viernes, 1 de noviembre de 2013

DÍA 1. Un libro con una gran frase de inicio

Empezamos con una pregunta difícil. Conozco muchos libros con grandes comienzos pero he ido a la estantería y mi instinto ha sido mi guía. Podría recaer en mis libros favoritos que tienen unos grandes inicios pero he preferido decantarme por uno del que no he hablado tanto. No es tanto una gran frase de inicio como un gran párrafo de inicio.



LONDRES. Hace poco que ha terminado la temporada de San Miguel, y el Lord Canciller en su sala de Lincoln´s Inn. Un tiempo implacable de noviembre. Tanto barro en las calles como si las aguas acabaran de retirarse de la faz de la Tierra y no fuera nada extraño encontrarse con un magalosaurio de unos 40 pies chapaleando como un lagarto gigantesco colina de Holborn arriba. Humo que baja de los sombreretes de las chimeneas creando una llovizna negra y blanda con copos de hollín del tamaño de verdaderos copos de nieve, que cabría imaginar de luto por la muerte del sol. Perros, invisibles bajo el fango. Caballos, poco menos; enfangados hasta las anteojeras. Peatones que entrechocan sus paraguas, en una infección general de mal humor, que se resbalan en las esquinas, donde decenas de miles de otros peatones llevan resbalando y cayéndose desde que amaneció (si cupiera decir que ha amanecido) y añaden nuevos sedimentos a las costas superpuestas de barro, que en esos puntos se pega tenazmente al pavimento y se acumula a interés compuesto."

Ya sé que la palabra Londres me tira mucho y esa es la primera frase pero la descripción que hace Dickens de la ciudad en un día oscuro de noviembre (y que continua en el siguiente párrafo) siempre me ha sobrecogido. Ayuda mucho a visualizar el Londres victoriano... y además es uno de mis favoritísimos del autor. No entiendo porque lo ha leído tan poca gente.

Por cierto, las mayúsculas no son mías. Pero os podéis imaginar que lo podrían ser perfectamente.

8 comentarios:

  1. ¡Dickens! ¡Cómo me has enganchado a Dickens, aunque en este caso no lo he leído, lo tengo entre los pendientes, ya leí este inicio en la biografía de Claire Tomalin y sin duda tienes razón es sobrecogedor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Soy una de las que no ha leído este libro, pero espero ponerle remedio lo antes posible.
    Has escogido un buen párrafo y la verdad es que recuerda mucho a la Inglaterra Victoriana que tanto nos gustan a los anglófilos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Éste no lo he leído aún, pero caerá seguro. Lo que tengo que hacerle hueco entre tanto pendiente.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  4. Es uno de mis libros preferidos también! Y realmente, el Londres de aquella época tenía que ser un poco asquerosillo de sucio... hace nada estuve en el Museo del Romanticismo de Madrid y aunque la situación era evidentemente muy distinta aquí te das cuenta de la diferencia en higiene y flipas!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta este reto que has empezado! Un muy buen comienzo, aunque soy de las que tampoco he leído la casa desolada de Dickens... :(
    Por cierto, me encanta el fondo nuevo que has puesto pero quería pedirte si puedes quitar la transparencia del cuerpo de texto de las entradas, porque dificulta mucho la lectura...
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Esperando a leerlo, me das una razón más para hacerlo ;-)
    ¡Buen finde!

    ResponderEliminar
  7. Dickens es uno de mis escritores favoritos y tengo dos obras suyas que son mis predilectas: GRANDES ESPERANZAS y, precisamente, CASA DESOLADA. La primera es mucho más conocida y leída, pero la segunda, la que hoy nos presentas, siendo magnífica no es tan popular. Y siempre me ha sorprendido muchísimo. Es verdad que hay partes en ella que como entre esa bruma cenicienta de Londres cuesta transitar y parece que te mueves en ella de forma lenta y como metida en el fango, pero luego cuando en las viviendas las luces de gas se encienden todo cambia y la trama es de las más completas, interesantes y que más enganchan de todo Dickens.

    Un placer que la hayas elegido. Y un placer visitarte!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar