miércoles, 21 de septiembre de 2011

De regreso a la corte Tudor (2ª parte)



Soy muy mala cumpliendo promesas bloggeras: el año pasado escribí una entrada larga y pesadísima sobre Enrique VIII y sus esposas prometiendo seguir escribiendo más sobre ellas y no lo hice. Suerte que siempre puedo volver atrás y rectificar. Y así, de paso, inaugurar una sección fija sobre historia inglesa, que pienso complementar con otra que tengo pensada e ideada pero no redactada.
Me encanta el siglo XVI inglés (entre muchos otros), detalle que comparto con mi madre, con quien a veces tenemos muchas discusiones sobre el tema. Un tema que nos interesa es hablar sobre las reinas menos conocidas de la historia inglesa. Este verano estuve viendo de nuevo la cuarta temporada de The Tudors y me dí cuenta de que para reconstruir la historia de Catalina Howard se han basado más en las leyendas que en la realidad, al menos en los puntos más importantes de su biografía. Lo cierto es que hay reinas más conocidas a todos los niveles: apariencia, opiniones políticas, gustos, religión... Y de Catalina Howard no tenemos ni siquiera un retrato fiable.

Releyendo la biografía de Antonia Fraser, comenta que probablemente el retrato que se conoce de la quinta Reina no sea suyo. Siempre había albergado dudas al respecto: por las descripciones de sus contemporáneos y lo que se conoce de su vida en la corte, imaginamos una joven (casi una adolescente: no debía tener más de veintiún años al morir) muy alegre, divertida y un poco ligera de cascos. Sin embargo, el retrato nos muestra a una mujer muy seria, religiosa y lo más seguro, de luto. No veo a esa chiquilla que nos cuentan las crónicas. Antonia Fraser identifica el retrato con Elizabeth Seymour, la hermana de Jane Seymour, la tercera esposa pero de momento, no he leído ninguna otra biografía para poder contrastar datos. La National Gallery ha sustituido el título del retrato de Holbein y ahora es conocido como "Mujer desconocida, anteriormente conocida como Catherine Howard". Aquí lo tenéis.



De todos modos, parece que sí hay un retrato de Catalina Howard en una de las ventanas de la capilla del King´s College de Cambridge, donde Enrique está disfrazado de rey Salomón y Catalina de la reina de Saba. La retratan rubia, redondita y baja mucho más parecida a los retratos que hacemos a través de los textos de los cortesanos de su época. Además de que, por lo visto, era el tipo de mujer que atraía a Enrique VIII. Aquí tenéis el enlace a una imagen de la capilla en concreto, Flikr no me deja colgarla aquí:


http://flickriver.com/photos/20631910@N03/4576098232/


De paso, comento que estoy intentando localizar "La quinta reina" de Ford Maddox Ford, una novela sobre la relación que mantuvieron Catalina Howard y Enrique VIII. La gran mayoría de biografías le dedican mucho más espacio a Catalina de Aragón y Anne Boleyn (lógico, por otro lado) y siempre es interesante hablar y conocer algo más sobre las otras reinas. Por lo que he leído, esta parece más una novela histórica que una biografía pero no tengo ningún problema (de momento).


Por ahora, tengo otro libro relacionado con los Tudor para leer: uno de los regalos de mi cumpleaños fue En la corte del lobo, de Hillary Mantel, desde el punto de vista de Thomas Cromwell. Además de la biografía que compré el año pasado sobre Anne Boleyn, The Lady in the Tower.


P.D. Estos últimos días están resultando algo estresantes y por eso, no he podido leer blogs con regularidad ni escrito ninguna entrada. Espero estar de vuelta en unos pocos días y así dejar de tirar de entradas que escribí durante el verano.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Nuevos retos para este otoño


Septiembre es tiempo de reentré y de cambios. Este año, dejando a un lado el blog, van a ser pocos (las opos me están comiendo viva) y no sé que habrá más allá de la fecha de examen. Por eso, he decidido apuntarme a algún que otro reto que corre por la blogosfera.



A través del blog de Guacimara, he descubierto un pequeño reto muy interesante: un reto para leer clásicos. Gecko Books organiza "(si en el fondo) Somos clásicos", un reto que consiste en leer clásicos durante lo que resta de año. Pero no hay que asustarse, no solo tenemos que leer clásicos en lo que resta de año. Hay dos modalidades: el reto 1 debes leer un clásico al mes, en el reto 2 debes leer uno cada dos meses. Uno para los más atrevidos y otro para los que no lo son tanto. Aquí encontraréis las bases para participar.



