martes, 26 de noviembre de 2013

DÍA 21. Un libro que hayas prestado y que no haya vuelto

Unos cuantos. Y para no pensar en uno que todavía siento en el alma su pérdida, diré Vida de Charlotte Brontë de Elizabeth Gaskell.



Ya sabéis que las Brontë es uno de mis terrenos favoritos y más si es una biografía escrita por Gaskell, la primera biografía que escribieron sobre ellas (bueno, más bien sobre Charlotte pero habla de todas). No soy de subrayar ni hacer anotaciones en los libros, solo en los más especiales, y éste estaba lleno de subrayados. Aunque lo pueda reemplazar, nunca será el mismo.

Fue a partir de este incidente, la persona que lo tiene, también tiene unos cuántos míos más, que me volví algo reacia a prestar libros. No os penséis lo que no es: siempre me ha gustado dejar libros y cómics. Me hace mucha gracia que algunos de ellos hayan estado en lugares en los que yo jamás he puesto mis pies. Pero a partir de ese momento pienso más en la persona que se lo va a llevar y en si me lo va a devolver, sobretodo si es importante para mi.

P.D. Llevo algo de retraso con el reto así que hoy tenemos dos entradas.

12 comentarios:

  1. Yo dejé libros durante una temporada hasta que la que era mi mejor amiga se quedó con tantos y se marchó que ahora solo dejo libros a personas muy determinadas y de uno en uno. Todavía me duelen esos libros.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Yo ya aprendí. Salí escaldada el día que presté a una antigua mejor amiga un libro muy importante para mí y tuvo la delicadeza de llevárselo a otra ciudad sin decirme que se mudaba (llevando el libro consigo) y perdiéndolo en el transcurso. La verdad es que da rabia pq hoy en día no se encuentra en librerías y era bastante caro :S
    Ya no suelo prestar libros a no ser que sea alguien de la familia :(

    ResponderEliminar
  3. Hola LittleEmily! Yo también he perdido casi todos los libros que he prestado.No sé cómo a la gente (que viven en mi mismo pueblo y me ven cada dos por tres) no le duele la barriga ver los libros en la estantería y saber que no son suyos... Creo que llega un momento, transcurrido muchísimo tiempo sin devolución a su propietario, que les da más vergüenza el devolvérselo que el quedárselo... (Supongo que pensarán que se nos habrá olvidado que los tienen ellos).
    Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Yo ya he optado por no dejarlos. Sólo a tres personas que sé que los cuidan.

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Yo sólo le presto los libros a mi chico porque es él y porque sé que si se le olvida devolvérmelo con cogerlo de su habitación el asunto está arreglado :-)

    También salí escaldada de tanto prestar sin V de vuelta los libros así que ahora doy a entender que todos los libros que tengo están en el eBook pero no se lo digáis a nadie jaja.

    ResponderEliminar
  6. Jo, menudo título has ido a perder...
    Yo presto, se ve que tengo suerte
    Besos

    ResponderEliminar
  7. También he perdido libros por prestarlos. Así que ahora presto poquito y a gente que sé que cuida los libros y los devuelven.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo te estoy muy agradecida de los libros que me has dejado. Además, me encantaron! Y por cierto, te los he devuelto todos, verdad?
    Besines.

    ResponderEliminar
  9. Yo no suelo prestar libros. La mayoría de las veces que los he prestado no me los han devuelto o me lo devuelven después de años y sin leer... ¿Entonces para qué me lo piden? Enigmas de la vida supongo...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Cuando quiero que me los devuelvan me pongo, de hecho muy muy pesada ahora. He perdido también unos cuantos a lo largo de los años, así que ya no me importa que piensen que soy una borde XD

    ResponderEliminar
  11. Me pasó algo parecido con mi ejemplar de 'El señor de las moscas', uno de mis libros favoritos de adolescente. Lo dejé, nunca volvió y desde entonces decidí no prestarlos y creerme a rajatabla esa teoría, creo que de García Márquez, de que los libros que prestas se enfadan y no vuelven. Hace poco más de un año que he vuelto a prestarlos. Me ha costado, pero lo he vuelto a hacer.
    Oye... ¿Un pasamontañas y robárselo a esa persona?

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Odio que pase eso, pero si encima, se trata de esta preciosidad que me encantaría tener, creo que voy al asesinato.
    Besos

    ResponderEliminar