domingo, 12 de septiembre de 2010

Diada de una catalana a la polonesa

Ayer día 11 de septiembre, además de los nueve años de la caída de las bombas en el World Trade Center de Nueva York, también es la Diada Nacional de Cataluña, la celebración del 11 de septiembre de 1714, la rendición de la ciudad de Barcelona a las tropas de Felipe V. No estoy muy de acuerdo con el tema de la celebración pero eso es algo en lo que no voy a entrar en discusión. Lo que sí haré es colgar un video con Els Segadors, el himno nacional de Cataluña, con muchas fotos:



Pero este año he pasado una diada d´allò més polonesa (o polaca). Cumpliendo con el propósito de leer más sobre la Segunda Guerra Mundial, he sacado de la biblioteca El pianista, la biografía de Wladyslaw Szpilman sobre su vida en el gueto de Varsovia durante la guerra. La leí hace unos años cuando se estrenó la película pero había olvidado muchos detalles así que ahora la he recuperado. No soy demasiado fan de Roman Polanski (en especial después de la horrorosa versión de Oliver Twist que perpetró) pero siempre me impresiona el hecho de que, de niño viviera en el gueto de Cracovia y consiguiera salir vivo de allí.
Volviendo al libro: es un libro duro como cualquiera que relate acontecimientos similares aunque no es, ni de lejos lo más duro que se puede leer sobre este período. Szpilman lo explica desde su propio punto de vista, te hace emocionarte, pero no escatima detalles dolorosos, eso sí, no se recrea en ellos como lo podrían hacer otros. Encuentro a faltar más detalles de la vida cotidiana del gueto, pero ya tengo algún otro libro que me ayudará a comprender lo que me falta.

Y sin planearlo ni nada, la noche ha continuado en Polonia. Ya hacía tiempo que quería ver Katyn de Andrzej Wadja, sobre la matanza de oficiales polacos a manos del ejército soviético de 1940. Descubrí esta película por casualidad, gracias a una de las crónicas que Joan de Segarra publica cada domingo en La Vanguardia y de las que soy fiel lectora: unos meses antes de estrenarse en España, Segarra comentó que cuando era pequeño iba a cuidarlo de cuando en cuando una chica polaca, Maria, cuyos cabellos se habían quedado blancos de un día para otro. La razón, su padre y sus hermanos habían sido asesinados en Katyn. Igual que el propio padre de Andrzej Wadja, uno de los directores polacos más importantes. No sabía nada del tema y me interesó.

La película narra los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista de Polonia, invadida por los alemanes y los rusos en 1939, en virtud del pacto de amistad que estos habían firmado y que apenas duraría un año y medio más. El comienzo es estremecedor: un grupo de personas que huye de Polonia en dirección al este para escapar de los alemanes acaba viendo como los rusos entran por el este. Quedan atrapados y sin saber a dónde ir. Esa es la sensación que te queda al leer sobre la posición de Polonia en la guerra: atrapados y sin vía de escape en medio de dos superpotencias enemigas, igual que en el siglo XVIII cuando Polonia era una pizza que se repartían Prusia, Austria y Rusia sin ningún tipo de consideración.
A través de varias familias donde el padre o un hermano son víctimas de la matanza de Katyn vemos distintas formas de superar el dolor y enfrentarse a los hechos, por más salvajes que sean, reclamar justicia de la manera que sabían.





La matanza todavía influye en las relaciones entre Polonia y Rusia. De hecho, como aparece en la película, la versión oficial de la Unión Soviética afirma que Alemania cometió los asesinatos mientras que éstos sostenían todo lo contrario. Finalmente en los años 90 se aclaró la autoria de la Unión Soviética aunque continuará siendo un tema controvertido durante muchos años.

9 comentarios:

  1. A contrario tuyo, evito bastante el tema de cualquier guerra.
    He visto algunas películas, pero no he leído nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Interesante plan. Yo no he visto ninguna de las dos películas (y tampoco el libro de El Pianista), me temo.

    Eso sí, creo que la inmersión en la Segunda Guerra Mundial te ha traicionado con es de "la caída de las bombas" en las torres gemelas.

    ResponderEliminar
  3. Sobre la segunda guerra mundial,tengo algo de conocimiento (muy poco) pues vivi en esa época mi adolescencia y al ser suizos, mis padres estaban atentos a todo lo que pasaba... en fin...si se pudieran erradicar las guerras, pero se podrá alguna vez?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que bueno el juego de palabras del título jeje! Un buen plan para la diada.
    El pianista es una película que me gustó aunque como historia, me llamó más la atención "El violí d'Auschwitz". La que no había oído nunca es la peli sobre la matanza de Katyn. Parece interesante aunque muy dura, la paso a mi lista de pelis si consigo encontrarla. Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Me gustó muchísimo la peli de Katyn me impresionó un montón, especialmente porque era una historia que no conocía.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Cristina. Llevo viviendo muchos días entre bombas y tiroteos, no me extraña que se me fuera la cabeza.

    ResponderEliminar
  7. a mi me gustó mucho primo levi!! y bueno... tendré que ver la peli esa de los polacos...

    por cierto durrel es genial!!

    tenemos que vernos en breve

    ResponderEliminar
  8. Przypadkowo trafiłam na tę stronę, nie znając języka. Intuicyjnie, po tytułach i datach, wyczuwam, że masz dużą wiedzę w tej materii. Mało kto wie, że wojnę, która potem zostanie nazwana światową, rozpoczęło dwóch agresorów: Niemcy i Rosja, która dołączyła 17 września 1939 roku jako sojusznik Niemiec.
    Pozdrawiam serdecznie:)

    ResponderEliminar
  9. Luciana: Aunque soy pacifista, suelo leer bastante sobre el tema. Me gusta saber de ellos y las historias personales que se vivieron, aunque a menudo tenga que ver descritas escenas bastante fuertes.

    Cristina: La película de El pianista es muy buena aunque no me guste demasiado Polanski. Reservadla para alguna de las futuras noches.

    Eliane: Ya me gustaría que las guerras se erradicarán pero parece que el conflicto forma parte de la naturaleza humana y es muy difícil de evitar.

    Guacimara: Aunque no lo parezca (sobretodo por la historia del alemán) El pianista es una historia real y en la película su historia está muy condensada. Si puedes leer el libro, te lo recomiendo. Para Katyn, series yonkis como no, pero sólo está en castellano.

    Carol: Hasta hace unos meses no sabía nada de Katyn, me impresionó mucho el saber del tema y la película todavía más.

    Quique: Ya sabes en qué página buscar, no? ;)
    Y ya te dije que Durrell te gustaría.

    Nutta: Dziękuję bardzo za Twój komentarz. Prawda jest taka, że mimo iż jestem historykiem, II wojny światowej to fascynujący temat, który uwielbiam czytać i badania. Pozdrowienia.
    P.D. I nic nie wiedzą o języku polskim więc za pomocą Google tłumacz

    ResponderEliminar