Por otro lado, en Goodreads corre un reto llamado Reading Challenge y que consiste en leer una cantidad de libros determinada, la que tú elijas. Como al ritmo que voy con el Reto de los 50 libros, conseguiré acabarlo pronto, me he autoimpuesto la cantidad de 70 libros. Quizá sean muchos... ¿qué pensáis?


Y finalmente, me impongo como reto acabar el Reto 2011 de Meribelgica: de momento llevo 7 libros apuntados. He leído muchos más pero quiero tener las reseñas listas antes de colgar cada libro en su casillero correspondiente. Además, tengo el banner del reto de Elizabeth Gaskell ya caducado que puedo reconvertir para el primer reto. Todo son ideas.


martes, 13 de septiembre de 2011

Se acerca el invierno (Juego de tronos, de George R.R. Martin)



Una de las ideas que tengo para continuar el blog es recuperar entradas. Veréis: escribo muchas entradas, como mínimo las empiezo, pero unas cuantas quedan sin terminar y nunca las publico. Algunas de ellas hacen referencia a mis lecturas así que para no quedarme con cosas que decir voy a intentar ponerme al día con las reseñas de los libros que he leído este año. Y la primera que tengo pendiente, leída en aquellos lejanos meses de enero y febrero, es la de Juego de tronos. He respetado el texto entero y lo publico tal y como lo escribí en abril, cuando la serie estaba a punto de estrenarse. Quizá haya quedado algo desfasado pero mi entusiasmo por el libro no ha perdido ni un ápice.




Sí, sí, por fin se acerca el invierno. No me he vuelto loca. Simplemente, después de meses y meses de espera, el día 17 de abril, HBO estrenó la serie de "Canción de Hielo y Fuego". Hace un par de meses que leí el libro pero llevo un retraso de lecturas enorme y a pesar de que me falta alguna que otra novela que leí antes que ésta, quiero hablaros del libro hoy y así coincidir (casi) con el estreno de la serie.

La experiencia de leer Canción de hielo y fuego es muy intensa. Los días en que lo leía prácticamente no podía hacer otra cosa. Las tramas me atrajeron de una forma increíble casi desde el principio y no fui capaz de leer ningún otro libro a la vez, algo muy habitual en mí.

He escuchado comentarios que lo comparan a El Señor de los Anillos simplemente, por pertenecer al mismo género, pero señores y señoras, no tiene nada que ver: los dos son muy complejos, cada uno de diferente manera: más complejo, tanto por personajes como por argumento. En El Señor de los Anillos tenemos a la Comunidad del Anillo como personajes principales y aquí hay centenares, todos con relaciones complejas entre unos y otros. Por otro lado, todos se mueven por sus propios intereses, sean los que sean. Además, no parece literatura fantástica puesto que no hay elementos mágicos en ella, más bien son más históricos. No sé si sabré como explicarlo. Empecemos...




Winter is coming. El invierno se acerca. En Westeros (Poniente en castellano) las estaciones duran varios años y después de un largo verano, se acerca un invierno que será mucho más duro que los anteriores. En la Casa Stark lo saben bien, puesto que su señorío se llama Winterfell (Invernalia aquí). Éste es uno de los famosos Siete Reinos, que conforman la historia, antes independientes pero que en la época en que trascurre la historia, están gobernados por un único rey, Robert, de la Casa Baratheon, quien nueve años antes del comienzo de la novela derrocó al último rey de la dinastía Targaryen, Aerys II, y todos sus descendientes fueron aniquilados, excepto dos jóvenes príncipes, Viserys y Danearys, exiliados. Eso sí, a pesar de tener un rey común, cada Reino conserva a sus señores y estos conservan a sus aliados tradicionales. Para ayudar a conocerlos, los libros tienen unos apéndices muy útiles con los miembros de la familia, su escudo, su lema y los personajes principales que los rodean.


Entre los principales, además de los Stark de Invernalia, tenemos a :
- los Baratheon, cuyo hermano mayor, Robert, es el actual rey de los Siete Reinos (sus dos hermanos tendrán más importancia en los siguientes volúmenes).

