lunes, 27 de febrero de 2012

Simplificando a Jane Austen

El tema de esta entrada me ha venido a la cabeza mientras trasladaba un montón de libros al altillo. Entre ellos había una enciclopedia juvenil con un volumen dedicado a las biografías y he recordado que durante una época lo leí varias veces así que me he sentado otra vez, dispuesta a releer muchos años después biografías como la de Charles Dickens, las hermanas Brontë... Lo cierto es que a medida que iba leyendo, me he dado cuenta de que las biografías de políticos, economistas, héroes, están tratadas con bastante rigor, fechas, etc. Pero las de escritores, tanto hombres como mujeres, se centran más en detalles muy personales,
detallitos más bien, sobre a qué se dedicaba de niño, intentando demostrar que ya de niño se podía prever en quién se acabaría convirtiendo. En fin... que si Charles de Gaulle jugaba a los soldaditos de niño y gritaba: "¡Francia es mía!", ya se veía que iba a ser alguien importante para la historia de su país.
Cuando he llegado a la de Jane Austen, mi cara se ha ido poniendo roja, roja de indignación a medida que leía. Voy a incluir unos cuantos fragmentos del texto. Juzgad vosotr@s mism@s.



Jane era la séptima de los hijos de un clérigo rural. Éste y su mujer convirtieron el granero de la rectoría en un pequeño teatro, donde los Austen actuaban durante las vacaciones de verano. Cuando Jane contaba tan sólo 12 años de edad, escribió sus primeras historias y las leía en alto al resto de su familia. 


Más adelante, convertida ya en una mujercita, vivió muchos romances, pero nunca se casó a pesar de que estuvo a punto. Una noche aceptó a un joven pero a la mañana siguiente le volvió a rechazar.   (Mmmmm, la palabra mujercita, tiene muuucha tela. El resto del párrafo, igual).  


Se dedicó por completo a sus numerosos sobrinos y a escribir seis divertidas novelas que han alcanzado gran popularidad. En ellas narra la historia de atractivas heroínas que acaban por encontrar marido, aunque en principio parezca imposible debido a los numerosos malentendidos e innumerables obstáculos que aparecen en sus caminos. 


En Orgullo y prejuicio, que Jane escribió en 1797 a la edad de 21 años, la protagonista, Elizabeth, rechaza a su orgulloso amigo el señor Darcy aunque más tarde, cuando llega a conocerlo mejor, desea que lo hubiera aceptado. A pesar de muchos desalientos, todo termina felizmente. 


En Emma, uno de sus últimos libros, la protagonista también comete una serie de errores y acaba casándose, no con el hombre de quien estaba enamorada, sino con otro más guapo que ella había elegido anteriormente. (Me imagino que el autor del texto no se ha leído el libro, ni siquiera un resumen)

Subraya sobre todo la imagen tradicional de que Jane Austen es una autora romántica que escribía sobre sus propias experiencias sentimentales. Cualquiera que lo lea, sin saber quién es ni leer ninguno de sus textos, puede rechazarla sin siquiera intentarlo. Suerte que, entre la fecha de nacimiento y la de muerte, mencionan que escribió algunas de las mejores novelas del mundo. Suerte. Pero muy pocos se atreverían a leerlas después de semejante resumen.

Todo esto me ha llevado a reflexionar sobre las biografías: sobre como nos explican acontecimientos de una vida y se interpretan de una manera u otra según lo que se quiera destacar. Desde siempre he sido lectora de biografías, especialmente de personajes históricos y por esto (y mis estudios) sé que la ideología predominante en el momento en que es escrita, tiene mucho peso. Tengo en la lista de pendientes (pero sé que leeré pronto) Jane´s Fame, sobre el peso que ha ido ganando Jane Austen como autora desde su muerte, y la biografía que escribió James Edward Austen-Leigh titulada A Memoir of Jane Austen que acaba de publicar Alba Editorial con el título de Recuerdos de Jane Austen. Austen-Leigh escribió ya en el período victoriano, donde existía una moralidad muy diferente a la del período georgiano. De hecho, muchos aspectos típicos de la Regencia se hubieran considerado inmorales bajo el reinado de Victoria. Así pues, uno de los más famosos retratos de Jane Austen, aquel esbozo que dibujó su hermana Cassandra, fue retocado varias veces, porque James Edward y sus hermanas lo consideraron demasiado feo. Imaginaos, que acabaron haciendo tantas correcciones que en uno Jane lleva un anillo de boda. Curioso, ¿no?


