lunes, 27 de febrero de 2012

Simplificando a Jane Austen

El tema de esta entrada me ha venido a la cabeza mientras trasladaba un montón de libros al altillo. Entre ellos había una enciclopedia juvenil con un volumen dedicado a las biografías y he recordado que durante una época lo leí varias veces así que me he sentado otra vez, dispuesta a releer muchos años después biografías como la de Charles Dickens, las hermanas Brontë... Lo cierto es que a medida que iba leyendo, me he dado cuenta de que las biografías de políticos, economistas, héroes, están tratadas con bastante rigor, fechas, etc. Pero las de escritores, tanto hombres como mujeres, se centran más en detalles muy personales,
detallitos más bien, sobre a qué se dedicaba de niño, intentando demostrar que ya de niño se podía prever en quién se acabaría convirtiendo. En fin... que si Charles de Gaulle jugaba a los soldaditos de niño y gritaba: "¡Francia es mía!", ya se veía que iba a ser alguien importante para la historia de su país.
Cuando he llegado a la de Jane Austen, mi cara se ha ido poniendo roja, roja de indignación a medida que leía. Voy a incluir unos cuantos fragmentos del texto. Juzgad vosotr@s mism@s.



Jane era la séptima de los hijos de un clérigo rural. Éste y su mujer convirtieron el granero de la rectoría en un pequeño teatro, donde los Austen actuaban durante las vacaciones de verano. Cuando Jane contaba tan sólo 12 años de edad, escribió sus primeras historias y las leía en alto al resto de su familia. 


Más adelante, convertida ya en una mujercita, vivió muchos romances, pero nunca se casó a pesar de que estuvo a punto. Una noche aceptó a un joven pero a la mañana siguiente le volvió a rechazar.   (Mmmmm, la palabra mujercita, tiene muuucha tela. El resto del párrafo, igual).  


Se dedicó por completo a sus numerosos sobrinos y a escribir seis divertidas novelas que han alcanzado gran popularidad. En ellas narra la historia de atractivas heroínas que acaban por encontrar marido, aunque en principio parezca imposible debido a los numerosos malentendidos e innumerables obstáculos que aparecen en sus caminos. 


En Orgullo y prejuicio, que Jane escribió en 1797 a la edad de 21 años, la protagonista, Elizabeth, rechaza a su orgulloso amigo el señor Darcy aunque más tarde, cuando llega a conocerlo mejor, desea que lo hubiera aceptado. A pesar de muchos desalientos, todo termina felizmente. 


En Emma, uno de sus últimos libros, la protagonista también comete una serie de errores y acaba casándose, no con el hombre de quien estaba enamorada, sino con otro más guapo que ella había elegido anteriormente. (Me imagino que el autor del texto no se ha leído el libro, ni siquiera un resumen)

Subraya sobre todo la imagen tradicional de que Jane Austen es una autora romántica que escribía sobre sus propias experiencias sentimentales. Cualquiera que lo lea, sin saber quién es ni leer ninguno de sus textos, puede rechazarla sin siquiera intentarlo. Suerte que, entre la fecha de nacimiento y la de muerte, mencionan que escribió algunas de las mejores novelas del mundo. Suerte. Pero muy pocos se atreverían a leerlas después de semejante resumen.

Todo esto me ha llevado a reflexionar sobre las biografías: sobre como nos explican acontecimientos de una vida y se interpretan de una manera u otra según lo que se quiera destacar. Desde siempre he sido lectora de biografías, especialmente de personajes históricos y por esto (y mis estudios) sé que la ideología predominante en el momento en que es escrita, tiene mucho peso. Tengo en la lista de pendientes (pero sé que leeré pronto) Jane´s Fame, sobre el peso que ha ido ganando Jane Austen como autora desde su muerte, y la biografía que escribió James Edward Austen-Leigh titulada A Memoir of Jane Austen que acaba de publicar Alba Editorial con el título de Recuerdos de Jane Austen. Austen-Leigh escribió ya en el período victoriano, donde existía una moralidad muy diferente a la del período georgiano. De hecho, muchos aspectos típicos de la Regencia se hubieran considerado inmorales bajo el reinado de Victoria. Así pues, uno de los más famosos retratos de Jane Austen, aquel esbozo que dibujó su hermana Cassandra, fue retocado varias veces, porque James Edward y sus hermanas lo consideraron demasiado feo. Imaginaos, que acabaron haciendo tantas correcciones que en uno Jane lleva un anillo de boda. Curioso, ¿no?