- los Tagaryen, antiguos reyes de los Siete Reinos, de los que ya solo quedan los dos miembros más jovenes, Viserys y Daenerys. El primero solo vive para recuperar el trono legítimo que el usurpador Robert le robó a su familia y la segunda es víctima de sus maquinaciones. Pero éste es solo su punto de partida.

- los Lannister, son a cada cual más temible. La hija mayor del jefe de la Casa es Cersei, casada con Robert Baratheon y reina de los Siete Reinos. El hijo favorito de Tywin es Jaime, apodado el Matarreyes ya que acabó con la vida del último rey Targaryen a los diecisiete años. Y, por último, tenemos al "otro" hijo, Tyrion, el último mono de la familia, por quien la gran mayoría de personajes sienten desprecio y al que la mayoría de los lectores adoramos.

La historia se inicia cuando el rey Robert Baratheon visita a su gran amigo de juventud, Eddard Stark, y prácticamente le obliga a convertirse en la nueva Mano del Rey. Los problemas que acucian al rey son cada vez más complicados y decide tomar como su consejero a la persona en la que más confía. Esto implica que Eddard Stark y sus hijas Sansa y Arya se instalen en Desembarco del Rey, la capital mientras que su esposa Catelyn y sus hijos varones se queden en Invernalia y Jon Nieve, su hijo bastardo, se enrola en la Guardia de la Noche, la hermandad que tiene como misión proteger Muro, una muralla enorme que contiene a las tribús salvajes y otros peligros al norte de Invernalia. Pero antes de marcharse Ned Stark suceden varios hechos inesperados que hace que los mecanismos del juego de tronos se pongan en marcha. Y hasta aquí puedo leer.

Es difícil no cogerles cariño a los personajes, a algunos más que a otros, por supuesto. Mis favoritos son:
- Jon Snow, el hijo bastardo de Eddard Stark, que se convierte en uno de los guardias de Muro. En la serie no me gusta tanto pero leyendo, vas observando como va madurando.
- Tyrion Lannister, el hijo enano del orgulloso Tywin Lannister. Continuamente es menospreciado por su familia y por todos pero demuestra una inteligencia y una astucia fuera de lo común. Se gana tu simpatía con una facilidad espantosa.
- Danearys Targaryen, la princesa exiliada. Pasa de ser una princesa adolescente que añora no haber tenido un hogar y que ha sido continuamente manipulada por su hermano a una mujer luchadora que quiere recuperar su trono.
- Arya Stark. De Arya he escuchado de todo pero le tengo mucho cariño por ser una luchadora y gozar de una capacidad de comprensión del mundo de los adultos y de la corte mucho más grande que la de su hermana Sansa.
- Bran Stark. Ya le tenía mucho cariño desde el principio pero después de ese momento, todavía más. Explicar en qué consiste ese momento, sería un spoiler enorme así que me lo guardo.


Estoy deseando ver la serie. No sólo por el guión, la serie, etc. sino también por sus actores. Para los que somos "adictos" de las series de época y miniseries de BBC habrá un montón de caras conocidas por ahí, sobre todo en personajes secundarios: Harry Lloyd, Will Scarlett en la adaptación de Robin Hood de BBC es Viserys, que sólo vive para recuperar "su" trono; Charles Dance, Mr. Tulkinghorn en la adaptación de Casa Desolada o director de "Ladies in Lavender" (aquella preciosa película donde Judi Dench y Maggie Smith encarnan a dos hermanas que encuentran a un naufrago en la playa) es el calculador líder de la Casa Lannister. A medida que iba descubriendo el reparto de la serie, ver allá a Dance fue el que más ilusión me hizo. También por ahí están Sean Bean, Mark Addy, Lena Heady (ahora conocida por ser la Sarah Connor de "The Sarah Connor Chronicles" pero también por sus papeles en películas como Posession), Peter Dinklage, etc. Y también entre los "descartados" hay dos actrices conocidas por sus papeles en Orgullo y Prejuicio, Jennifer Ehle (Lizzy en la miniserie) y Tamzin Merchant (Georgiana en la película). Lástima que finalmente quedaran fuera, espero que las actrices que las sustituyen estén a la altura.
Lo malo de ser una anglófila declarada es que se acaba conociendo a la mitad del showbusiness británico. Nombres, apellidos y caras, sin mencionar la capacidad de relacionarlos entre ellos.

