sábado, 29 de junio de 2013

¿Cómo elijo los libros? Bibliotecas

Llevaba unos días pensando en hacer una entrada como ésta porque:

a) Sí, tengo muchos libros.
b) Compro muchos libros.
c) No todos los libros que leo y os comento aquí vienen de una librería.

Ya sabéis que he trabajado en varias bibliotecas y que con la tendencia que tengo a "enamorarme" de los libros, cuando estoy en préstamo, puede llegar a ser un suplicio por los usuarios que se llevan / devuelven libros que tengo ganas de leer. O cuando me pongo a ordenar estanterías. Nunca me he llevado la wishlist al trabajo pero estoy a un paso...


En fin, en ocasiones no me he podido resistir y se han venido conmigo unos cuantos. Por otro lado, ya os he contado que no me fijo solo en novelas, cualquier libro, sea arte, teoría de la literatura, historia, arqueología, folklore, libro ilustrado, etc., etc. puede llamarme la atención (Un día, me fijé en un libro sobre la historia del ferrocarril...) así que tengo que ser selectiva.

Libros descatálogados, vendrán, lo más probable, de la biblioteca. Igual que libros que ya tienen unos cuantos años y que no son fáciles de encontrar en las librerías. Por otro lado, la poca novela negra que leo viene también de las bibliotecas (excepto los libros de Sherlock Holmes, un poco por frikismo, un poco por literatura victoriana) o de préstamos. Y si una novedad se pone de moda, suelo preferir ponerme en lista de espera en la biblioteca a comprarla, quién sabe si me gustará o no y sobretodo, si lo querré tener en casa mucho tiempo.


Un género aparte es el de la literatura juvenil: si me apetece mucho leer un libro, seguramente lo sacaré de la biblioteca. Suele optar por esta idea porque nunca sé si los encontraré infantiles o me gustarán así que prefiero tirar por la biblioteca. Me pasa lo mismo que os he comentado antes con las novelas que están de moda.

Mi experiencia con Los juegos del hambre es un ejemplo de lo que os quiero decir: sabía que lo leería porque  las distopias me van. Busqué en la red de bibliotecas de Barcelona, vi qué bibliotecas lo tenían y comprobé las listas de espera: en castellano eran bastante más largas, 6 o 7 personas, pero en catalán solo había 1 o 2 (depende de la biblioteca) así que elegí Els jocs de la fam. Al cabo de unas semanas me avisaron, lo fui a buscar y pasó directamente a la lista de espera de mi mesa de noche. Me dio por empezar el día antes de tener que devolverlo y a la segunda página estaba enganchadísima a él. Leía cada día un poco, dosificándolo, y cuando tuve que devolverlo, fui a una de mis librerías y lo compré. Al cabo de dos días, volví a por En flames y L´ocell de la revolta. Ahora que lo pienso, debí hacer mucha gracia: la literatura juvenil está al fondo de la librería y normalmente, al entrar, voy mirando poco a poco hasta llegar al fondo. Aquel día, prácticamente corri hasta allí. Y, por cierto, cuando me dijeron que no me llegaba para los tres que quería coger aquel día, el chico me preguntó amablemente (creo que porque ya conocen mis gustos): ¿Te quedas La chaise-longue victoriana? Casi le muerdo.

Como soy mucho de asociar libros a lugares y recuerdos personales, cada vez que recuerdo Los juegos del hambre mi mente viaja a septiembre del 2012, cuando estuve de bibliotecaria al lado de mi adorado Camp Nou.



Pero, por otro lado, nunca he sido de las que van a la biblioteca a estudiar. Lo hago en casos muy excepcionales pero no me gusta. No me puedo concentrar: aunque elija una biblioteca de Económicas, siempre estoy pensando que debe haber algún libro interesante en las estanterías. Y claro, no me concentro. Además, para estudiar no necesito ni subrayar, ni hacer resúmenes, ni nada. Así que puedo hacerlo en cualquier lado...

Continuará... 

P.D. Para ilustrar la entrada, se me ha ocurrido utilizar imágenes de bibliotecas universitarias impresionantes. Las de Chicago (la Harper Library Reading Room) y Coimbra (la Sala General de la Universidad de Coimbra) las he sacado de http://trendland.com/10-of-the-most-beautiful-school-libraries/. ¡Impresionantes! Ya me contaréis. 
La de la Biblioteca de Lletres de la Universidad de Barcelona la he sacado de su página web: http://www.ub.edu/web/ub/ca/menu_eines/sala_de_premsa/recursos_multimedia/fotos/historic.html. Me trae muy buenos recuerdos, cuando necesitaba una biblioteca allí estaba ella: con sus rincones perdidos, su sala de literatura griega, toda una planta de literatura inglesa... Suspiros. 