 Aquí tenéis el retrato original, rechazado por feo. 

El retocado, en la mano izquierda veréis el anillo. 


 Estoy pasando por un período muy austeniano así que imagino que os contaré pronto sobre ellas.

sábado, 25 de febrero de 2012

Un meme en 30 días. Día 11

Día 11. Una película que te hizo reír.

No suelo reír a carcajadas con una película, sonrío, me sonrío a mi misma, a quien me acompaña... pero mis risas no son muy prolongadas. Así que me ha costado mucho decidir qué película podía poner aquí.

Al final, me he decidido por Siempre locos, película que me hace reír y me anima siempre que la veo. Podría colocar también Radio encubierta o la Guía del autoestopista galáctico o cualquier otra película británica.

¿Recordáis en Love Actually el cantante que quiere revitalizar su carrera cantando una canción de Navidad? Pues en ésta tiene un grupo, Strange Fruit, que se separaron en los 70 y vuelven para un concierto homenaje 30 años después. Bill Nighy hace un personaje que está (casi) igual de loco que el Billy Mack de Love Actually. La gracia es que Siempre locos es de 1998, unos años antes que la otra.

Las películas sobre grupos musicales, rock, cantantes, etc. son una de mis perdiciones. Y después de verla, asocio a Bill Nighy (a pesar de que le he visto en películas de todo tipo) a cantantes pasados de moda que intentan volver a primera línea. Vamos, lo de su trabajo de actor debe ser una tapadera :P

Y para variar un poco, voy a subir los vídeos de dos canciones de la película.
La primera, All Over the World, es más cañera. La segunda, The Flame Still Burns, aparece en las escenas finales de la película y es la que más me gusta, incluso la llevo en mi mp4. Me emociono cada vez que la escucho...






Y como bonus, aquí dejo un video de Jimmy Nail, uno de los actores de la película, que entre otras muchas cosas, es músico, junto a Mark Knopfler.





jueves, 23 de febrero de 2012

Un meme en 30 días. Día 10

Día 10. Una película en la que te quedaste dormido.

Si una película me gusta, aunque esté muy cansada, no me duermo. Pero hay excepciones: Confesiones íntimas de una mujer (Les Enfants du Siècle), sobre la historia de George Sand y Alfred Musset, por ejemplo. Ir al cine justo después de acabar la Selectividad no es buena idea. Eso sí, la volví a ver después y me gustó.

Y como siempre, un vídeo. Aquel en el que George Sand y Musset hablan sobre la obra Lorenzaccio, escrita por la primera.

 

martes, 21 de febrero de 2012

Viajemos a Inglaterra con Sasek

Miroslav Sasek es uno de esos ilustradores que debes conocer si te gusta viajar. Sus libros están pensados en principio para niños pero cuando los veáis, ya me diréis si no los puede disfrutar cualquiera.

Ahora mismo tengo un ejemplar de This is Britain en las rodillas, que me regaló hace ya tiempo Vanesa (¡gracias otra vez!) pero no solo me he dedicado a él últimamente. He aprovechado para dar un paseo por Londres también, con ¡Esto es Londres! que sí está traducida al castellano (igual que ¡Esto es París!).

A Sasek se le ocurrió hacer guías ilustradas de grandes ciudades adaptadas a los niños mientras estaba de viaje en París. Precisamente esta ciudad fue la primera en ilustrar en 1958. La siguiente fue, precisamente, Londres pero también realizó guías de Nueva York, San Francisco, Roma, Venecia, Edimburgo, Hong Kong... This is Britain se tituló en principio This is Historic England y nos lleva por Inglaterra, Escocia y Gales. Pero no solo son ciudades y paisajes... también nos ofrece datos muy interesantes y curiosidades poco conocidas. Y si hay algún dato que ha cambiado desde la fecha de redacción, podemos encontrar un epílogo al final que nos aclara algunas dudas.

Aquí tenéis una mezcla de imágenes de los dos libros.













P.D. He leído todos los comentarios que habéis hecho en la entrada anterior pero voy a tomarlo con calma y mañana responderé. 

viernes, 17 de febrero de 2012

La soledad y yo / Living with Mr. Hopper




Me gustan los cuadros de Edward Hopper. Me parecen hipnóticos, es fácil meterse en su interior y quedarse absorbida por sus imágenes. Dan una sensación de ligereza, de color, a veces de frialdad, de soledad... una sensación con la que suelo identificarme.

Siempre me he preguntado por qué soy tan solitaria. Naturalmente, hay momentos en tu vida en los que un poco de soledad está bien pero a veces, estos momentos, se convierten en tan habituales que dan asco.
No sé quedar habitualmente con alguien, como algo normal. Por eso mismo momentos tan corrientes para otros como ir a tomar un café con una amiga se convierten en excepcionales. Cuando era adolescente, me parecía que momentos como esos tenían que ser conservados como si fueran fotografía en relieve. No me daba cuenta de que no parecía una amiga de verdad, sino alguien que se ve de vez en cuando y ya está. Con todos era así. Hoy en día me arrepiento de haber perdido tanto el tiempo. En realidad no lo he perdido pero ya sabéis como son estas cosas... cuando necesitas hablar, lo haces en cualquier lugar.

Quizá sea febrero, quizá es porque me estoy atragantando viendo capítulos de Skins, quien sabe... pero hay veces que tengo ganas de escribir sobre esto. Menuda semana estoy dando.



Quería colocar algún video de la serie pero no me inspira ninguno. Así que coloco el que hizo un fan con las fiestas de la primera generación y uno con los diferentes openings de la serie, en los que el estilo es muy diferente depende de los diferentes grupos.



La sobredosis de conflictos adolescentes te hace mirar atrás.

jueves, 16 de febrero de 2012

Un meme en 30 días. Día 9

Día 9. Una película que viste en grupo

Normalmente soy de ir a ver películas sola y he visto así muchísimas. Lo difícil es encontrar las que he visto acompañada... pero he recordado la primera película que fui a ver al cine con mis amigas justo a las puerta de la adolescencia. Sí, es inglesa. Cómo no.

La canción es conocídisima así que primero va la música y después la letra.



Cuatro bodas y un funeral. Lo cierto es que Hugh Grant me gusta muy poco pero en esta época hacía películas que se salvaban. Ésta, Lunas de hiel, Sentido y sensibilidad... Mi favorito es, con diferencia, Simon Callow que interpreta al mayor del grupo. Y gracias a esta película descubrí a W.H. Auden, uno de esos poetas que me encantan.

martes, 14 de febrero de 2012

Recorriendo el Londres del Blitz. El apagón, de Connie Willis

El día de San Valentín, el día de los enamorados, yo, que personalmente no creo demasiado en el amor, os voy a obsequiar con una entrada sobre la Segunda Guerra Mundial, tema que me tiene algo obsesionada desde hace semanas. ¿Por qué? Porque yo lo valgo y éste es mi blog. Pero hay que tener en cuenta que lo empecé a escribir en enero así que algunos detalles han cambiado. La esencia es la misma.



Antes de empezar esta entrada, echadle un ojo a la columna de la derecha, a la sección de los libros que estoy leyendo actualmente. Y sí, todavía veréis el mismo en primer lugar. Llevo desde mediados de diciembre con él y a pesar de lo lenta que voy, no me está defraudando en absoluto ni tampoco me cuesta nada leerlo. Al contrario. Estoy absolutamente enganchada a su lectura y me lo estoy pasando genial. Llevo un mes viviendo en plena Segunda Guerra Mundial y estoy encantada. ¿Y por qué me adelanto si aún no lo he acabado? Pues porque llevo días mordiéndome la lengua y no puedo más, no puedo esperar a acabarlo para hablaros de él.



El apagón (Blackout) es la primera parte de una saga (¿cómo se llamaría a una saga de dos libros? ¿Bilogía?) sobre la Segunda Guerra Mundial que ha escrito Connie Willis, una de las maestras de la ciencia-ficción actual. Lo cierto es que el libro apareció delante de mí sin saber nada de su existencia. Al ver su portada y su autora, leí la contraportada y a pesar de que aquel día no había salido de casa con la intención de ir a una librería ni de comprar ningún libro, se vino conmigo. Y me puse a leerlo inmediatamente en el autobús. Fue un flechazo en toda regla.

Y como investigar sobre estos años es una de mis pasiones, he ido desplegando por casa todos los libros y guías que tengo sobre el tema. Llevo semanas conviviendo con todos los libros que tengo sobre el tema (en inglés, la gran mayoría) e incluso he sacado una pequeña A-Z edición aniversario que compré en Londres hace dos años, un callejero de la ciudad en los años 30 que me ayuda a situarme más en aquel momento y que incluso mencionan en algún punto de la novela (de la segunda parte, en realidad).