 Aquí tenéis el retrato original, rechazado por feo. 

El retocado, en la mano izquierda veréis el anillo. 


 Estoy pasando por un período muy austeniano así que imagino que os contaré pronto sobre ellas.

23 comentarios:

  1. Las biografías de escritoras suelen ser penosas, el ejemplo que pones es bastante significativo.

    No entiendo las biografías por si mismas, sólo cuando permiten conocer la época y la época nos permite entender a la persona. La biografía clásica no suele interesarme.

    Un abrazo y espero esas noticias de Austen...

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué horror y a eso lo llaman biografía! Seguro que el autor por llamarlo de alguna manera es un machista y misógino redomado. No tiene perdón el absoluto desprecio con el que trata a una de las grandes de la literatura, reduciéndola a una mera mujercita. ¡Me sulfuro porque me encanta Jane Austen! Estoy deseando que nos cuentes más de esas lecturas austerianas. Besos
    *Si está repetido el comentario lo siento

    ResponderEliminar
  3. No te disgustes pero eso de que las novelas de Jane Austen es de mujeres que quieren cazar a un hombre lo leí hace bien poco en un blog "serio".
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Vaya tela!
    Yo soy más de la opinión que las biografías, como los libros de historia, responden a unas convenciones sociales de la religión, el poder del momento y como no, de los hombres. Y cuanto más tiempo pasa más difícil es estudiar los restos o evidencias que dejó en vida y regirse a la "realidad". Por eso puede ser interesante leer la que comentas de su sobrino.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tiene tela la biografía... Y los comentarios sobre los libros. ¿Se molestó en leerlos?
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Me has tocado la moral ¡pero menuda bazofia de libro! Está claramente escrito para "niñas! y es una abominación flagrante.

    Me gustan mucho las biografías, entre mis favoritas la que escribió A. Scott Berg, Recordando a Kate, dedicada a Katherine Hepburn. Quizá por eso soy muy exigente (espero que al de Dickens que me recomendaste esté a la altura de lo que cuesta). No me gustaría leer una biografía mía escrita por mi hermano, los hermanos no sirven para eso. Estoy segura de que por mucho que el hermano de Jane la conociese, nunca supo cómo era y pensaba realmente su hermana. Prefiero otra escrita por alguien ajeno.

    Me ha gustado mucho tu entrada. Yo siempre estoy en un "periodo muy austeniano".

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Laura: Yo suelo leer biografías de los personajes que me interesan pero siempre con mucho cuidado y teniendo en cuenta lo que leo y quién lo ha escrito.
    Es cierto lo que comentas pero tengo claro que esto nos viene por la condición de escritoras. La de Jane Austen de Claire Tomalin me parece muy buena porque sabe combinar bien estos dos aspectos. Te la recomiendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola, por lo que cuentas el libro al que haces referencia es viejo. Creo que a Jane Austen la han revalorizado muy recientemente, especialmente los académicos. El crítico Harold Bloom la incluye en su selección de "Genios" literarios de todos los tiempos y justo hace un par de días empecé a leer un libro de culto que se llama "EL Arte de la Ficción" acerca de cómo escribir, y me sorprendí porque empieza con los primeros párrafos de Emma, mostrandola como la manera perfecta de comenzar una novela.
    Conclusión: Los grandes, grandes, grandes, se inclinan ante Jane. Y nosotras también!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Little Emily! Soy nueva por aquí. Podrías contarme quién es el o la autor/a de esta pésima biografía? Así sé qué no comprar ni leer!!! :-) . Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. A mí me gusta mucho leer libros sobre biografías. Cuando leo una en alguna enciclopedia, sea de una esccritora o de cualquier persona, siempre me quedo con la duda de si será verdad. Es que yo soy de naturaleza incrédula
    Besos
    Emma
    ( no la de Asuten)

