martes, 18 de octubre de 2011

Las Brontë se van a Sitges (Festival de Cine Fantástico de Sitges 2011)



No lo he podido evitar... Este título tan malo empieza una entrada sobre las películas que he visto en el Festival de Sitges. Había pensado en hacer dos entradas pero intentaré condensar las cuatro películas y dos cortos que he visto en una.


El día 8 fue mi estreno en Sitges. No había ido nunca, a pesar de vivir bastante cerca de la ciudad y de gustarme el cine fantástico, el cine japonés... creo que siempre ganaba que no me gusta nada el cine de terror. Siempre tenían preferencia otras actividades, pero este año, al enterarme de que Jane Eyre se estrenaría en el Festival no me quedo otro remedio que acercarme. Y de paso, al revisar un poco el programa del festival, me di cuenta de que había otras propuestas interesantes que no implican pasar miedo obligatoriamente así que cogí entradas para las sesiones que me interesaban y aún así me he quedado sin ver algunas, como The Yellow Sea o The Day He Arrives o Drive.

En las colas, a las que me incorporé bastante pronto, ya vi que seríamos una mayoría de mujeres para ver la película. Me dio la sensación de que algunos hombres iban allí de acompañantes, más que mostrar verdadero entusiasmo por la película. Y alguna que otra ya sabía que vería la película otra vez cuando se estrenara en diciembre (que espero que sea la fecha oficial definitiva). Y voy a comentar la película que me enrollo como una persiana pero tened precaución que me gustaría contar bastantes detalles.

Jane Eyre se estrenó en Sitges porque tiene bastantes componentes de fantasía y algo de terror gótico, aquel clásico que se puede encontrar en Otra vuelta de tuerca de Henry James o incluso, en Los Otros de Amenábar. Fukunaga, el director, decidió introducirlos, a la vez que respetaba mucho el texto original y no solo por la edad de los actores, muy similar a la que tienen los personajes. Jane Eyre cumple diecinueve años en Thornfield Hall y Mia Wasikowska tiene 21 años. Michael Fassbender, 34, pero no recuerdo la edad de Rochester en el libro. Supongo que las expertas Brontë podrán recordarlo mejor que yo. Judi Dench, como siempre, maravillosa. Y mención especial la merece Jamie Bell, que interpreta a un St. John tan desagradable que nos hace odiarlo. Fassbender ya es, junto a Toby Stephens, mi Rochester favorito.




SPOILERS

Escenas como el inicio de la película, con la niña Jane encerrada en la habitación roja, o aquella en la que Jane debe cuidar a un herido Mason con el que se le prohíbe hablar, dan buena muestra de este terror que decía. Y aquella en la que aparece un enorme caballo también, pero lo cierto es que yo estaba deseando que apareciera (el hombre que monta en él, no solo el caballo). Por cierto, que esta ocasionó varios sustos en la sala.


Lo único que destacaría negativamente es el uso de flashbacks. Parece que han llegado para quedarse pero no a cualquier película le quedan bien. A mitad de película, estaba preocupada por cómo ensamblarían el flashback de Thornield con el resto de la historia. Y, otro detalle: la infancia de Jane queda algo coja, no con los Reed, sino su experiencia en Lowood y su amistad con Helen.

FIN DE LOS SPOILERS

Y ya de paso, para introducirme de nuevo en las Brontë del todo, empecé La inquilina de Wildfell Hall que me acompañó en todas las sesiones del festival. Aquí lo tenéis reposando en la playa después de tanto cine. (La foto la hice el día que anunciaban a los ganadores).


Al día siguiente, domingo 9, volví a bajar para dejarme seducir por los cuentos. Esta vez asistí a la presentación de la nueva película de Michel Ocelot, conocido por ser el director de Kirikú y la bruja. Ocelot se encontraba en la sala e hizo una presentación muy breve de la película (por lo visto, comentó posteriormente que estaba preparada para ser una serie de TV y posteriormente se estrenó en cine, de modo que hay más cuentos).