Ciencia ficción e historia y un argumento que presenta una posibilidad que nos acerca mucho al mundo que los historiadores. ¿Os imagináis poder viajar en el tiempo para poder estudiar los hechos no desde una fuente secundaria si no desde el mismo punto de origen? En Oxford, en el año 2060, se dedican a estudiar de esa manera. Todos los investigadores se preparan concienzudamente para desplazarse a una época determinada: estudian, aprenden, se colocan implantes que les ayuden a adoptar un acento concreto o aspectos que los habitantes de una época deben conocer.
Una vez en el momento histórico que les han asignado, deben dedicarse a observar el punto de vista que les corresponde. Por ejemplo, Polly, una de las protagonistas, es enviada al Blitz para observar como se vivió desde el punto de vista de una empleada de unos grandes almacenes. Una vez llega allí, debe buscar trabajo  y alojamiento y observar los cambios que se producen en la vida de una dependienta por la guerra.
Michael, en cambio, tiene una misión más peligrosa: la de observar a los héroes. Debe ir a Dover, fingiendo ser un periodista norteamericano, para entrevistar a soldados evacuados de Dunkerque. Y Merope está en Warwickshire trabajando como criada en una mansión donde se evacuaron niños londinenses. Claro que allí es conocida como Eileen O´Reilly.



Cada uno se encarga de su investigación en solitario y no tiene permitido ponerse en contacto con otro historiador que esté investigando en la misma época. Pero, poco a poco, los tres descubren que no pueden volver a Oxford. ¿Por qué será? ¿Quizá alguno de ellos haya cambiado el tiempo con sus acciones? ¿O es completamente imposible que eso ocurra?
Lo cierto es que, no solo plantea tramas muy interesantes, sino que el retrato histórico acerca de cómo debía ser la Inglaterra de la Segunda Guerra Mundial es tan intenso que vives junto a ellos: te introduces, como Polly, en un refugio de Kensington cada noche y lees a Agatha Christie hasta quedarte dormida; llegas a Dunkerque acompañando a Mike y cuidas de unos niños cargantes con Eileen en la mansión de Lady Caroline.





Y finalmente, ayer (hace ya un par de semanas) decidí que no podía esperar más: vamos, me acerqué a una librería y compré la segunda parte, All Clear, en inglés. Justo la que ha substituido a El apagón en la cabecera de la lista de los libros que leo ahora.

Sí, estoy loca. Pero lo estoy disfrutando tanto...

Cuando acabe All Clear, escribiré una entrada aún más extensa que ésta, hablando no solo del libro, sino de las historias que hubo detrás del Blitz y la guerra en Gran Bretaña. De momento dejo un vídeo sobre los bombardeos de Londres.




La primera imagen es uno de los carteles que se imprimieron para infundir coraje a los ciudadanos. La segunda y tercera imágenes son mías, de littleEmily. La cuarta es un cartel para difundir que las madres permitían evacuar a sus hijos de Londres durante la guerra.
De la última se desconoce el autor y se titula simplemente "Library After Air Raid, London, 1940". 

domingo, 12 de febrero de 2012

Curiosas características de la que aquí escribe

Hace mucho que no escribía una entrada de esas tan pesadas en las que me da por reflexionar y aburriros a todos. Mi humor actual me lo pide, casi me lo exige. Y a pesar de que pueda sonar pesada y cansina, si no pongo estas cosas por escrito, no podré superarlas.

Se me ha ocurrido escribir ésta a partir de algún comentario que me han hecho, por mail y en directo, relacionado con que casi no escribo respuestas a los comentarios que me dejáis. Es cierto. Y yo misma me digo que debo hacerlo con más regularidad porque una de las cosas que me impulsan a continuar con el blog es que haya alguien al otro lado al que le haga "gracia" leer lo que escribo. Pero no es ese el único motivo. Sé que una persona que apenas conteste, al final hace que se pierda el interés. Además, mi blog ya es lo suficientemente raro como para que no me resulte un poco raro que a alguien le interesen los mismos temas que a mi. Puede que tenga complejo de rara pero es algo que venía en el paquete cuando nací así que no puedo echarme atrás ahora.

