miércoles, 28 de marzo de 2012

"Oh, estrella resplandeciente"

En contra de lo que yo pensaba, la última entrada os ha gustado mucho y como os prometía, igual que Sherezade, contaros qué autor me tenía atrapada ahora. Y sin saberlo he coincidido (casi) con el Día de la Poesía y creo que en Facebook ya lo he comentado.


Estoy hablando de John Keats. Hace solo una semana, acabé de ver (¿os acordáis del meme?) Bright Star. Y al acabarla, no fui capaz de despegar mis ojos y oídos de la pantalla. Ben Whishaw recita la Oda a un ruiseñor.   No fui capaz de detener los créditos y escuché hasta el final, con los ojos cerrados. Después la escuché traducida al castellano y al catalán. Una maravilla.



La película me ha hecho recordar el viaje a Londres del años pasado. Subimos a Hampstead y visitamos la casa que John Keats compartió con los Brawne. La poesía no es uno de mis géneros favoritos pero con Keats tengo una conexión especial desde que, hará muchos años, compré un volumen de poemas de los románticos ingleses. Aquellas colecciones de quiosco, en tapa dura, con todos los clásicos que debe tener una biblioteca.
Y como soy una compradora compulsiva, me llevé de Keats´Grove un libro con imágenes y cartas de lo que fue su vida en aquel lugar. Y ahora mismo tengo en las rodillas "Londres", un pequeño libro de ensayos sobre la ciudad que Virginia Woolf le dedicó a principios de los años 30 y en el que nos hace visitar la casa de Keats. Ahora mismo estoy rodeada de Keats, ya lo veis.

El texto de Virginia Woolf me ha invitado a regocijarme en aquella visita a Hampstead:

"Si cada casa tiene su voz y cada lugar su estación, es preciso concluir que en Hampstead siempre es primavera". Cierto es que la vi en mayo pero soy incapaz de imaginar la casa en otra estación. Tengo la sensación de que los árboles que la rodean siempre están en flor, que las margaritas crecen sin control en el jardín, los bancos llenos de lectores...


"Sus casas [de Hampstead] son como limpias cajas, cual las que se ven ante el mar en Brighton, con tribunas salientes, balcones, y tumbonas en las galerías exteriores. [...] Los colores dominantes son pálidos azules y rosados, que parecen armonizar con el mar azul y la arena blanca; [...] incluso en el siglo XX esta serenidad sigue imperando en Hampstead. Sus ventanas siguen dando a valles, árboles y lagunas, a perros que ladran, a parejas que pasean alegremente cogidas del brazo y se detienen ahí, en lo alto de la colina, para contemplar las distantes cúpulas y agujas de Londres, tal como alegremente paseaban y se detenían a mirar, en tiempos de Keats. Sí, ya que Keats vivía al final de la calle, en una blanca casita rodeada de una empalizada. Casi nada ha cambiado desde entonces."



John Keats es uno de esos románticos que "rompen" el mito de los románticos. Muchos tienen una imagen muy triste que no se corresponde con la realidad. Muy parecida en todos ellos. Melancólicos, lánguidos, con una mala salud crónica que son casi incapaces de salir de casa. Imaginan, sueñan, lo plasman en sus poemas, siempre escritos con una caligrafía apresurada y mueren muy jóvenes. Vale, sí, Keats murió joven. Pero igual que Lord Byron o Shelley, no creo que gozara de mala salud, como mínimo, hasta los últimos meses de vida.

Leyendo sus cartas, descubres lo vital que era: una persona generosa que cuidó hasta el final a su hermano pequeño, Tom, de la tuberculosis; alegre, cariñoso, solo hay que leer los mensajes que en las cartas a Fanny Brawne les daba a Sam y Tootles, la confianza que todos los que le conocían en su talento, su faceta viajera... Sé que he leído poco de él pero es un autor de esos pocos a los que llegas no por su calidad literaria, que la tiene por supuesto, sino por su calidad humana. Igual que Charles Lamb, por ejemplo.

Ahora que ha llegado la primavera, lo único que tengo ganas de hacer es leer en un parque, rodeada de verde. Y por supuesto, a Keats.


19 comentarios:

  1. Bright Star es MAGNÍFICA, no? Me encantó, como casi todo lo que hace Jane Campion, pero su Fanny Brawne es absolutamente maravillosa.
    Conozco poco a Keats como poeta, algunos de sus sonetos y demás, pero no mucho más, no acostumbro a ser de poesía de esa época, pero los que recitan en la peli son geniales!!

    ResponderEliminar
  2. Mmmm, la verdad es que no soy nada de poesía, es algo siempre me ha llamado la atención pero que me da mucha pereza...
    Bright Star está en mi lista pendiente desde que la empecé hace tiempo y tuve que dejarla a medias! Me animas todavía más, a ver si me la veo en esta semana..

