lunes, 6 de mayo de 2013

El nuevo inquilino de casa, el Kindleín

Perdonad otra vez mi ausencia. Llevo unos días ocupada escribiendo y preparando los festejos para una fecha muy especial para el blog. Creo que os van a gustar pero me voy a mantener con la boca cerrada unos días, para no aguaros la sorpresa...



Desde hace unas semanas tenía pensado dedicar una entrada a nuestro nuevo inquilino y a como experimento el cambio de pasar de leer todo en papel a tener un aparato que me acerque ebooks. Ya os podéis imaginar que hablo de Mr. Kindle o como ha pasado a ser conocido en casa, el Kindleín que no rima con Quentin, a pesar de que el nombre salió después de ver por enésima vez Pulp Fiction.

Cuando os expliqué que me habían regalado el Kindle, comenté que la idea no me apetecía en absoluto y pasé por un período de rechazo absoluto. Pero como muchas veces en mi vida, me he tenido que tragar mis palabras. Desde enero, más o menos cuando empecé a utilizarlo, he leído varios libros, he descargado unos cuantos más y he aprendido que mi cerebro en cuestión de libros y novedades es todavía más rápido que la memoria de mi propio Kindle o incluso de un ordenador. Cada dos por tres tengo me viene un título o autor nuevo a la cabeza...

Encontrar ebooks para leer es realmente muy fácil y la cantidad de libros pendientes ha subido desde que lo tengo. Aun así, soy muy cauta a la hora de comprar. La razón es que al no ser las estrictas novedades lo mío, cuando un libro me interesa suelo descargar primero el fragmento gratuito para paladear la historia y saber si de verdad me interesa o no.

Por otra parte, al ser tan anglófila y leer en inglés, utilizo muchísimo la compra de libros libres de derechos y que por tanto, están gratis en la tienda Amazon o en Project Gutenberg. A veces introduzco el nombre del autor y al aparecer todos sus libros disponibles hago una pequeña selección de los que de verdad quiero leer.

Project Gutenberg, a la vez, da muchas facilidades para todos los que, como yo, tengan preferencia por clásicos o libros del siglo XIX que no son demasiado conocidos. Y si, encima, tu Kindle hace que te "tragues" todos los autores de determinada letra hasta que encuentras el que buscas, mucho peor. Yo he empezado a buscar a Samuel Pepys o Frances Hodgson Burnett y he acabado con libros de Thomas Macauley o Thomas Momsen, uno de los mejores historiadores de la corriente positivista y premio Nobel, en mi estantería virtual.

Y por una vez en la vida, hago mucho caso de las recomendaciones. Ya sabéis, las notas que les ponen los lectores, sobre todo, a los libros que están libres de derechos puesto que muchas traducciones contienen errores de traducción, de sintaxis, etc. Si veo comentarios donde mencionan precisamente esto, ya sé que hay que buscarlo en otra parte. Pero ya me he acostumbrado a comprar ediciones en la versión original de la obra: hace unas semanas, cogí La Regenta en castellano, pero no voy a hacer lo mismo con una traducción a no ser que valga la pena. Una que sí lo hace es El collar de la reina de Alexandre Dumas, con una edición que es una gozada para la vista. Y a 0 €, oiga.

También hago mucho caso de las ofertas. Sigo siendo precavida a la hora de comprar pero... ¿quién puede resistirse a Mark Twain, J.M. Barrie, etc.? Yo no lo hago. Y normalmente son obras no demasiado conocidas pero muy interesantes de estos autores.

Y para acabar, se me ha ocurrido hacer una pequeña lista de mi archivo para que veáis que libros tengo en espera:

- Varios libros de la saga de Oz en inglés (a partir del sexto libro, pues los cinco primeros están en castellano publicados por Maeva).
- American Fairy Tales, también de Baum.
- La fortuna de los Rougon, Émile Zola.
- The Tree Cities Trilogy: Paris, Volume 1, también de Zola.
- El Sr. Penumbra y su librería 24 horas abierta, Robin Sloan.
- La Regenta, Leopoldo "Alas" Clarín.
- A Child´s Garden of Verses, Robert Louis Stevenson.
- Las tontas novelas de ciertas damas noveliustas, George Eliot.
- La vida de los doce Césares, Suetonio.
- Tales of Japan, de Algernon-Mitford. Sí, señores, el abuelo de las mismísimas hermanas Mitford también se dedicó a escribir libros, entre otras cosas.
- Historias de Nueva York, O. Henry.
- Tales of the Five Towns, Arnold Bennett. Y aquí podría mencionar todos los libros que leí de Bennett hace unos meses.
- Victorian Short Stories of Troubled Marriages.
- Nightmare Abbey, Thomas Love Peacock.
- The History of London, Sir Walter Besant. Y el resto de libros sobre historia de los diferentes distritos de la ciudad.
- Daisy Miller, Henry James.
- Muchísimos libros de sketches de la revista Punch.