Por otro lado, soy incapaz de definirme de alguna manera. Supongo que me iría mejor si decidiera especializar el blog en un tema en concreto pero es muy difícil: como algunos de los que me conocen mejor sabrán, littleEmily es impredecible. Ni yo misma sé lo que va a interesarme la semana siguiente así que es practicamente imposible elegir. Si elijo los libros o el cine, sé que siempre voy a derivar hacia otros temas. Mejor dejarlo tal y como está. Eso sí, a pesar de que leo mucho, mucho más de lo que comento aquí, algunas veces soy incapaz de hablar de algún libro en concreto. No me inspira y para dar un par de datos o hacer una reseña clásica, de aquellas que hacíamos en el instituto, decido que es mejor no escribir nada. Con algunos libros es mejor hacerlo así. Pero hay otros que me guardo en la recámara en espera de "su" momento.

Y otro detalle que me gustaría comentar en esta entrada, es mi absoluto "terror", del que algun@s os habréis percatado, a descubrir autores nuevos. Me refiero, sobretodo, a actuales. Ahora es cuando me dedicaré a echar piedras sobre mi propio tejado literario. Nunca me han atraído los libros que se ponen periódicamente de moda. Si no resisten unos cuantos años, nunca los leeré. Decir nunca puede sonar muy fuerte pero realmente es así. Si vale la pena, se hará esperar y el descubrimiento será mucho mejor. Pero nunca sabré cuánto será ese tiempo... Eso sí, el terror a los autores actuales viene acompañado del terror a las nuevas tecnologías en el mundo del libro, ebooks y demás...


Para poner algo de música a esta declaración, un par de canciones que me han acompañado durante la redacción de la entrada.

 




¡Viva el Motown!

martes, 7 de febrero de 2012

Per què continuem llegint en Dickens? / ¿Por qué continuamos leyendo a Dickens?

Avui, faré una entrada bilingüe... No us espanteu, és una proposta de l´Assumpta i el seu blog per cel·lebrar el bicentenari d´en Dickens. A més, sortim a la agenda d´actes de la web d´en Dickens 2012, de la qual també us deixo un enllaç (al final de tot). 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hoy escribiré una entrada bilingüe... No os asustéis, es una propuesta que Assumpta ha hecho en su blog para celebrar el bicentenario de Dickens. Además, aparecemos en la agenda de actos de la web Dickens 2012. Aquí tenéis el enlace, nos encontraréis al final del todo.

Qualsevol que passi per aqui pot adonar-se ràpidament del meu fervor per Dickens. És una passió que m´ha acompanyat sempre, des que tinc memòria, em puc veure veient un adaptació d´Oliver Twist a la tel·le i continuo sorprenent-me. I n´he vist moltes, us ho asseguro. Per això he preparat una setmana una mica especial per agraïr-li com em va descubrir la lectura, el període victorià, Londres, etc.



Començaré per donar-vos unes quantes raons per continuar llegint-lo:

1. Per la seva manera de descriure Londres.
2. Per veure a la senyoreta Betsey Trotwood expulsar els visitants que s´atreveixen a entrar al seu jardí en rucs.
3. Per les gigas que balla el senyor Folair.
4. Per veure sortir en Magwitch de darrera de la tomba dels pares d´en Pip.
5. Per tots els ocells que la senyoreta Flite té engabiats a la seva cambra.
6. Per l´aburriment de la senyora Deadlock.
7. Pel pastís de noces de la senyoreta Havisham.
8. Per la humilitat d´en Uriah Heep (i de la seva mare).
9. Per lo casolana que resulta ser la Casa desolada.
10. Pel "foggy day" de l´inici de Casa desolada.
11. Perque era el millor dels temps, perque era el pitjor dels temps.
12. Per que, per començar, en Marley era ben mort.
13. Per que l´Oliver Twist en va demanar més.
14. Per les mirades gens pickwickianes que en Tupman llançava a les parroquianes.
15. Per continuar preguntant-me si és possible que en Krook morís d´una combustió espontània.
16. Per passar l´estiu a la caseta dels Peggoty.
17. Per l´amabilitat d´en John Jarndyce.
18. Per riure amb la senyora Nickleby i el seu pretenent.
19. Per acompanyar en Bucket a les seves indagacions.
20. Per tremolar con una fulla en presència d´en Daniel Quilp.
21. Per la petita Emily que mirava el mar amb temor.
22. Pel petit Tiny Tim beneïnt-nos a tots.
23. Per assistir a una altra aburrida sessió del cas Jarndyce & Jarndyce.
24. Per veure com la Infante Fenòmen té déu anys una vegada i una altra.
25. Per continuar opinant que en Daniel Day Lewis seria un gran senyor Murdstone.
26. Per que dos segles després el món continua essent el mateix en essència.
27. Per que ens fa por dormir al taulell de la funerària.
28. Per veure com la Fanny Squeers es fa il·lusions amb en Nicholas Nickleby.
29. Per veure la petita Dorrit sortint de la Marshalsea en braços de l´Arthur Clenham.
30. Per fer comptes amb el senyor Micawber i compartir una micona del seu optimisme.
31. Per aterroritzar-se amb en Sykes.
32. Per en Sam Weller amb majúscules (i la seva família també).
33. Per la bondat de l´Esther Summerson.
34. Per que, encara que t´agradi el Nadal, esperes que un dia et facin una visita tres esperits.
35. Pels viatges per Anglaterra del senyor Pickwick.
36. Per imaginar quin final li hauria donat en Dickens a El misteri de l´Edwin Drood.
37. Per la Dora Spenlow i el seu gosset.
38. Per la Nancy i la seva personalitat.
39. Per en Winkle i la seva mala sort.
40. Per que tots els Estats Units vivien amb l´ai el cor per si la Nell sobreviuria.
41. Perque sempre hi ha alguna cosa nova per descobrir, per llegir.


