jueves, 25 de noviembre de 2010

Brooklyn, Colm Toíbín



Cada vez que cojo un tren o un avión, que voy a una ciudad lejana, tengo la regla no escrita de empezar un libro. Da igual que no haya acabado el anterior, tengo que llevar un libro que sea capaz de disfrutar durante el viaje. Así que para el viaje en AVE a Madrid, llevé conmigo una novela donde la protagonista realiza un viaje en barco que cambiará su vida para siempre. Brooklyn, de Colm Toíbin.

La primera vez que oí hablar de Brooklyn fue, como no, en el blog de Cristina. Me gustó lo que explicaba pero decidí esperarme a leerlo una vez estuviera traducido y aproveché que apareció también la traducción al catalán, espléndida, de Ferran Ràfols para adentrarme en la vida de Eilis Lacey, una chica irlandesa que ha vivido toda su vida en un pequeño pueblo, es enviada a trabajar a Brooklyn. Sin tener prácticamente ninguna experiencia de la vida, llega a una ciudad desconocida que implica un cambio increíble en ella: pasar de vivir en un pueblecito donde todo el mundo te conoce a tí y a tu familia y donde no tiene ningún futuro a vivir en un barrio enorme de una de las ciudades más grandes del mundo. Gracias a la ayuda del padre Flood, un amigo de su hermana Rose, quien le encuentra un trabajo en la sección de moda de unos grandes almacenes y le busca un lugar donde vivir. Conocemos Brooklyn y el mundo que la rodea únicamente a través de sus ojos, de modo que somos capaces de visualizar el modo de pensar de la época.

Y ahora quiero comentar un poco mi experiencia personal con la historia de Eilis, que a veces en mis reseñas queda un poco olvidada: sobretodo en la tercera parte, donde se ve obligada a regresar a Irlanda por circunstancias de las que no voy a decir nada, no fui capaz de comprenderla. ¿Por qué se comporta de esa manera? Después de acabar la lectura, durante unos días fui incapaz de continuar con ninguna otra, el tema continuaba dando vueltas en mi cabeza. Finalmente, llegué una conclusión. Si alguien más se anima a leerla o ya la ha leído y le apetece, podríamos debatir el tema.

Un detalle que me ha hecho mucha gracia sobre el autor: Toíbín vivió muchos años en Barcelona y tiene una casa en el Pirineo catalán, también habla catalán sin demasiado esfuerzo. Lo demostró en L´hora del lector, un programa semanal de TV3 donde fue a presentar su libro. Aquí tenéis el enlace (no me deja colgar el video directamente).

14 comentarios:

  1. Lo vi en La hora del lector precisamente y lo apunté enseguida. Si además me dices que está bien...dame algo de tiempo y empezamos ese debate.
    Ja,ja...me encanta: la palabra de verificación es "bingo".

    ResponderEliminar
  2. Q gracia, a mí me pasa igual, no sé por qué pero cuando me voy de viaje me tengo que llevar siempre un libro nuevo aunque tenga otro a medias. Mmm me ha dado curiosidad lo del debate.

    ResponderEliminar
  3. Lástima que no tengo tiempo para leerlo, pues me gusta lo del debate! No importa, si haces el debate, lo seguiré con gusto!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Esta novela y yo estamos condenados a encontrarnos... En un viaje reciente a Irlanda, buscando algo de un autor irlandés (tengo la misma manía que tu) para el avión y el hotel, estuve tentadísmo de comprarlo, porque había leído poco antes una magnífica crítica acerca de Toibin en el blog de "The Guardian", pero finalmente caí en lo típico y me llevé "Dubliners" de Joyce. Poco después camino de Nueva York , estuve de nuevo dándole vueltas (podéis creerme que le doy muchas vueltas a eso de ¿que me llevo? (que sea bueno, no excesivamente denso para el avión, que no pese mucho, para que pueda tener más peso que ocupar a la vuelta con los comprados...) y claro, de nuevo, el tema de Brooklyn estuvo ahí. Finalmente otra vez me fui al tópico y repetí por tercera vez "The New York Trilogy". Pero es que estoy seguro de que me tiene que encantar, así que me la voy a comprar, venga y discutimos ese "extraño comportamiento"

    ResponderEliminar
  5. Como comentario extraliterario, tras ver el vídeo (que por cierto, aunque no entiendo catalán, si que parece hablarlo con soltura), vaya pedazo de papada que tiene Toibin. Parece de mentira.

