febrero - Orgullo y prejuicio, Jane Austen (Inglaterra)
3-
4-
5-
6-
7-
8-
9-
10-
11-
12-

Y en la próxima no, en la siguiente, sabréis por fin de qué va el GRAN Reto ;)

domingo, 3 de febrero de 2013

Volando solo, Roald Dahl

Volando solo ha sido mi segundo libro de Roald Dahl para conseguir superar el reto que nos propuso Trotalibros. Tenía muy claro desde el principio que este iba a ser el libro que leyese si solo podía hacer uno pero al final he leído tres. De Agu Trot ya os hablé aquí y ahora me toca hablar del tercero, Volando solo (el segundo, La maravillosa medicina de Jorge se va a quedar sin reseña aunque lo recomiendo igualmente.)

Me ha sorprendido mucho descubrir que es un libro relativamente desconocido, incluso entre sus lectores habituales. Muchos leen el primer libro de sus memorias, Boy, pero no pasan al segundo, ambientado en sus años de trabajo en África Oriental y durante la Segunda Guerra Mundial. Es una pena porque es un libro divertidísimo (en algunas partes, en otras llega a ser más duro).

Al acabar sus años de escuela, Dahl es contratado en una compañía inglesa que trabaja en el África Oriental, concretamente en Dar es Salaam (en la Kenia actual), y hasta allí se va en barco. Como siempre, le pasaban unas cosas muy curiosas, ya en pleno barco, y una vez en África, no para de verse involucrado en incidentes con animales salvajes. Véase por ejemplo, cuando un león se lleva a la mujer del cocinero para comérsela.

Su vida allí se complica más cuando estalla la Segunda Guerra Mundial y se ve obligado a alistarse. Por la zona en la que está, territorio británico pero muy cercano a una colonia alemana, se tiene que hacer cargo de detener civiles que intentarán volver a su país de origen. Aquí el texto aumenta en dramatismo, como podéis imaginar, pues Roald no deja de sentirse un civil al que le ordenan cosas que no es capaz de llevar a cabo ni tiene ánimos para hacerlas. E incluso, en para mí, una de las partes más divertidas del libro, tiene que lidiar con su criado, que pertenece a una tribu muy guerrera y que hace cosas absolutamente descabelladas porque él también quiere participar.

Y por supuesto, Dahl también aprende a pilotar. Uno de los párrafos más bonitos está en esos capítulos:

"Después de haber volado sin instructor, me dejaban despegar solo muchas veces y era maravilloso. "¿Cuántos jóvenes" -me preguntaba a mi mismo-  "tenían la suerte de poder ir zumbando y rugiendo por el cielo, sobre un país tan hermoso como Kenia?" ¡Hasta el aeroplano y el combustible eran gratis! 

En este libro también nos acompañan algunas ilustraciones de Quentin Blake, como es ya habitual, pero al igual que en Boy, nos encontramos con una gran cantidad de fotografías que nos enseñan los rincones que nos describe en el texto. En este aspecto, no estoy ni a favor ni en contra: en algunos pasajes, te impiden tener tu propia visión de lo que Dahl cuenta, otras en cambio te ayudan a visualizarlo mejor.



Y con esto, ya puedo decir que he acabado mi primer reto del año, el de Roald Dahl. No sé cuál será el próximo en caer, Orgullo y prejuicio o Películas...

viernes, 1 de febrero de 2013

LittleEmily en Proyecto Kahlo

Quería aprovechar esta semana para hablaros de Jane Austen, contar cosas relacionadas con ella... pero no ha podido ser. Todavía. Llevo desde el martes con problemas con el wi-fi y hasta hoy casi no he podido conectarme y aguantar más de diez minutos así que las entradas pendientes se me han acumulado.
Pero voy a aprovechar para presentaros un proyecto al que estoy muy feliz de haberme unido. Desde enero formo parte del Proyecto Kahlo, una revista digital femenina en la que no os hablamos de lo que hablan las revistas femeninas. A mi me encontraréis en la sección de Libros (como no) pero con mi nombre real, Laura, que muchos conoceréis pero no sé si todos.



¡Os espero!