Per totes aquestes raons i moltes d´altres continuo llegint a Dickens. Què us sembla?

Alguns dels meus exemplars han decidit sortir de festa per cel·lebrar els 200 anys del seu pare. Bon aniversari!






VERSIÓN CASTELLANA

Cualquiera que pase por aquí puede darse cuenta enseguida de mi adoración por Dickens. Es una pasión que me ha acompañado siempre, desde que tengo memoria, puedo ver una adaptación nueva en televisión y continuar sorprendiéndome. Y os aseguro que he visto muchas. Por eso he preparado una semana un poco especial para agradecerle que me descubriera la lectura, el cine, la época victoriana, Londres...

Empezaré dando unas cuántas razones para leerlo:


1. Por su manera de describir Londres.
2. Por ver a la señorita Betsey Trotwood echar a los visitantes que se atreven a entrar en su jardín montados en burros.
3. Por las gigas de Mr. Folair.
4. Por ver a Magwitch salir de detrás de la tumba de los padres de Pip.
5. Por  todos los pájaros que Miss Flite tiene enjaulados en su habitación.
6. Por el aburrimiento de Mrs. Deadlock.
7. Por el pastel de boda de Miss Havisham.
8. Por la humildad de Uriah Heep (y de su madre).
9. Por lo hogareña que resulta ser la llamada Casa desolada.
10. Por el foggy day del comienzo de Casa desolada.
11. Porque era el mejor de los tiempos, porque era el peor de los tiempos.
12. Porque para empezar, Marley había muerto.
13. Porque Oliver Twist pidió más.
14. Por las miradas nada pickwickianas que lanzaba Tupman a las parroquianas.
15. Por seguir preguntándome si Krook pudo morir de una combustión espontánea.
16. Por pasar el verano en casa de los Peggoty.
17. Por la amabilidad de John Jarndyce.
18. Para reír con la señora Nickleby y la historia de su pretendiente.
19. Por acompañar a Bucket en sus pesquisas.
20. Por temblar como una hoja en presencia de Daniel Quilp.
21. Por la pequeña Emily que miraba con temor al mar.
22. Por el pequeño Tiny Tim diciendo Dios nos bendiga a todos.
23. Por asistir a otra aburrida sesión del caso Jarndyce & Jarndyce.
24. Por ver como la Infante Fenómeno tiene 10 años una y otra vez.
25. Por continuar opinando que Daniel Day Lewis interpretaría maravillosamente a Mr. Murdstone.
26. Porque dos siglos después el mundo sigue siendo tan parecido.
27. Porque nos aterroriza dormir en el mostrador de la funeraria.
28. Por ver como Fanny Squeers se hace ilusiones con Nicholas Nickleby.
29. Por ver a la pequeña Dorrit salir en brazos de Arthur Clenham de la Marshalsea.
30. Por la contabilidad del señor Micawber y que nos contagie un poquito de su optimismo.
31. Por aterrorizarnos delante de Sikes.
32. Por SAM WELLER (así, en mayúsculas) y su familia.
33. Por la bondad de Esther Summerson.
34. Por que, a pesar de que te guste la Navidad, esperas que un día te hagan una visita tres fantasmas.
35. Por los viajes por Inglaterra de Mr. Pickwick.
36. Por imaginar cuál sería el final de El viaje de Edwin Drood.
37. Por Dora Spenlow y su perrito.
38. Por Nancy y su personalidad.
39. Por Winkle y su mala suerte.
40. Porque toda América vivía con el corazón en un puño pensando en la salud de Nell.
41. Porque siempre hay algo nuevo por descubrir, por leer.