    Lo siento, no me pude contener.
    Saludos.
    ;-)

    ResponderEliminar
  6. Me encantaría debatirlo, pero ese tipo de libro es difícil de conseguir en mi ciudad (hay pocas librerías y traen lo más "comercial").

    Yo también llevo libros conmigo en lo viajes, en especial porque las distancias en mi país son extensas y aburre ir en el colectivo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Yo también llevo siempre un libro en los viajes que tengan relación con el lugar donde voy, aunque no siempre. E incluso a veces llevo libros para mis amigas ;)

    Justo ayer empecé Norte y Sur de Elizabeth Gaskell y el comienzo es parecido.

    Me apunto el libro en la wishlist porque me encantan esos libros que te dejan un poso durante días o incluso semanas. También vi el programa y aluciné cómo hablaba catalán. Es curioso como los irlandeses y escoceses valoran nuestro pequeño país y su lengua. Supongo que se sienten identificados...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Me animo a leerlo, pero no va a poder ser hasta Navidad (no queda mucho). Ya tengo mis lecturas organizadas hasta entonces.
    Si no te importa esperar... dejamos el debate para entonces, sí?
    Un beso,

    ResponderEliminar
  9. Muy intereante, esos temas siempre me resultan atractivos (las llmadas "novelas de iniciación"). Lo tendré en cuenta y es cierto que la perspectiva del debate hace dar mas ganas!!!

    ResponderEliminar
  10. El debate fue la palabra mágica en tu entrada, a todos les atrae. Cuando leemos un libro interesante siempre tenemos muchas ganas de hablar sobre él, de compartirlo, por eso debe ser que gustó lo del debate. Es algo a tener en cuenta, la pena es el tiempo que tengamos y el ponernos deacuerdo.
    Cuuando me haga con una libreta me pasaré por aquí para anotar muchos de los títulos que recomiendas.
    Petonets.

    ResponderEliminar
  11. Qué pena que ahora ya lo tenga poco reciente porque me habría encantado debatir sobre el final. Recuerdo claramente, eso sí, las ganas que me daban de coger a la chica por los hombros y sacudirla.

    Gracias por el enlace al vídeo: me ha parecido curiosísimo ver al señor Tóibín hablando en catalán.

    Y ya para terminar digo que me ha hecho gracia eso de que para los viajes necesitas estrenar lectura: yo soy al revés que tú: necesito llevar una lectura "testada" durante un día o dos antes.

    ResponderEliminar
  12. **** Compte!! Spoilers within!! ****

    Doncs no sé si diu gaire a favor meu, però jo entenc força bé l'Eilis. Simplement, gaudeix del moment, de la vida que se li obre impensadament al davant (ara és glamurosa, rep les atencions d'un noi ric i agradable, tothom la mira amb admiració...) i aprofita la distància per deixar-ho tot per l'endemà (demà li contesto la carta, demà no aniré a la platja amb en Jim, de moment no he fet res dolent, demà poso ordre a la meva vida). Veu venir el desastre, però s'enganya i mira de guanyar temps (uns dies més en aquest paradís innocent, sisplau...). Si no hi hagués hagut la distància no ho hauria fet, però tan lluny... Hi ha un munt de gent així, passa cada dia.


    I no s'ha d'oblidar que no es casa gaire convençuda.

    I gràcies pel que dius de la traducció!!

    Ferran

    ResponderEliminar
  13. Ups, m'acabo d'adonar que he fet un comentari en català en un blog en castellà! Espero que no hi hagi cap problema...

    ResponderEliminar
  14. Un año después he acabado el libro y me he quedado con la misma sensación que tú. A ver si podemos comentarlo un día juntas...
    Ferran, a mí també m'ha agradat moltíssim la teva traducció però sento no estar d'acord amb tú amb el final.
    Un beso.

    ResponderEliminar