11 comentarios:

  1. Cada cuál tiene sus costumbres a la hora de escoger libros. Yo también tiro mucho de biblioteca en distintos momentos y suelo compra solo aquello que ya he leído y quiero tener y lo que estoy casi convencida de que me va a gustar. Fuera de novela, lo que más me gustan son los ensayos y las biografías aunque también caen muchos libros relativos al mundo del libro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Uff hace mil años que no entro en una biblioteca. Recuerdo que había una súper antiiiigua en mi ciudad donde iba a sacar libros antes, tenía muchas plantas pero muy pequeñitas las salas. La cerraron hace mucho tiempo. Supongo que la última vez que entré en una biblioteca fue cuando estudiaba la carrera, y de eso hace ya... mínimo 7 años :S Eso sí, las librerías me chiflan, me cuesta resistirme a entrar si paso por delante de una :) Trabajar en una biblioteca tiene que molar. Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo a la biblioteca ahora mismo no voy mucho. Tuve una época recién la abrieron en mi barrio, que no salía de allí, leí todo lo que me interesaba de lo que había disponible y... luego comenzaron los recortes y dejaron de traer títulos nuevos, así que dejé de ir. De un tiempo a esta parte han vuelto a traer libros y he picado con alguno, pero ya no con el fervor inicial. También es que como tengo tantísimo pendiente en casa, no quiero agobiarme cogiendo más cosas de la biblio...

    Las fotografías que has puesto, por cierto, son impresionantes. Nada que ver con la biblioteca de mi uni xD

    ¡Besos y buen finde!

    ResponderEliminar
  4. Pues ha sido una entrada muy bonita, aunque la verdad no tengo idea de cómo sera trabajar en una biblio. De más peque decía ¡que horror! pero ahora más bien me da curiosidad, en fin, sé que un sueño es algún día es abrir un café-libreria, tal vez cuando ya tengo dinero y experiencia sufiente para poner a andar un negocio, eso o dar clases de lite x3
    Yo tambien me enamoré de LJH y me leí la trilogía en 3 dias!! jja sí, estoy un poco enferma jajaja.
    La verdad es que a mi los libros que me han gustado más han sido los que pensé que no me gustarían NADA o que me iban a aburrir, o que no les entendería, muy raro no?
    Un saludo, me encantó tu post!

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado la entrada, cada uno tiene sus gustos a la hora de elegir libros, leerlos, comprarlos, etc.
    Ya sabes que yo soy de acumular, no sé por qué la gente se escandaliza de eso, pero en fin, cada uno con su cruz xD

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Dremíadelamorhermoso!! No te lo vas a creer pero tengo un artículo a medias (bueno, en realidad sólo llevo dos párrafos, pero ya me entiendes...) sobre mi incapacidad total y absoluta para estudiar en bibliotecas. Tantos libros tan cerca, tan a mano y tú con algún tocho entre las manos... uff, imposible :p

    Almas gemelas, tú y yo ^^

    ResponderEliminar
  7. Yo voy casi todos los días a la biblioteca, pero para estudiar. Me puedo concentrar en mi casa, pero para que me dé el aire en los días de encierro, prefiero darme un paseo e ir a la biblioteca.
    Todavía no he sacado ningún libro que sea una novela, solo libros de consulta, más que nada porque tengo un montón de libros pendientes de leer en mi casa y me da remordimiento, pero algún día caeré, estoy segura.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. Yo no soy mucho de distopias, pero me enganché como una loca a los juegos del hambre. geial eso de trabajar en una biblioteca. Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado leer tus rituales de biblioteca! Yo siempre he estado unida a ellas. Primero a la municipal de mi ciudad y después a las de las distintas Universidades por las que he pasado. Siempre es un placer acercarse por primera vez a los fondos disponibles y hacer listas de todo lo que una quiere leer (luego cumplirlo puede ser Misión imposible)
    Me pasaba como a ti y no me gustaba ir alli a estudiar, es que me despisto con una mosca :)
    Y ahora que reparto mi tiempo entre las bibliotecas y los Archivos, busca que te busca para el doctorado, no puedo ser más feliz. Si es que somos ratoncillos de biblioteca :)
    Un besito!!

    ResponderEliminar
  10. Yo también tengo mis rituales. Últimamente compro menos, leo un poco más en formato digital y siempre está mi biblioteca de cabecera desde los 18 años que me hice socia.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Yo compro, pido prestado, voy a la biblio. Como tú, si no estoy segura de que quiera tener el libro, prefiero sacarlo de la biblio; otra cosa es que luego, decida comprarlo.

    me encanta pasearme entre las estanterías y encontrarme con libros que me llaman desde ellas. Precisamente así descubrí 84, Charing Cross Road, hace muchos años o Subir a por aire, de Orwell.

    ResponderEliminar