Por si acaso he explicado alguna cosa mal o no he podido hacer llegar todo lo que quería explicar, os dejo los links de unos artículos muy interesantes que Zona Fandom está elaborando sobre las distintas casas y otros aspectos de la historia:





Y, por supuesto, no podéis perderos Asshai.com, la página web en castellano, donde hay de todo: foros, guía de personajes, etc. a destacar sobretodo los artículos que se dedican a diseccionar todos los aspectos de Poniente como si fuera historia real.

Y acabemos la entrada con la secuencia de inicio de la serie. Mira que todos los openings de HBO son impresionantes pero ésta se lleva la palma:





P.D.
Durante el verano, he empezado a leer Choque de reyes, la segunda parte de Juego de tronos. No he sido capaz de disfrutarlo pero no por la historia, aun mejor que el primer libro. Creo que tiene algo que ver con el hecho de leerlo en verano: me temo que no es la estación apropiada. Otoño o invierno, con una mantita en el sofá y un té humeante al lado serían mejores para envolverme de la historia. Así que después de quedarme en Invernalia en el segundo libro, continuaré leyendo cuando llegue el invierno...

sábado, 10 de septiembre de 2011

Un amigo de la infancia muy entrañable



En mi verano francés, hay un personaje que me ha acompañado durante varios días. Es pequeño, travieso, divertido, un poco peleón y siempre tengo aseguradas las risas con él. Y con sus amigos también que sé que alguno de ellos querrá darme un puñetazo en la nariz si no lo menciono.

Seguro que ya lo conocéis. Se llama Nicolas y es una creación a cuatro manos de René Goscinny, el autor de las historias y Jean-Jacques Sempé, quien le pone rostro a Nicolas, su familia y sus compañeros. Goscinny es el autor no solo de El pequeño Nicolas y sus continuaciones, también escribió la mayoría de los álbumes de Astérix (del que también soy una entusiasta), Lucky Luke, el visir Iznogud... Cuando era pequeña me lo pasaba pipa con sus historias y este verano, después de ver la película que han hecho en Francia basada en sus historias, a la que pertenece la foto, me he dejado llevar de vuelta a su mundo.


Estos días he leído tres de sus libros (mencionaré los títulos en catalán porque así es como los he leído): El petit Nicolàs, Els "patis" del petit Nicolàs i El petit Nicolàs i els companys, en castellano, El pequeño Nicolás, Los patios del pequeño Nicolás y Los amiguetes del pequeño Nicolás. Y me da pena devolverlos a la biblioteca: coger uno de sus libros y abrirlos es trasladarte a una sociedad que está perfectamente estructurada, conservadora por parte de los mayores donde los niños intentan decir lo que pueden. Los ejemplares que tenía de niña no sé dónde paran así que me conformo de momento con visitas a la biblioteca: a la que se acaban, corro a por más.

El petit Nicolàs, el primer libro, nos introduce en el mundo de Nicolás, un niño de una edad indeterminada (creo que nunca se menciona su edad), en su mundo, sus compañeros de colegio (a cada cual, más divertido), sus padres, etc.

Una de las cosas que más me gusta de sus historias es la manera en que las cuenta: Nicolás es siempre el narrador y las cuenta desde la perspectiva de un niño pequeño muy travieso que todavía no acaba de comprender cómo es el mundo y cómo funciona: a veces malinterpreta las reacciones de los adultos o no sabe por qué se comportan como lo hacen. Lo que lo hace todavía más divertido. Y me encanta como presenta a sus amigos prácticamente en cada nueva historia por si no te hubiera hablado de ellos o los hubieras olvidado. Con lo difícil que es olvidarlos...

Alceste es el mejor amigo de Nicolás. Se pasa todo el día comiendo, literalmente. En el patio, en casa, en el solar, en clase...

Godofredo (en catalán, Geoffrey) es el más elegante de la pandilla ya que su padre siempre le compra todos los caprichos. En la primera historieta ya aparece vestido de extraterrestre para la foto escolar.

Clotario (Clotaire) es el único que tiene televisión en casa y es el último de la clase. Está tan acostumbrado a que le castiguen en el rincón que muchas veces lo hace sin que le digan nada.

Eudes es aquel que te puede pegar un puñetazo en la nariz.

Agnán "es el primero de la clase pero como usa gafas no le pueden pegar".

Y hay que dedicar una mención a la profesora de Nicolás, aquella que tiene que educar a esta pandilla. Una paciencia... Aquí tenéis a la pandilla demostrando de que es capaz en una librería-papelería.


