viernes, 5 de octubre de 2012

Reflexions of Mary Postgate

Después de mi adicción a Los juegos del hambre (después de tres días con la saga acabada, todavía me dura) he empezado un nuevo libro. Cuentos de la Gran Guerra, OTRA colección de relatos sobre la Primera Guerra Mundial (algunas, como Luciana, puede que eleven los ojos al cielo y se pregunten por qué me gusta tanto leer sobre el tema, otras, como Nit, lo apuntarán en la wishlist en el mismo momento). De momento, solo llevo cuatro leídos pero ya hay uno que me ha hecho pensar y reflexionar. Vamos, es el que os traigo hoy. Cuidado, voy a destripar gran parte de la historia.

Mary Postgate es un relato de Rudyard Kipling, el autor de El libro de la selva y ambientado (gran parte) al principio de la guerra. Y para no engañar a nadie, es un cuento que alentaba al conflicto. Es el tema principal   y el que hace que esté dentro de esta recopilación, en particular por su final. Pero me apetece comentarlo poco a poco porque, a pesar de ser un relato, hay muchísimo fondo.

Un retrato precioso de Kipling y sus enormes cejazas, visibles a varios kilómetros. Obra de Ricardo Vecchio.

Mary es una dama de compañía de cuarenta y tantos años, callada y muy trabajadora, a las órdenes de una dama soltera, Miss Fowler. En algo más de veinte páginas nos explican como Miss Fowler se hizo cargo de un niño, pariente suyo, que había quedado huérfano, Wynn, un niño odioso, odioso de verdad. Mary se desvive por él y procura que no le falte de nada, mientras él se dedica a maltratarla de manera sistemática durante todos los años que vive allí. Otro de los temas del cuento: el maltrato psicológico. Puede que Mary no se considere casi una persona, algo que parece un rasgo propio pero lo cierto es que años de maltrato psicológico llevan a esa consecuencia. También, algo que he visto en muchos libros donde aparecen sirvientes, no sólo en la época victoriana, es un tratamiento común de los señores respecto a sus criados. Algunos no los consideraban casi seres humanos. Vamos, olvidaos del buen rollismo que existe en Downton Abbey entre arriba y abajo: los Crawley son casi abuelos de los hippys. Quizá es uno de los motivos que me ponen de los nervios cuando veo la serie.

Volviendo al cuento, Wynn, al estallar la guerra, se alista como piloto y por supuesto, al hacer la instrucción a unos kilómetros de casa, se presenta allí cada dos por tres, para adiestrar a Mary en el odio a los alemanes, a los que llama "malditos paganos" y reclamar cosas: que le suban la asignación, más ropa, etc. Y por supuesto, continuar el maltrato. Cada vez Mary ignora lo obvio y hace como si nada. Hasta que llega la noticia de la muerte de Wynn durante un vuelo de entrenamiento: Miss Fowler, a quien el chico nunca le había importado demasiado, decide inmediatamente deshacerse de todas sus cosas: ropa, fotografía, todo tipo de pertenencias personales. A Mary, a pesar del cariño que sentía por el chico, ni siquiera se le ocurre quedarse algo. Saca todas las pertenencias de Wynn y las lleva al incinerador. Se dirige al pueblo a buscar petróleo y alli sucede algo que no os explicaré (no lo voy a explicar todo, así puede que aún os queden ganas de leerlo). Al volver al incinerador, descubre por accidente a un soldado alemán escondido en un árbol y sucede algo que nunca hubieses pensado que la señorita Postgate fuera capaz de hacer.

Además del clima bélico presente en todo el cuento y del maltrato, me he encontrado con un tercer tema que ahora mismo está presente en todas las sociedades: la anulación del ser humano como individuo y como parte de una colectividad que puede ser fácilmente manipulada por un gobierno (o por unos líderes) al servicio de una idea, algo que puede ser el inicio de una sociedad totalitaria ¿no os parece?

En fin, para acabar colgaré parte de un diálogo con algunas de las frases más interesantes:

" - ¿No piensas algunas veces, Mary? - preguntó de pronto."

" - Me temo que no soy una gran conversadora. Como dice Wynn, no me alcanza la inteligencia para ello. Espere, que le quito el sombrero."

" - Mary, ¿acaso eres tan sólo una dama de compañía? ¿No has querido ser nunca otra cosa?
- No - respondió, tras meditarlo -. Creo que nunca he pensado en otra cosa. Pero supongo que es por mi falta de imaginación."

Por cierto, Kipling acabó escribiendo relatos que apostaban por una reconciliación, sobretodo después de la muerte en combate de su hijo John. Hay una película sobre este momento de su vida (BBC, of couse) donde aparecen Carey Mulligan, Kim Cattrall y Daniel Radcliffe. Ya hace mucho que no os enseño ningún trailer, éste está comentado por Cattrall:

16 comentarios:

  1. Peli de la primera guerra! que de descubrimientos con esta entrada!

    ResponderEliminar
  2. No sabía nada de esta película, gracias por la información.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Este relato me gustó muchísimo como todo Kipling. Hace mucho que respecto de las ideas político-imperiales de Kipling aprendí a dejarlas de lado, en parte por comprender la época en que vivió, en parte por ser difícll entender o aceptr algunas de ellas. Pero este relato, insisto, es estupendo. Coincido contigo.
    Y con los demás coincido en agradecerte la noticia de la película.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. He leído algo de Kipling, aunque no conocía esta obra. Buena recomendación la película, otro descubrimiento que hacer.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Tema que como ya sabes me gusta mucho. He leído el relato por encima y parece muy interesante. Me lo apunto para futuras lecturas.

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada de Kipling :( se me acumula la tarea. Besos

    ResponderEliminar
  7. No soy fan de libros sobre guerras, los esquivo.
    Comparto que salí de la adicción de Los juegos del hambre y lamentablemente, tuve una recaída, pero con las 50 sombras de Grey.
    Salgo de una y me meto en otra.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Aglaia: De nada, espero que ahora estés mejor y puedas disfrutar de una buena película.
    Un beso y muchos ánimos.

    ResponderEliminar
  9. Oscar: A mi Kipling me escama desde hace tiempo. Quizá nunca he conectado con él ni con sus obras, en particular El libro de la selva (en alguna época he odiado mucho la versión Disney) pero creo que si dejas de lado lo que dices, iré leyendo poco a poco más de él.

    ResponderEliminar
  10. Mariuca: Creo que yo habré leído menos que tú, siempre le he tenido una cierta manía. En fin, visto el relato, tendré que superarlo...
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Pilar: En el libro donde viene, aparecen otros cuentos ingleses buenísimos. Cuentos de la Gran Guerra de la editorial Alpha Decay, por si te animas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Elena: ¡Gracias! Parece que ya los has paladeado.

    ResponderEliminar
  13. Marilú: Ojalá hubiera tiempo para leer todo lo que nos llama la atención. Anímate con alguno de sus cuentos.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Luciana: No creo que caiga en las redes de 50 sombras de Grey. El libro me da bastante repelús (no porque sea novela erótica). Con Los juegos del hambre he llegado a estar muy enganchada. Espera a la entrada que estoy escribiendo para ver cómo ;)
    Besos.

    ResponderEliminar