domingo, 29 de diciembre de 2013

Proyecto El Profesional (Made in Isi)

Isi tiene unas ideas buenísimas y como siempre, consigue liarme para todas. Bueno, para casi todas, lo de leer a Pérez Galdós todavía no lo ha conseguido.
Ahora se le ha ocurrido hacernos escribir textos, cada uno relacionado con un tema que irán apareciendo cada mes. En su blog podéis encontrar toda la información pero para estrenarnos, el tema elegido es nuestra profesión. Y ahora es cuando vienen los problemas.

Nunca he tenido una profesión a la que dedique el 100% de mi tiempo. Cuando era pequeña, primero quise ser maestra, algo para lo que me han dicho que tengo buena mano, y geóloga, quizá mi profesión frustrada. Soñaba con hacer exploraciones, excavaciones, etc. y coleccionaba minerales, rocas y todo lo que encontraba a mano. Y cuando cogía una pala, ni que fuera la de la playa, perdía la noción del tiempo cavando.

Pero al llegar al instituto descubrí que lo que me apasionaba eran las letras. El subsuelo me sigue encantando pero las ciencias no son lo mío, exceptuando la biología. Algo que me dificultaría enormemente el trabajo. Me decidí finalmente por estudiar Historia en vez de decantarme por Filología Inglesa o Catalana o alguna filología en general (excepto la Hispánica) y esto abrió mi mente de una manera que solo un historiador puede entender. Pero claro, ya sabréis que si no quieres ser profesora de instituto o investigadora, Historia tiene muy pocas salidas. Y yo nunca he sido de aquellas que se centran en un solo tema durante toda su vida. Nunca me he visto como investigadora dedicando todo mi tiempo a un tema durante muchos años, con la de temas que hay para investigar. Por otra parte, canalizé de alguna manera mi obsesión por el subsuelo gracias a la arqueología.

Así que si recomiendo un libro de / sobre historia, elijo uno para niños. Breve historia del mundo de Ernst H. Gombrich. Es un libro que nos acerca a la historia mundial como si fuera un cuento para niños. Sirve mucho para iniciarse y para descubrir un poco qué temas nos pueden gustar más. Podría recomendar muchos libros más relacionados con mi carrera pero para un no iniciado, éste puede servir de introducción. Si queréis otras recomendaciones, solo tenéis que pedirlas.



Y unos cuantos años después de acabar la carrera, todavía he sido incapaz de decidirme por una profesión en concreto. A esto también ayuda la crisis que hace que si te cierras en banda, tengas más dificultades para encontrar algo. De momento, he estudiado cursos de gestión de librería (y he trabajado en un par), he hecho un par de excavaciones, he empezado a estudiar alemán, he descubierto que el francés no es lo mío, he abierto un blog para maximizar mi tiempo libre jajajaja y he opositado a bibliotecas. Y de momento, lo que tengo más cerca de conseguir es esto último. Así que, a pesar de lo bien que me lo paso como investigadora (e incluso traductora) freelance sin que nadie me publique ni lea lo que hago, consideraré que lo que me da un sueldo, de manera algo escasa, es el hacer de bibliotecaria.

No voy a recomendar un libro sobre bibliotecarios realista. Lady Boheme ha elegido el que mejor se aproxima a nuestro trabajo, Signatura 400, y ha escrito fantásticamente bien sobre él así que no tengo nada más que añadir. Solo corroborar algunas de las quejas que comentan en él son ciertas e incluso, podría decir que cada bibliotecario atesora un montón de peticiones aún más surrealistas.

Me he decidido por una pequeña joya de la literatura infantil que, además de ser divertidísima, podéis disfrutarla tanto niños como adultos.Me refiero a El secuestro de la bibliotecaria de Margaret Mahy, ilustrado por Quentin Blake.



Además, no he sido capaz de resistirme a recomendar algo de ensayo. Uno de mis ensayos favoritos sobre el tema es La biblioteca de noche de Alberto Manguel, donde nos presenta su propia biblioteca, en una antigua rectoría de un pueblecito francés y nos habla de otras bibliotecas. Es un libro fantástico para descubrir que una biblioteca te la haces a medida y se adapta a ti y a tus circunstancias, algo que se aplica a una persona o a cualquier tipo de biblioteca. Y por supuesto, para conocer su propia biblioteca y la envidia (¿sana?) que te produce saber qué está ubicada en una granja de estilo medieval en un pueblecito de la Francia rural.



Y para acabar, hay algo de lo que últimamente me preguntan mucho: si escribo, vamos, si escribo novelas. Porque parece que si escribes tienen que ser novelas. Durante una época, quise ser escritora... pero eso se merecería otra entrada.

5 comentarios:

  1. Gracias a Isi estamos descubriendo un montón de cosas interesantes de todos los compañeros blogueros. Tu has sido un descubrimiento más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ay, la "Breve historia del mundo" la leímos a trozos en la universidad, para apoyar nuestros estudios a lo largo del tiempo (Protocolo) con lo que estaba pasando en esa época. Y era muy ameno! Tengo pendiente leerlo entero :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Uys, me tientas con estos tres libros, pero en especial con el de Margaret Mahy, que no me sonaba de nada....
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Me han encantado tus recomendaciones, ¡me las anoto todas!

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la entrada y me apunto tus recomendaciones ^^

    Besitos

    ResponderEliminar