Por todas estas razones y muchas más sigo leyendo a Dickens. ¿Qué os parece?

Algunos de mis ejemplares han decidido salir de fiesta para celebrar que su padre ha cumplido 200 años. ¡Feliz aniversario!


sábado, 4 de febrero de 2012

IMM 9, Año Nuevo

Hacía mucho que no escribía ningún IMM y lo cierto es que tengo bastantes libros que comentar. He dejado unos cuantos pendientes que incluiré en una entrada próxima, estos son los que han entrado en casa a partir de Navidad:



- Charles Dickens. El observador solitario, de Peter Akroyd. Esta Navidad los Reyes estaban muy bien informados y sabían del bicentenario así que me han regalado un par de libros relacionados con él.
De éste solo puedo decir que después de muchos años de espera, por fin se han atrevido a traducirlo al castellano. ¡Ya era hora! Las 700 páginas se me van a hacer cortísimas...


- Nuestro amigo común, de Charles Dickens. Recuerdo a Desmond de Lost diciendo que Nuestro Amigo Común es el único libro de Dickens que se reserva para antes de morir. Yo no voy a hacer lo mismo y este año, aprovechando el bicentenario y mis retos Dickens, lo devoraré.



- Londres. Una biografía, de Peter Akroyd. EL LIBRO con mayúsculas. Una biografía inmensa sobre la ciudad de Londres de la que hace años leí algunos capítulos para preparar un trabajo sobre el Londres previctoriano. Me quedé con muchísimas ganas de devorarlo entero y por fin lo tengo en casa. Ahora que lo pienso... puede dar para muchas entradas.



- La pequeña Dorrit, de Charles Dickens. La pequeña Dorrit no llegó a casa en Navidad sino que después de muchos años descatalogado, Alba Editorial se atrevió a hacer una nueva edición que salió este mes de enero.  Por supuesto, el primer día me teníais ahí buscando el libro como si fuera el último Harry Potter.



- Trifulca a la vista, de Nancy Mitford.

- Wait for me! , de Deborah Devonshire. Con Trifulca a la vista y éste, mi sección Mitford se amplia. El primero es la traducción de Wings on the Green, una novela de Nancy que llevaba años descatalogada en el Reino Unido por decisión de la misma Nancy.
Wait for Me! es la autobiografía de la pequeña de las Mitford, Deborah, más conocida como la Duquesa de Devonshire. Mi librería favorita conserva la capacidad de sorprenderme: sigo encontrando tesoros como éste escondidos entre sus estantes.



- La formación de una marquesa, de Frances Hodgson Burnett. Uno de esos clásicos imprescindibles en el Reino Unido que aquí no había llegado nunca. Y escrito por Frances Hodgson Burnett, la autora de El jardín secreto, La princesita o El pequeño Lord. Desde que lo vi en el catálogo de Persephone Books tenía ganas de encargarlo pero ha llegado antes la traducción.

- La península, Julien Gracq. Llevaba tiempo escuchando muy buenas críticas de Gracq así que en la última visita a la librería me acerqué a la balda de literatura francesa. Vi La península y con la lectura de su contraportada, de algunas frases de su interior y con algunas referencias a Tristán e Isolda (una de mis historias favoritas) me hizo caer.



- All Clear, de Connie Willis. A All Clear y su primera parte, El apagón, les dedicaré una entrada extensa e intensa. Connie Willis es la culpable de que esté pasando una fase Segunda Guerra Mundial muy absorbente.



- El legado de los Grimm, Polly Shulman. Cuando vi este libro entre las novedades de Nocturna, enseguida me lo apunté. Lo definen como una mezcla entre los cuentos de los hermanos Grimm y Orgullo y prejuicio pero ¿quién sabe?

- Donde los árboles cantan, de Laura Gallego. A pesar de mi falta de costumbre, por decir algo, en leer literatura española, me encanta Laura Gallego. Devoré Memorias de Idhun y lo releo de tanto en tanto. Me ha atraído éste en concreto por la ambientación, pues disfruto mucho con las novelas de caballerías. A ver qué nos explica esta vez...

