viernes, 8 de junio de 2012

Leyendo sobre Silverstream ¿o era Copperfield? (El libro de la señorita Buncle)

Uno de los últimos libros que he leído ha sido El libro de la señorita Buncle y de verdad, tenía muchas ganas de acabarlo para contaros mis impresiones. Llevaba una época en que había empezado unos cuantos pero se me escurrían porque, a pesar de interesarme, no acababa de tener la concentración necesaria para leer. Pero todo eso acabó con El libro de la señorita Buncle: lo compré un jueves en una de mis librerías de cabecera y lo reservé intencionadamente para empezarlo en el próximo viaje en tren que hiciera, dos días después y a Girona, hace unas semanas, cuando subí a ver Girona, Temps de Flors. Entre la ida y la vuelta había devorado más de 100 páginas y así seguí hasta que lo acabé. De ahí la foto...



El argumento es bastante sencillo pero llega a ser muy ocurrente: la señorita Buncle vive en un pequeño pueblo de Inglaterra y culpa de la Gran Depresión (la novela transcurre a mitad de los años 30) las rentas de las que vive empiezan a disminuir. Así pues, para ganar dinero tiene dos opciones: dedicarse a la cría de gallinas, algo que no le va mucho, o escribir un libro. Y, como os podéis imaginar, opta por la segunda. Pero como ella misma cree que no tiene imaginación, se dedica a escribir sobre el pueblo en el que vive, al que transforma en Copperfield y sobre sus vecinos. Al acabarlo, lo envía a la primera editorial que aparece en la guía (muchas risas) y el señor Abbott, el editor, sabe que tiene en sus manos una buena novela, quizá el ansiado éxito de ventas. Eso sí, duda de si se trata de una sátira exquisita, comparable al primer capítulo de La abadía de Northanger, de Jane Austen, o de una sencilla crónica de acontecimientos vistos con la mirada ingenua e inocente de un simple. Abbott decide cambiar el nombre de Crónicas de un pueblo inglés por el de El perturbador de la paz. Título que acabará siendo mucho más acertado...

El verdadero protagonista de la historia no es la señorita Buncle, ni Silverstream, ni ninguno de sus habitantes, si no el libro, muy bien llamado El perturbador de la paz. Es su lectura la que pone patas arriba el pueblo, todos intentan (infructuosamente, claro) descubrir quién es John Smith, lo único que les falta es sacar los perros a la calle. Y tampoco se centra exclusivamente en ningún personaje, ni siquiera en Barbara, Stevenson se centra en todo el pueblo y su modo de vida, y como éste se ve perturbado por el libro. Habla más de escenas cotidianas, de como las clases sociales tan marcadas que existen en el pueblo se desploman porque sus secretos más reveladores se desvelan en el libro. Y lo más divertido, que me hizo reír muchísimo, es como los personajes adoptan diferentes actitudes: unos se enfadan, otros intentan demostrar que no son como se dice y otros empiezan a comportarse como los personajes del libro.

Entre los personajes, variados y de todo tipo y condición, me quedaría con Dorcas, la cocinera, criada, chica para todo de Barbara Buncle, toda una inyección de optimismo; después, está Sarah Walker, la mujer del médico, la única que no se deja llevar por toda esa vorágine porque, como ella misma se da cuenta, no aparece en el libro, y que es lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de que la novela es un entretenimiento. Sally es otro personaje que me gusta: es la nieta de la señora Carter, que, después de extirparle el apéndice, se ve obligada a hacer la convalecencia en casa de su abuela en Silverstream. Sally se cansa muy pronto de que su abuela la trate como si tuviera siete años.
Pero lo cierto es que uno de los que menos me ha gustado es la misma Barbara Buncle que, a pesar de que tiene capacidad de observación e inteligencia, no lo demuestra de forma que todo el pueblo la considera tonta, por decir algo suave. A mí me ha parecido algo sosa.
Y entre los líderes de la "cruzada" mis favoritos son la señora Featherstone Hogg, indignadísima porque en el libro se destapa un hecho de su pasado que como gran dama del pueblo quiere olvidar, y la cazafortunas, la señora Vivian Greensleeves.

Me he olvidado de comentar alguna cosa de D.E. Stevenson: el apellido os recordará a Robert Louis. Los dos eran escoceses y primos. En Gran Bretaña fue una autora bastante conocida pero llevaba unos años en el olvido hasta que dos editoriales se dedicaron a reeditar sus obras: Bloomsbury, en su catálogo de Bloomsbury Group, donde ha recuperado clásicos ingleses del siglo XX (publicó Mrs. Tim in the Regiment) y, como no, Persephone Books, que publicó Miss Buncle´s Book y su continuación, Miss Buncle Married, por el éxito que tuvo la primera parte. Además, todavía hay una tercera parte, The Two Mrs. Abbott. En España lo ha traído inesperadamente Alba Editorial en su nueva colección Rara Avis.

En fin... es una novela muy entretenida y divertida, como dicen en la faja de la edición española, para una tarde de lluvia. Además del tren, es exactamente el momento en que la leí. Un día en el tren y una tarde de lluvia. 

7 comentarios:

  1. Yo también lo acabo de leer y me encantó (intentaré hacer la reseña pronto). Como pone en la faja, me recordó un poco a Cranford y también un poquitín a Criadas y señoras.

    Recuerdo con mucho cariño el libro y todavía me hace sonreír. Es muy entrañable.

    Me alegro de que te haya gustado a ti también :)

    Un besín.

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía, gracias por el descubrimiento.

    Petó

    ResponderEliminar
  3. Esta en la lista de libros...y avanza por momentos a esos primeros puestos...pero de momento...a esperar!!
    Leer y encima con lluvía y en el tren, es como sí realmente te desplazaras hacia lo que cuentan en el libro,...verdad?
    Bueno, como siempre, un placer pasar por aquí y dejarme caer por entre tus letras.
    Qué tengas felices lecturas, Little Emily!!

    ResponderEliminar
  4. Pues este libro no lo conocía, pero tras tu estupenda reseña no me queda más remedio que apuntármelo, que tiene pinta de ser un libro que vaya a gustarme mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Me la apunto porque me ha parecido interesante lo que has contado acerca de la novela, y además siendo prima de Stevenson si es como él no tiene desperdicio.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  6. Ya se ha venido conmigo( aunque su lectura tenga que esperar su turno, me han entrado ganas de cogerlo ya). Tuve la suerte como ya te comenté de leer algo de esta escritora el año pasado y me gustó mucho. Besos

    ResponderEliminar
  7. No conocía este libro, pero ya estoy apuntando el nombre.
    Besos.

    ResponderEliminar