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el viaje! ;-) Me encanta Keats y con tu entrada me han entrado una ganas terribles de tumbarme al sol a leer.

    ResponderEliminar
  4. He de reconocer que la poesía no es mi género preferido, pero es posible que le de una oportunidad a Keats, ya no sólo porque sea uno de los grandes poetas británicos, sino porque me ha traído lo que has contado de su grandeza humana.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Yo no soy mucho de poesía, pero desde que vi Bright Star me entró la curiosidad por Keats. Tengo que leer algunos poemas de él.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado tu entrada. Me gusta Keats y no soy nada entendida en poesía. Simplemente, me gusta. No estoy de acuerdo contigo en una cosa: Keats es un poeta romántico de libro, su vida es exactamente como imaginas la vida de un poeta, era frágil y sensible, intimista y romántico. A mi de Bright Star (que me gustó mucho) lo único que cambiaría era el actor protagonista que no me convenció.

    Petonets!

    ResponderEliminar
  7. Keats es un autor en el que perderse, su obra, su entorno, influencias...
    Fantástica elección.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. También es una de mis excepciones con la poesía, y no he visto todavia la peli!!! :-(

    ResponderEliminar
  9. Yo soy MUCHO de poesía y me llegó a obsesionar cuando veo o leo algo que me gusta o cuando una peli me descubre todo el potencial creativo que desconocía. Así me pasó con keats, me ha pasado con Rossetti y a raíz de un libro pequeño, pequeño que descubrí por ahí, con Dickinson, Yeats, rimbaud...tengo pendiente por comprar a Byron y a otros muchos...Y con este tiempo, una buena lectura y más sabiendo que se aproxima el día del libro...
    Envidia-sana- al saber que estuviste por aquellos "lares"...;-)

    ResponderEliminar
  10. Me encanta Keats, qué ganas tengo de ver la peli de Bright Star, la tengo desde hace un montón en casa pero aún no he encontrado tiempo para verla, me has dado ganas de volver a leer algo suyo. Bsos

    ResponderEliminar
  11. Preciosa entrada!
    Yo tampoco soy mucho de poesía y en cambio quedé enamorada de Keats y su poesía con esta película. Creo que es un canto a la poesía, una descripción cinematográfica maravillosa de lo que representa la poesía para algunas personas.
    Como tú, me quedé escuchando hasta la última palabra de la película, pero en inglés y llorando como una condenada...
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Es el único que salvo de los poetas románticos de su generación. A Byron y Shelley no los "trago" si me permites la expresión...
    Besos,

    ResponderEliminar
  13. Qué afortunada eres de haber estado allí!!! :-) . Y también de que en tu país se vendan cosas que aquí no, snif. No importa, me la bajaré de internet. Ni sabía que existía esta película, así que te agradezco esta entrada porque gracias a ella me enteré lo de la peli y además pude sentirme, gracias a tu descripción, unos segundos en ese parque inglés hermoso.
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Leído con tranquilidad, Keats es el poeta romántico que más recompensa. Mas que Shelley, más que Byron y más que cualquiera que yo conozca. Es mi opinión, vamos.
    Precioso vídeo.
    La película estupenda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Leyéndote, me dan unas ganas de ir a Inglaterra y recorrer todos los lugares y leer a Keats
    Besos
    Emma

    ResponderEliminar
  16. No soy una consumidora de poesía, pero la película me encantó y me llevó a buscar más de Keats.
    Hermosas las fotos del lugar, me encantaría hacer un tour por las casas de todos los escritores ingleses que me gustan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. ¿Bright Star es una película preciosa y lo más bonito es la historia que tiene detrás! Yo también en cuanto acabé la peli fui a buscar la oda.. suspiros varios. Me ha gustado mucho esta entrada en la que enlazas película con literatura y viajes. Besos

    ResponderEliminar
  18. Por fin!! En tu blog!! Tenía unas ganas enormes!! Y esta entrada me ha gustado muchísimo. Olvido lo mucho que me gusta leerte.
    No sabía que no habías visto Bright Star...a mí me cautivó. Y quise ver la casa de Keats en las últimas visitas a Londres...y está aún pendiente. Me alegra que enlaces fotos de tu estancia en la casa con la frase de V.W. en su libro de escenas de Londres, y por supuesto con la película y poeta. La verdad es que yo también me imagino Hamstead en primavera. Besos mil!!!

    ResponderEliminar
  19. Yo todavía no la ví!! :-( Llevo varios fines de semana proponiéndomelo y eso que ganas tengo. Realmente la empecé, (como tú ,jejeje), pero no pude continuar hasta el final y ahora leyéndote me dan más ganas de verla y de leer poesía de Keats... ¡Ainnnnnnss!
    Un besazo.
    Si mañana veo la peli haré una entrada después de publicar algunas fotos sobre el cumple de Celia :-)

    ResponderEliminar