La vimos en 3D (en la sala, debía haber neófitos en el tema pues aplaudieron con los anuncios, que también lo eran) y lo cierto es que aunque esperaba algo más, me gustó mucho. Disfruté mucho con las historias, en particular la primera, la del príncipe que se convertía en lobo; la ambientada en el Caribe y sobretodo, con la historia del chico que jamás decía mentiras, que me llevo a las lágrimas. Me dejo con ganas de descubrir parte de su filmografía y por supuesto, de más animación francesa.





El día 13 volví a ir, esta vez acompañada de una friki del ciencia ficción (mi madre) nos acercamos al cine Prado para asistir a una doble sesión, un corto titulado Coup de Grâce y la película The Tempest, de Julie Taymor, protagonizada por Helen Mirren, Felicity Jones y Ben Whishaw, que ya comenté que era una de mis películas más esperadas del año.

A pesar de la horrible sonorización / insonorización del cine, nos gustó bastante The Tempest, quizá a ella más que a mi. Los actores estaban bien pero me costó en parte apreciar los cambios que implica la historia si transformamos a Próspero en una mujer. Helen Mirren está impresionante pero no acabo de llegarme del todo. Pero la película se escuchaba muy alta, incluso desde fuera podías oírla toda como si fuera la radio, pero a la vez, desde dentro, escuchabas a los niños del colegio que estaba al otro lado de la calle. Era un cine fantástico, fantástico de verdad, nunca había escuchado fenómenos tan raros. Y Ben Whishaw está maravilloso, como siempre. Así que no voy a subir el trailer, que ya colgué en la entrada anterior sobre la película, sino que os voy a dejar a Whishaw cantando. Si continuáis mirando el video, hay varios spoilers de la película, como siempre, con precaución.





En cambio, nos resultó muy pesada Coup de Grâce, donde no hay diálogo, es simplemente una lucha cuerpo a cuerpo de dos hombres en una mansión medio abandonada, combinando danza y música. Si no nos hubiera esperado otra película después, creo que nos hubiésemos marchado. Hoy me he enterado de que Coup de Grace ha ganado el premio al mejor corto en la sección de Noves Visions (es por cosas como éstas que no me dedico a la crítica). La danza, siempre lo he sabido, no es lo mío.

Y finalmente, el sábado 15 vi mi último film de esta edición, The Artist, una rareza de esas que si no ves en un festival de estas características no lo verás ya que es prácticamente imposible encontrarlo en la cartelera habitual. Hay actores bastante conocidos entre los secundarios, como John Goodman o James Cromwell y explica una historia relacionada con el cine, con la llegada del cine sonoro y el olvido de los actores que fueron estrellas durante el cine mudo y que quedaron arrinconados en cuanto tuvieron que hablar. Pero... es una película muda y en blanco y negro. En una cartelera como la nuestra, en la que parece que cuanto más espectacular y más acción o terror tenga un film, más público tendrá, una película sin sonido queda en la noche de los tiempos. Tenía muchas ganas de verla y sabía que era la última oportunidad (también me he equivocado en esto; parece ser que se estrenará el 16 de diciembre).




Me ha parecido entretenidísima y he disfrutado de un rato muy agradable recordando mis días de infancia y de pequeña cinefila cuando me quedaba por la noche viendo musicales clásicos. Y el resto del público estaba tan encantado como yo, los aplausos y vítores al acabar la película (y no solo la película, a un minuto del final) lo demuestran. Bueno, todos menos las dos mujeres que tenía al lado que roncaban de tanto en tanto, nadie les debía haber avisado de que iban a ver una película muda.

Jean Dujardin está fabuloso como el actor que pierde su fama por negarse a hacer películas sonoras. Me recordaba, la comparación es muy obvia físicamente, a Gene Kelly, no solo en Cantando bajo la lluvia. Siempre he sido una gran fan de Kelly y cualquiera que se ponga a bailar en una película me recordará a él. El personaje de James Cromwell, el chófer y ayudante fiel del protagonista, se llama Clifton y lo interpreté como un homenaje a un actor de los años 30 y 40, Clifton Webb, que pasó a la historia del cine por un personaje de criado fiel aunque un poco cascarrabias, el señor Belvedere.

Y de paso, entre película y película, a pesar de que no coincidieran en el mismo día, hice un poco de turismo por Sitges. Ya hacía unos cuantos meses que no pisaba sus calles así que me dediqué a ir a la playa y a ver casas de indianos. Hacer fotos y pasear por la playa, aprovechando los últimos días de sol que hemos tenido.




P.D. Mañana me dedicaré a responder los comentarios sobre mis hábitos de lectura. Llevo un retraso enorme.

10 comentarios:

  1. ¡Qué maravilla ese trailer de The Artist! Te agradezco de veras el descubrimiento. Si es verdad que la estrenan en diciembre (cruzo los dedos), me apresuraré a ir a verla, no sea que la quiten al instante. En cuanto a animación francesa, me gustó mucho El ilusionista, que vi la semana pasada. Creo que fue en tu blog donde vi también un trailer.
    Y anota asimismo La tempestad, cualquier cosa con Helen Mirren dentro merece la pena verse. Incluso La deuda, que me pareció floja, la disfruté por esta acrtiz.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu entrada, hoy tengo un día malísimo y me has hecho olvidar por un ratito.
    Gracias y besos
    Antonia

    ResponderEliminar
  3. No coincidimos en ninguna!! xDDDD

    Por cierto, The Wellow Sea tuvo LLENAZO en la sala. Creo que fue en el Retiro, nos tocó arriba del todo, que se veía genial, pero hacía un calor que te mueres.
    Te la recomiendo porque yo me lo pasé pipa!!

    La que pusieron fatal fatal fue la de Jane Eyre... yo me quedé sin verla.

    Besotess

    ResponderEliminar
  4. Qué envidia me das con todas esas incursiones en el Festival de Sitges!! Yo nunca puedo ir... :_( Y este año me duele especialmente, con las ganas que tengo de ver Jane Eyre de una vez...!!!

    ResponderEliminar
  5. Con este comentario(sino está duplicado) dejo de ser lector silencioso. Sigo desde hace tiempo tu Blog, que me gusta mucho, pero hasta ahora no me había animado a comentar.
    Me das mucho envidia por haber visto ya Jane Eyre el resto de películas que también parecen estar muy bien. No conozco Sitges ya que me queda un poco lejos.
    Espero tu comentario de La Inquilina que a mi me encantó. Hay miniserie con Toby Stephens de protagonista. Saludos Pilar

    ResponderEliminar
  6. Me sumo a la envidia generalizada por haber podido ver Jane Eyre, pero admito que mi mala gestión del tiempo hizo que de las diez películas que quería ir a ver al final sólo fuera a una. ¡Qué rápido se agotaron las entradas este año!

    ResponderEliminar
  7. Vi Jane Eyre y Eva...... y las dos me gustaron bastante.

    La verdad es que yo también estoy cerca y como no me gusta el cine de terror no suelo ir... pero hay mucho que no lo es.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Me dejas babeando...¡Yo las verái todas! Jane y ese fassbie insuperable (aunque Orson no esté nadita mal), the artist, las pequeñas joyas del creador de Kirikú...¿Se pueden pedir todas para reyes? Me alegro que lo hayas pasao bien, aunque en el festival eché de menos unos cuantos "mordiscos" más , je, je...

    ResponderEliminar
  9. Ey!! sabes, el jueves en el Jardín es el microrrelato y a que no sabes de qué va mi invento??' Sí, de Sitges, qué casualidad, pero lo mío es con la imaginación y lo tuyo... chica, lo tuyo es reality show!! fantástico, me alegro que estés allí y que lo vivas!! Bss,,,

    ResponderEliminar
  10. Como a tí, me gustó mucho la ambientación oscura de Jane Eyre pero cuando la vi en mi ordenador me faltó un poco de química entre Fassbender y Mia. Quizá vista en la gran pantalla sea diferente.
    Has aprovechado al máximo este año el Festival! Muy completita tu selección.
    De las que viste me encantaria ir a ver "The artist". A ver si tengo suerte y la traen por aquí...
    Besos.

    ResponderEliminar