    ResponderEliminar
  11. Bueno...ante una biografía como la que nos cuentas, desde luegui, a mí más que cabreo, me entra la risa. Porque de algún modo imagino lo que me están contando y no puedo evitar reírme.
    En fin...otra manera de verlo.
    Por cierto...no sabía que Alba había editado algo nuevo sobre J.A. Recuerdos... tengo que echar un ojo a su página.
    Una entrada muy interesante, curiosa y que he disfrutado mucho, Little Emily.
    Un beso grande y que tengas un precioso día!!

    ResponderEliminar
  12. Eso ha sido mucho tiempo y para algunos sigue siendo "El Arte de la Biografía". Una serie de topicazos repetidos hasta la saciedad e hilvanados en unas paginas por un autor medio-tonto (o al menos un autor al que no se le exigía la mínima inteligencia o formación) que hacían parecer toda su vida un "camino al estrellato". Y el caso de Austen es que es paradigmático. Se ha abusado de sus bosquejos biográficos hasta la nausea. Pero bueno, es lo que hay. Siempre nos quedarán las buenas biografías. Estos chistes es mejor tomárselos con humor, aunque uno no pueda evitar a veces sulfurarse.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Tranquila Pilar, leerlo después de tanto tiempo me dejó atónita porque, a pesar de que recordaba que lo había leído, no me imaginaba que la dejara tan mal. Luego, empecé a pensar: "él o ella se lo pierde". En fin... ya nos gustaría a nosotras que todos apreciaran a Jane ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Meg: Imagina mi cara a medida que iba leyendo...

    ResponderEliminar
  15. Carmen: Pues me has picado la curiosidad, ¿te acuerdas de dónde era?
    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Guacimara: A mi que me gusta mucho leer biografías suelo tener en cuenta muchos factores a la hora de escoger. Sobretodo, biografías de personajes históricos o escritores.
    De Jane Austen suelo recomendar la biografía de Claire Tomalin, porque no solo habla de ella, también de su entorno y de qué posición ocupaban ella y su familia en la sociedad. Es muy buena.
    Petonets.

    ResponderEliminar
  17. Margari: Suerte que solo es una reseña, no quiero ni imaginar una biografía completa escrita en este "estilo", buuf...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Antonia: Estuve ojeando otras biografías del libro: Blake, las hermanas Brontë, Dickens... y no hay ninguna que llegue a este nivel. Bueno, la de las hermanas Brontë es un poco típica, pero no a este extremo.
    Me apunto la biografía de Katherine Hepburn que me cuentas, las dos Hepburn me gustan mucho (por aspectos diferentes) y creo que la disfrutaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Valeria: Justo ahora estoy leyendo también El arte de la ficción, a razón de un capítulo diario. Y no solo Emma, por lo que parece hay más Jane Austen en el libro. Lodge tiene una novela, Intercambios, donde uno de los protagonistas es experto en Jane Austen (a ver si me decido a bajarla de la estantería algún día).
    Besitos.

    ResponderEliminar
  20. Anne Shirley: ¡Bienvenida! No te preocupes, es una enciclopedia juvenil que coleccionamos cuando yo era pequeña, de aquellas que venían por fascículos. Por suerte, no es fácil de encontrar ;P
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Emma: ¡Bienvenida a ti también! A mi me pasa al contrario, a veces soy muy crédula. Quizá cuando leí este texto de niña me lo llegué a creer (vamos, que no sé como me hice lectora de Jane Austen).
    Besitos.

    ResponderEliminar
  22. Maria: Después de la mirada de estupefacción, si intento imaginarme a alguien que me intenta convencer de que la vida de Jane fue realmente así (ese alguien podría ser un académico muy mayor) puede que acabara riendo yo también.
    Me alegro que te haya gustado la entrada. ¡Besitos!

    ResponderEliminar