Y más allá de la librería, he pisado bastante la biblioteca este mes. De hecho, es la razón por la que llevo tantos libros leídos este año, que os ha impresionado a tod@s. Una parte importante de ellos son comics y libros ilustrados con los que me pasa algo muy curioso: no puedo dejarlos a medias. Y algo me dice que mis lecturas continuarán creciendo durante este mes de febrero ;)

viernes, 3 de febrero de 2012

Un meme en 30 días. Día 8

Día 8. Una película que no debió tener secuela(s)

Aquí lo tengo claro. Llevo días dándole vueltas a esta pregunta.
La historia interminable. La primera película me sirvió para entrar en Fantasía y será siempre una de las que veo con ganas y nostalgia.



Las secuelas ya son harina de otro costal: Se marcharon a rodarlas a Estados Unidos y todo cambió. La segunda es mucho más floja y la tercera directamente una mamarrachada. ¿A quién se le ocurrió hacerlas?

miércoles, 1 de febrero de 2012

Sí, sí, un nuevo reto...

Parece que este año me he vuelto loca. Me he apuntado a otro reto. Sí, a otro.



El elegido es el Reto Genérico de Laky. Por supuesto, en su blog podéis encontrar las bases bien explicadas. Funciona durante todo el año, desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre y consiste en leer unos cuantos libros de cada género, tal y como vienen distribuidos un poco más abajo. Puedes distribuirlos como quieras pero un libro vale sólo para un género.

Aquí tenéis las categorías que nos propone:

- 5 libros de misterio (incluida novela negra)
- 2 thrillers
- 3 históricos (dos de ellos tienen que ser de un pasado anterior a 1850 y el tercero entre 1850 y 1970).
- 1 guerrero (temática de la Guerra Civil y la posguerra).
- 1 novela de humor.
- 3 amorosos (no tienen que ser necesariamente novelas románticas, mientras haya una historia de amor vale).
- 1 infantil (protagonizado por un niño/a)
- 1 juvenil (adolescentes o temática juvenil)
- 1 saga familiar.
- 1 de terror.
- 2 exóticos (que estén situados en lugares lejanos).
- 2 libros de relatos.
- 2 fantásticos (aquí se incluye todo tipo de fantasía, ciencia-ficción, etc.)
- 5 de narrativa contemporánea.

Y aquí os dejo mi contador para que vayáis viendo lo que leo. Algunas categorías ya están completas con algunos de los 11 libros que llevo este año:

- 5 de misterio:
     - L´assassinat de Roger Ackroyd, Agatha Christie
     - Y no quedó ninguno (Diez negritos), Agatha Christie
     - Assassinat a l´Orient Express, Agatha Christie
- 2 thrillers
     - Drive, James Sallis
- 3 históricos
- 1 guerrero:
     - Fill de rojo, Joan Portell i Ignasi Blanch (CATEGORÍA COMPLETA)
- 1 novela de humor
     - El libro de la señorita Buncle, D.E. Stevenson (CATEGORÍA COMPLETA)
- 3 amorosos
     - Pollo con ciruelas, Marjane Satrapi
     - La lluvia de París, Lorenzo Silva
- 1 infantil:
     - La princesa Isabella, Cornelia Funke (CATEGORÍA COMPLETA)
- 1 juvenil:
     - El legado de los Grimm, Polly Shulman (CATEGORÍA COMPLETA)
- 1 saga familiar:
     - La lluvia antes de caer, Jonathan Coe (CATEGORÍA COMPLETA)
- 1 de terror:
     - Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson (CATEGORÍA COMPLETA)
- 2 exóticos
     - Pyongyang, de Guy Delisle
- 2 libros de relatos:
     - Crónicas marcianas, de Ray Bradbury
     - En un balneario alemán, de Katherine Mansfield (CATEGORÍA COMPLETA)
- 2 fantásticos
     - El apagón, Connie Willis
     - Els jocs de la fam, Suzanne Collins (CATEGORÍA COMPLETA)
- 5 de narrativa contemporánea
     - La fórmula preferida del profesor, Yoko Ogawa
     - Signatura 400, Sophie Divry
     - La campana de vidre, Sylvia Plath
     - Precioso día para la boda, Julia Strachey
     - La librería ambulante, Christopher Morley (CATEGORÍA COMPLETA)

(Actualizado a 23 de diciembre).