Lo mejor de todo es que todavía me quedan varios libros por leer / releer. Y tengo las risas aseguradas.




P.D. Este verano también he leído otro libro ilustrado por Jean-Jacques Sempé. Os lo contaré pronto.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Francia, mon amour



"Presiento que este verano será muy francés. Tengo varios libros acompañándome: uno de ellos es Suite Francesa de Irene Nemirovsky, autora de la que ya leí El baile hace unos cuantos años. Pero también me espera acabar el Diario de Hèlene Berr, La prima Bette de Balzac, The Secret Life of France de Lucy Wadham..."



Este párrafo lo escribí antes de cerrar por vacaciones, más o menos a principios de julio, y lo cierto es que ha sido muy exacto.
Adorar Inglaterra no está reñido con el amor por Francia. Me gana la pasión por lo inglés pero también tengo una parte francesa que, de vez en cuando, sale a relucir gracias al cine, a la literatura, a la música, al arte... en fin, que está ahí para cuando lo necesito. Nunca sé exactamente que leeré después de acabar un libro, pero lo cierto es que un día me levanté por la mañana sabiendo que quería leer Eugénie Grandet de Balzac y desde ahí no he parado. Me da la sensación de haber tenido un amor de verano francés.

He releído Astérix varios (y leído algunos nuevos), he acompañado a la pandilla del pequeño Nicolás en sus travesuras, he descubierto a una pequeña heroína a la que he acompañado por el París de los años 50, he retrocedido en el tiempo hasta un pequeño pueblo francés acompañada por las palabras de Balzac y he llegado hasta la Revolución de 1830 de la mano del mismísimo Stendhal. Tengo todavía en la cabecera de mi cama a Irene Nèmirovsky y a Hèlene Berr... Creo que Francia continuará conmigo.


La primera fotografía pertenece al film París, Je t´aime y la segunda es de la fotógrafa americana Louise Dahl-Wolfe. Para acabar, creo que pondré algo de música, la canción que se encarga de unir todos los segmentos de París, Je t´aime.





P.D. ¿Qué os parece la nueva imagen? Lo cierto es que algún que otro cambio físico falta todavía... Y algunos de contenidos.

jueves, 1 de septiembre de 2011

September



¡Ya ha llegado la primera entrada después del verano! Y para iniciar una buena reentré, qué mejor que esta portada de una de las revistas más interesantes que se pueden encontrar en el mundo, New Yorker (ya habéis visto lo mucho que me gustan sus portadas). Esta me recuerda cómo me gustaría que fuera el final del verano y la llegada del otoño. Un porche, el sol bajo, un columpio... lo único que falta es un buen libro, eso corre de mi parte.

El verano no ha sido tan pesado como esperaba. Las vacaciones me han sentado de fábula pero no he podido dejar de mirar blogs. Al fin y al cabo, a pesar de que me iba de vacaciones bloggeras, no he podido desengancharme del todo. Tengo muy arraigada ya la costumbre de entrar en internet, abrir el blog y ver quien ha escrito algo, leer, dejar comentarios... así que de tanto en tanto, iba entrando y leyendo.

De lo que no me he escapado, es de continuar con el estudio pero también me he cogido algunos días libres para descansar, leer, ir de visitas, quedar con los amigos... vamos, hacer lo que me gusta.

También he pensado bastante en cómo continuar con el blog. Alguna vez me he planteado dejarlo, sin cerrarlo (se perderían todas las reseñas y lo que he escrito durante tres años) pero ahora estoy segura de que no lo haré a no ser que no pudiera continuar con él en algún momento. Lo que si sé es que dentro de poco, os encontraréis con algunas sorpresas por aquí. No sólo físicas... me gustaría ampliar contenidos. En principio, este septiembre seguiré redactando las crónicas londinenses que dejé pendientes el mes de mayo así que haremos un viajecillo virtual aprovechando que he pasado todo el verano en Barcelona. Y me gustaría tener más feedback con tod@s así que contestaré todos los comentarios que dejáis aquí, sí, los leo todos pero siempre me he quedado con ganas de poder contestarlos todos. Me lo he propuesto de verdad :)

En unos días espero ponerme al día con los blogs, leyendo con calma y tranquilidad y volver a dejar comentarios. Espero veros a tod@s pronto por aquí...