lunes, 18 de octubre de 2010

Una gran semana

Llevo casi un par de semanas sin escribir y practicámente sin comentar en ningún blog. Circunstancias excepcionales. He pasado el puente del Pilar de aquí para allí: de Barcelona a Madrid, de Madrid a Alcalá de Henares, de Alcalá a Barcelona, de aquí a Girona... No he tenido ni un minuto para poder sentarme con calma delante del ordenador y escribir algunas entradas decentes ni tampoco para disfrutar leyendo. Ahora voy a intentar ponerme al día en poco tiempo y empezaré por algunas entradas pendientes que tenía, como ésta o la reseña de los libros de Enric González que leí antes de empezar con los viajes.

Hace dos semanas, he tenido dos días geniales que tengo que contaros. El martes 28 pasé el día con Guacimara para ver la exposición de Caixaforum sobre la fotografía de Jacques Henri Lartigue. Nos quedamos impresionadas con su arte: su padre le regaló su primera cámara a los nueve años y a partir de ahí hasta su muerte, a los 92, se dedicó casi exclusivamente a fotografiar el mundo que le rodeaba. Además, ya de bien jovencito aprendió trucos de cámara y hacía sus pequeños experimentos, como fotografiar una hilera de coches de juguete desde el punto de vista de un niño.


Por otro lado, de adulto se dedicó principalmente a retratar escenas de su vida y de su tiempo libre: viajes, mujeres, deportes. Y sobretodo a experimentar.
Disfrutamos mucho leyendo sus diarios: los empezó también de muy joven y solía escribir todo lo que le sucedía, dividido en horas del día y con el tiempo que hacía en cada momento. Una joya para los historiadores del clima.
Es una pena que nos esperaramos hasta la última semana para verla, no sé si ya ha estado en Madrid o si irá para allí. Si se acerca hasta la ciudad donde vivís, no dudéis en acercaros.

Y el sábado 2 fue otro día fabuloso, con la visita de una buena amiga a Barcelona. Y no sólo ella, fue una reunión de amigas, todas ellas conocidas gracias a los blogs. Pasamos el día entre cupcakes, paseos y tés, descubrimos un par de lugares muy majos para futuros encuentros. Uno de ellos, la tetería Caj Chai, en lo que fue el Call (barrio judío) de la ciudad. Acabé tomando un Chai con cacao natural, que no hacía más que acentúar el sabor del té, y un pastelito japonés de fresa y nata. Buenísimo. Un detalle original de la tetería es que te preparas tú mismo el té: te traen los termos a la mesa y el camarero te explica las instrucciones para prepararlo in situ.


Ojalá se repitan pronto semanas como ésta.

9 comentarios:

  1. Suena estupendo todo lo que cuentas. A mí también me gustó mucho esa exposición, sobre la que leí en el blog de Cristina.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, unas semanas de lo más completas, así no hay quien eche de menos el mundo virtual! Me apunto la exposición, a ver si hay suerte y viene por Madrid porque me ha interesado mucho. La tetería la apunto también para cuando vaya a Barcelona, q original lo de servirte tu propio té! Bsos

    ResponderEliminar
  3. ¡Menudo ajetreo!

    De la exposición de Lartigue sale uno encantado de la vida :)

    No conocía esa tetería así que me la apunto.

    ResponderEliminar
  4. Que lindos paseos que has hecho... muy interesante todo lo que comentas...me encanta leerte!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Laura! Echo de menos vuestros blogs y estoy pasando a saludaros.
    Pero qué días más moviditos, esperaré a que nos cuentes tus días por Madrid.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Con semanas así se entiende perfectamente la ausencia.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Chicas, en un par de días me pongo a escribir la crónica del viaje. Ahora mismo le toca a una entrada de libros ;)

    ¡Patricia! Te he echado mucho de menos por aquí, ¿va todo bien?

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Jeje, al final escribiste las crónicas pendientes ;-) Me alegro de que te gustara la tetería.
    Un abrazo,
    Noemí.

    ResponderEliminar
  9. Et juro que et vaig escriure un comentari en aquesta entrada la setmana passada! No sé que em passa però amb el teu blog i el de Luciana sovint escric comentaris que després no apareixen... La propera vegada me n'hauré d'assegurar bé.

    ResponderEliminar