En resumen... ¡Kindleín me ha hecho recaer todavía más en mi vicio!

P.D. Siento que la foto sea tan horrible...

17 comentarios:

  1. Si es que es imposible resistirse al kindle. Es tan bueno y tan majo... jejej Me encanta tu funda, además :)

    Yo ya sabes que no leo tantos clásicos, pero sí que busco libros gratis en inglés para ir leyendo poquito a poco, que a mí me gustan mucho. Leo también en papel, pero uso mucho el kindle. Fue uno de los mejores regalos que he tenido!

    ResponderEliminar
  2. Yo voy compaginando pero me sigue gustando más leer en papel.
    Muy interesante tu lista, me pasarás el de Dumas?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Mi hijo amenaza continuamente con regalarme uno, yo de momento me resisto. No será eternamente, me temo :-)

    ResponderEliminar
  4. Creo que el de O.Henry te gustará, es uno de mis cuentistas preferidos. Me ha llamado la atención ese libro sobre novelistas de George Eliot, ¿lo sacaste de Project Gutenberg? Yo también he aumentado mucho la variedad de mis lecturas gracias al Kindle, rebuscando por ahí se encuentran verdaderas joyas olvidadas.

    ResponderEliminar
  5. Creo que es más o menos lo que nos ha pasado a todos con Kindle. De pronto se amplían tanto las posibilidades que no sabes a donde mirar para que no sigan entrando nuevos títulos. A mi me pasó lo mismo con Proyecto Gutenberg y con otras páginas en que podía descargar de forma gratuita un montón de libros en inglés. Cuando me he querido dar cuenta tenía más de veinte páginas en el kindle con un largo listado de títulos por leer y sin tener suficientes años. Ja, ja, ja... Ahora me lo tomo con más calma y hasta que no he quitado al menos una página de libros intento no buscar nada nuevo, simplemente lo apunto en una libreta (como siempre se ha hecho) y espero un poco antes de emocionarme.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Yo también era reticente al libro electrónico pero le he cogido afición!! lo veo como un complemento, más posibilidades para poder leer y eso siempre es genial!!! así que bienvenido kindléin a tu nueva casa!!!

    Besines!

    ResponderEliminar
  7. A mi me lo regalaron por mi cumple y es una pasada, estoy como loca :-) Un besote!!

    ResponderEliminar
  8. Si es que envicia los lectores electrónicos una cosa mala. Y hay tantos libros para leer siempre...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Y yo todavía sin estrenarlo, qué te parece?!

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Kindleín... Me encanta el nombre :D

    ResponderEliminar
  11. Guau, a mí también me genera rechazo el libro electrónico, pero ya sois varios los lectores de pro a los que os ha cautivado que quizá me tenga que hacer con un Kindleín yo también... :)

    ResponderEliminar
  12. Si es que los lectores o tablets son una opción tan buena como el papel, yo he pasado del papel al Sony reader y desde hace un año al ipad ( que por cierto tiene la aplicación de Kindle) yo lo encuentro cómodo . Eso si, de vez en cuando me escapo a una librería a "oler" tinta y claro... Pasa lo que pasa, pero a un ritmo más mesurado y es que llega un momento que no caben más libros en casa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Cuando empezaron a comercializar e-readers yo tuve muy claro que, por mucho que me gusten los libros, leer me gusta mucho más, y a veces (cuando es un tocho en papel, cuando es algo imposible de encontrar salvo en digital) el ereader es la salvación.

    Al margen de eso, estoy enamoradísima de mi Kindle, y al contrario que tú, yo he tenido que obligarme a dejarlo y leer los libros en papel que me esperan en la estantería. Espero que luego no se enfade conmigo.

    El mío se llama Godofredo, por cierto xD

    ¡Besines!

    ResponderEliminar
  14. Apuesto que a Daisy Miller te lo leés en una tarde, porque es muy corto, fácil de leer y con una historia como sólo Henry James puede lograr.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. ahhh el kindle y el crecimiento voraz del plan infinito ¡cómo te entiendo!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  16. De momento sigo con el papel...pero supongo que es cuestión de tiempo. Muy bonita la funda y el nombre que le has puesto.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  17. Hola!
    Es mi primera aportación en tu blog y vengo a decir que yo también estoy enamorada de mi Kindle, es mi pequeño tesoro y me acompaña a todas partes. Gracias a él he descubierto el maravilloso mundo de los blogs sobre libros y literatura y he de confesar que estoy enganchada.
    Un saludo
    Por cierto, excelente trabajo y con un gran criterio :)

    ResponderEliminar