domingo, 3 de febrero de 2013

Volando solo, Roald Dahl

Volando solo ha sido mi segundo libro de Roald Dahl para conseguir superar el reto que nos propuso Trotalibros. Tenía muy claro desde el principio que este iba a ser el libro que leyese si solo podía hacer uno pero al final he leído tres. De Agu Trot ya os hablé aquí y ahora me toca hablar del tercero, Volando solo (el segundo, La maravillosa medicina de Jorge se va a quedar sin reseña aunque lo recomiendo igualmente.)

Me ha sorprendido mucho descubrir que es un libro relativamente desconocido, incluso entre sus lectores habituales. Muchos leen el primer libro de sus memorias, Boy, pero no pasan al segundo, ambientado en sus años de trabajo en África Oriental y durante la Segunda Guerra Mundial. Es una pena porque es un libro divertidísimo (en algunas partes, en otras llega a ser más duro).

Al acabar sus años de escuela, Dahl es contratado en una compañía inglesa que trabaja en el África Oriental, concretamente en Dar es Salaam (en la Kenia actual), y hasta allí se va en barco. Como siempre, le pasaban unas cosas muy curiosas, ya en pleno barco, y una vez en África, no para de verse involucrado en incidentes con animales salvajes. Véase por ejemplo, cuando un león se lleva a la mujer del cocinero para comérsela.

Su vida allí se complica más cuando estalla la Segunda Guerra Mundial y se ve obligado a alistarse. Por la zona en la que está, territorio británico pero muy cercano a una colonia alemana, se tiene que hacer cargo de detener civiles que intentarán volver a su país de origen. Aquí el texto aumenta en dramatismo, como podéis imaginar, pues Roald no deja de sentirse un civil al que le ordenan cosas que no es capaz de llevar a cabo ni tiene ánimos para hacerlas. E incluso, en para mí, una de las partes más divertidas del libro, tiene que lidiar con su criado, que pertenece a una tribu muy guerrera y que hace cosas absolutamente descabelladas porque él también quiere participar.

Y por supuesto, Dahl también aprende a pilotar. Uno de los párrafos más bonitos está en esos capítulos:

"Después de haber volado sin instructor, me dejaban despegar solo muchas veces y era maravilloso. "¿Cuántos jóvenes" -me preguntaba a mi mismo-  "tenían la suerte de poder ir zumbando y rugiendo por el cielo, sobre un país tan hermoso como Kenia?" ¡Hasta el aeroplano y el combustible eran gratis! 

En este libro también nos acompañan algunas ilustraciones de Quentin Blake, como es ya habitual, pero al igual que en Boy, nos encontramos con una gran cantidad de fotografías que nos enseñan los rincones que nos describe en el texto. En este aspecto, no estoy ni a favor ni en contra: en algunos pasajes, te impiden tener tu propia visión de lo que Dahl cuenta, otras en cambio te ayudan a visualizarlo mejor.



Y con esto, ya puedo decir que he acabado mi primer reto del año, el de Roald Dahl. No sé cuál será el próximo en caer, Orgullo y prejuicio o Películas...

15 comentarios:

  1. Que bien que ya te hayas quitado uno de los retos de encima.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este descubrimiento, conocía Boy pero este no.
    ¡Feliz día!

    ResponderEliminar
  3. Pues no, yo tampoco conocía este librito en cuestión pero parece muy interesante. Melo paunto sin duda en mi larga lista. Otro reto superado sin duda, ánimo y a por los demás.

    ResponderEliminar
  4. Pues no lo conocía!!!
    Me lo apunto, que me encanta el autor =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Éste no lo conocía así que me lo apunto!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. De éste no sabía nada, me lo llevo apuntado! Un besote!!

    ResponderEliminar
  7. Leí el primero, pero este no lo he visto (y me lo estoy perdiendo por lo que veo).
    ¡Lo anoto! ¡gracias!

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por terminar tu primer reto! 1beso!

    ResponderEliminar
  9. Acabo de releer Boy y me he quedado con muchas ganas de saber más de la vida de Roald Dalh así que lo voy a buscar, gracias por el descubrimiento

    ResponderEliminar
  10. No conocía este libro. Me lo apunto, que hasta ahora todo lo leído de este autor me ha gustado bastante.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Leí este y Boy en mi adolescencia, o quizá preadolescencia, no recuerdo, en ediciones de Alfaguara. Ya sabes que yo era poco de leer, algo más durante los veranos, cuando cayeron los dos libros. Y son de los que destacan y, si tuviera que señalar, diría que apuntalan todo lo que vino después. No descarto releerlos en VO tarde o temprano, pero de momento me ha gustado mucho recordarlos gracias a esta entrada.

    ResponderEliminar
  12. No lo conocía, pero tampoco hay tanto editado de este autor por acá, salvo los más famosos.
    Besos y suerte con el siguiente reto.

    ResponderEliminar
  13. Este título no lo conocía, la verdad... Reto superado. A por otro!!!
    Besos,

    ResponderEliminar
  14. No conocía a este autor, pero me gusto mucho tu reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante tu comentario!
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar