lunes, 23 de mayo de 2011

Londres (I). Paseos y bodas upper-class




Aquí empiezo con la esperadísima crónica del viaje a Londres. Ya os adelanto que no ha sido un viaje muy convencional: sí que hemos ido a algunos lugares muy turísticos, como la Abadía de Westminster o Camden Market pero hay zonas que hemos esquivado sin pensarlo: nada de Trafalgar Square. El Museo Británico lo teníamos casi al lado del hotel así que lo hemos visto varias veces pero no hemos entrado por falta de tiempo. Y sí, como siempre, hemos paseado por Russell Square, que ya es un imprescindible. Sentaos bien comod@s y prepararos para el viaje sin las incomodidades del avión, ¡qué suerte!

El viaje en sí fue bastante tranquilo pero me gustaría hacer una sugerencia a los señores de Easyjet, para mejorar futuros viajes: si Easyjet opera en la terminal 2 del aeropuerto y ésta se divide en tres terminales pequeñas A, B y C, ¿por qué si una de ellas es casi exclusivamente suya no te dicen cuando compras el billete desde cual saldrá? Pasamos un rato bien largo recorriendo terminales hasta llegar a la C, la nuestra y cometimos el error de coger el primer autobús que te lleva al avión. Estuvimos metidas en el avión una hora de más, que aproveché para sumirme en una especie de sopor que no llegaba a cabezadita y para escuchar una terrible profecía
(vamos, la interpretamos así al día siguiente): delante nuestro había dos mujeres de la edad de mi madre que hablaban sobre el viaje que hizo una de ellas a Nueva Zelanda y como ésta tuvo que quedarse todo un día en el hotel porque le subió la fiebre, justo el día en que hicieron la excursión más bonita. Creo que escuchar esto emocionó al resfriado que ya llevaba conmigo... Pero he de decir que cuando vimos imágenes como éstas por la ventanilla nos olvidamos de todo.


Y al aterrizar en Gatwick (por cierto, éste es el único aeropuerto que me quedaba por pisar de Londres, ahora ya puedo decir que he estado en todos) y recoger las maletas, de cabeza a Marks & Spencer, que va camino de convertirse en un clásico de los viajes a Londres. Si alguien no ha probado nada de M & S, tarda, es un imprescindible a la hora de comer: tienen de todo e incluso te quedas con ganas de más, sobre todo por sus platos preparados que nosotras no podíamos comprar por falta de microondas donde calentarlos. Sushi, pasta, pasteles, mmm. Nos llenamos los bolsillos con, además de bocadillos para comer, pastelitos.



Y sin perder más tiempo, directas al tren que después de una hora nos dejó en pleno centro de Londres, bueno, en el barrio donde casi siempre me he alojado, Bloomsbury. Y de allí, arrastrando las maletas tranquilamente, nos dedicamos a mirar escaparates y a vivir un poquito la vida del barrio. Aquel día hacía mucho sol así que los londinenses habían salido todos a tomar el sol en los parques y en las terrazas. Por mi parte, no pude esquivar las librerías desde el primer momento. Aquí tenéis la librería de Leigh St, la mismísima de Black Books.



Nuestro primer destino después de llegar estaba acordado y planeado desde que organizamos el viaje pero aprovechamos para llegar hasta allí haciendo la típica ruta turística, bajando en la estación de Waterloo con parada en la enorme placa que hay en la entrada de la estación con los nombres de todos los trabajadores que murieron durante la Segunda Guerra Mundial. Se nota que nos encontrabamos cerca del día 8, Día de la Victoria, el espíritu de guerra nos poseía...

En fin, la primera vez que fuimos al Parlamento, subimos por las escaleras de la salida que hay justo debajo del Big Ben así que venga a mirar y no veíamos nada :P pero esta vez lo hicimos bien. Nuestro destino era la Abadía de Westminster, una semanita después de la famosa boda real. Y como no, nos encontramos con una cola larguísima, que no se nos hizo nada pesada porque avanzaba muy deprisa, así que nos dedicamos a la contemplación de la iglesía de St. Margaret, la iglesia de los parlamentarios y donde Henry VIII contrajo matrimonio con Catalina de Aragón y donde (avanzando la ruta del día siguiente) Samuel Pepys se casó con Elizabeth. A ver si algún día la encuentro abierta... Hace ya tres años hicimos toda una sesión de fotos dedicadas a St. Margaret porque la Abadía no estaba abierta, esta vez nos hemos controlado... bueno, un poquito más.

Por hoy me quedo aquí, a las puertas de la Abadía de Westminster. Prefiero dividir el día en dos entregas y explicarlo mejor o sin que sea tan largo que pueda resultar pesado. Nos vemos en la Abadía de Westminster, cerca del río y al lado del Big Ben.

16 comentarios:

  1. Hmmm... estupenda narración de una parte del viaje.

    Me apunto lo de M&S porque cuando fui a Londres comí bastante regular por no decir mal.

    Estupendo paseo por Bloomsbury y con ganas de ver, de nuevo, la Abadía de Westminster.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Este es mi viaje pendiente, el año pasado estaba ya decidida y el volcan me lo fastidió así que ahora no sé cuando me animaré..

    ResponderEliminar
  3. Me hablas de M&S y yo sin cenar... Espero con ganas la segunda etapa!!
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Como es imposible que vaya por ahora, he visitado un rato Londres con vos.
    Saluditos!

    ResponderEliminar
  5. q suerte! gracias por compartir el viaje. ja ja a mi también me encanta M&S cuando he ido lo he saqueado. Hace unos años había también tienda en España, no sé por qué la cerraron, yo compraba un montón de cosas allí. Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias por esta crónica de tu viaje. No conozco Londres así que esta visita guiada me viene fenomenal. Y así voy tomando nota por si algún día surge la oportunidad de ir.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Esta crónica me va a encantar :)) La abadía a mí me gustó muchísimo, estuve bastante tiempo viéndola. Y M&S me encanta, jeje

    bsos!

    ResponderEliminar
  8. mmmmmmmmmmmmmmmesos pastelitos de Marks&Spencer!!! Y lo estás contando todo de manera que me perece que etoy allí!
    Espero la continuación...
    Bss carmen

    ResponderEliminar
  9. Yo también echo de menos los M&S que había en España. Incomprensible por qué los cerraron. Deberíamos hacer un grupo de presión para conseguir que los pongan de nuevo:)

    ResponderEliminar
  10. Interesante tu crónica. La próxima vez que vaya a Londres tengo que pasar por un M&S, cuando fuimos llegué a pensarlo pero nuestro tiempo estaba ya organizado.
    Me quedo con ganas de saber qué pasa después del Big Ben y la famosa abadía.
    Por cierto, tu postal no me ha llegado. No te preocupes, la última vez que estuve en Londres le mandé una a mi novio y tardó más de un mes en llegar.
    Petonets.

    ResponderEliminar
  11. Que bueno... La librería de Black Books.... La buscare cuando vaya. Espero que sea pronto. No se si España debe ser el único lugar del mundo donde cerraron los M&S.
    Magnífico viaje, envidiable. De hecho lo enividio, mira.

    ResponderEliminar
  12. Little Emily...sin duda...he viajado contigo esta mañana, a través de tus palabras. Qué bien lo cuentas!!
    Me he reído con cómo cuentas lo de tu resfriado (parece que saltó de alegría en el avión).
    Entré en la Abadía de Westminster hace siglos...y me sorprendió gratamente. No he vuelto a entrar. Qué bonita foto la de Black Books!!
    Sin duda...espero más y más...Especialmente perderme por las calles de Bloomsbury y tu excursión a Bath...
    Veo que el buen tiempo os acompañó.
    Un abrazo muy grande!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Gran crónica!

    Gatwick fue el primer suelo británico que pisé, pero luego sólo me he dedicado a Heathrow.

    Me corroe la envidia por todo, claro, pero lo de Marks & Spencer ha sido duro, muy duro ;)

    ResponderEliminar
  14. Laura: Me alegro que te haya gustado. De Bloomsbury habrá más aún. Y en M&S se come muy bien, ya verás.
    Besos

    Tatty: ¡Qué pena! Cuando fui el año pasado también estuvimos a punto de quedarnos en tierra por el volcán. Anímate, que esto engancha :)

    Carmen: Más arriba está la segunda etapa. Espero que tengas tiempo para leerla antes del examen... o después! Besitos

    Luciana: Verás que cuando consigas ir, serás toda una experta ;)

    Carol: Cuando M&S tenía tienda en Barcelona, era demasiado pequeña para apreciarlo. Ahora la echo de menos, lo que la aprovecharía :(

    ResponderEliminar
  15. Margari: Como es la cuarta vez que voy, digamos que los lugares más turísticos me los salto. Voy buscando rincones más tranquilos e interesantes. ¡Espero que te gusten!
    Un beso.

    Rosalía: La Abadía me encantó! Ya tengo colgada la siguiente entrada y ahí está toda la visita :)

    Carmen: Ahí arriba está la continuación, a ver que te parece. Un beso.

    Elena: Parece que M&S ya nos ha escuchado: http://www.elmundo.es/mundodinero/2010/11/01/economia/1288617043.html
    ¡Ojalá vuelvan!

    Patricia: La próxima vez iremos a buscar la cena a M&S que tienen cosas muy ricas, ya verás. Y por las postales ya no me preocupo, cuándo lleguen, llegarán.
    Bikiños

    Oscar: Mira lo que le escrito a Elena más arriba. Ojalá vuelvan a abrir...
    La librería de Black Books es como la de la serie, llena de libros de segunda mano. Te encantará.

    Maria: ¡Buenas noticias! El resfriado ya se ha ido ;P
    Tienes que volver a la Abadía pronto, con todo tu bagaje inglés bajo el brazo, si ya lo disfrutaste entonces...

    ResponderEliminar
  16. Cristina: De todos los aeropuertos el único que no me convence es Stansted: seguramente, porque todas las experiencias que he tenido ahí han sido más agobiantes. Gatwick está bastante bien pero quizá me quedo con Luton y Heathrow...

    Ya conocía tu afición a M&S :)

    ResponderEliminar