miércoles, 23 de junio de 2010

Sobre la capital del reino

Creo que ya dije por aquí que la semana pasada me iba a la capital del reino, Madrid. El llamarla así viene de cuando estudiaba Historia Moderna de España: alguien la llamó así y me gustó, así que se ha quedado como oficial.

Aproveché para visitar la Feria del Libro de Madrid: después de muchos años de escuchar hablar de ella, por fin he podido acercarme a comprobar si valía la pena. Como parece que es habitual, llovió durante toda la mañana y paseé bajo el paraguas mientras me detenía en la mayoría de las paradas y iba mirando libros al azar. En la parada de Alba Editorial pude degustar un challah buenísimo, el pan judío que se come durante el Sabbath, también se podía tomar vino pero lo dejé escapar. Después de dos vueltas, salí de allí con tres libros:

- La prima Bette, de Honoré de Balzac. Llevaba mucho tiempo buscándola pero Alba no la ha reeditado hasta ahora, en su colección de bolsillo Minus.

- Revelación, la tercera parte del cómic basado en la saga Memorias de Idhun de Laura Gallego García, en este caso en el primer volumen, La Resistencia. Soy una entusiasta de la novela y cada vez que voy a Madrid vuelvo con ganas de releerla. Creo que me pondré a ello pronto.

- La verdadera historia del Hombre Elefante, de Michael Howell y Peter Ford. Desde mayo llevo pensando en el pobre John Merrick y el hecho de que tengan su cadáver en exposición en el Hospital de Londres, algo muy decadente. Cuando encontré el libro, no me lo pensé.



Además comprobé una vez más la facilidad que tengo para perderme en parques o espacios abiertos. Lo del Retiro ya fue cachondeo... la próxima vez llevaré conmigo mapa, brújula y saco de dormir por si las moscas. Pero lo perdono si incluye descubrir rincones como La Rosaleda, a donde pertenece la foto de arriba. Es una pena el fondo, con todas las flores marchitas. Y si el viaje incluye tés, scones, batidos de chocolate... sube todavía más puntos. Echo de menos los scones y a veces supone un descanso no tener que hornearlos una misma desde cero.


Y aproveché para empalmar el fin de semana con una tertulia dedicada a los libros, visitas a la familia y a una ciudad de las afueras, Alcalá de Henares, que tenía muchas ganas de ver y que no me decepcionó. Es una ciudad pequeña pero preciosa. La verdad es que si algún día tuviera que vivir en Madrid y aledaños, no me importaría instalarme en Alcalá. Aquí dejo algunas fotos de rincones de la ciudad y espero poder volver pronto a visitarla... y a los amigos de allí también.

La escultura es una imagen de Catalina de Aragón justo delante del lugar donde nació, el Palacio Arzobispal.

Lo único malo fue que en la vuelta no pude subir conmigo el bote de clotted cream que había comprado en Living in London y ... ¡me lo tiraron a la basura! Además de que me he enganchado a un té que sólo he visto en Madrid y que no encuentro por aquí. En fin, detalles...

9 comentarios:

  1. ¡Qué buena crónica! Me alegra que pudieras conocer por fin la feria del Libro. Y sí, es una clásico: en la Feria del Libro o te mueres de calor o te ahogas en la lluvia, no hay casi nunca un término medio.

    Hmmmm... Living in London :)

    Lo que me ha dado muchísima rabia (ya imagino que a ti mucha más) ha sido lo de la clotted cream. Argh, qué horror. Pero claro, con la nueva normativa no permiten llevar ese tipo de cosas en el equipaje de mano. Cuando volvimos de Londres en abril vimos en Heathrow a una japonesa que estaba horripilada al ver que tenía que dejar en tierra su enorme colección de mermeladas :(

    Y no nos dejes así, ¿cuál es el té al que te refieres?

    ResponderEliminar
  2. Excelente viaje, seguro que le pasaste muy bien.
    Pronto pienso viajar a la capital de este reino :P

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho como describes lo que te sucede, Little Emily...
    Las fotos son preciosas y la de Living in London con el libro, que ya me contarás qué te parece.
    Un abrazo grande!!
    (me encantó pasear contigo antes y mientras te leía)

    ResponderEliminar
  4. Aixxxxxxxxxxxxx...aún me duele la Clotted Cream!!! Pero danos pistas sobre el té, que así estaremos todas pendientes...;D

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante tu viaje a Madrid. La feria del libro tiene que ser una pasada y perderse a veces tiene su punto divertido, siempre y cuando no sea demasiado tiempo, espero que te hayas ubicado pronto.
    No sabes las ganas que le tengo a Living in London.
    ¡Qué horror lo del Clotted Cream, me duele hasta a mí! Una vez tuve que dejar botellas de agua y me fastidió sobre manera, no digamos esto y las mermeladas que dice Cristina...

    Yo también te hago la petición del té, cuéntanos cuál es.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Cristina: Pensaba que era una leyenda urbana lo de la lluvia pero estuve una semana resfriada...
    Si me hubiera pasado como a la japonesa me habría echado a llorar allí mismo.

    Luciana: Pasalo muy bien en tu capital y espero que encuentres todos los libros que buscas. Después nos lo cuentas ;)

    María: El paseo por Alcalá fue precioso y fue genial que me enseñaras los mejores rincones de la ciudad. A ver si puedo repetir pronto ;) Un beso

    Samedí: Como mínimo fueron majos y no me la tiraron sin preguntar si había venido con alguien que se la quedara. Otros ni preguntarían.

    Patricia: Buuf, me perdí tanto que salí por la otra punta del Retiro y tuve que preguntar para saber como salir de allí, no me atreví a meterme en el parque otra vez, aún estaría allí dando vueltas.

    Y chicas, el té que busco es un sencillo té blanco con melocotón pero no lo encuentro en ningún sitio :(

    ResponderEliminar
  8. ¡Ah, por fin me entero del té!

    Aunque ahora ya sé que lo has encontrado, supongo que el que te enganchó sería el de Harney & Sons, ¿no? Yo esa marca, en sus latitas, la he visto aquí en Barcelona en algún sitio pero ahora no recuerdo dónde. En el (único) Vips que cerraron la tenían seguro pero después la he visto... no sé, ¿en la Delishop? Intentaré hacer memoria, aunque espero que el que has comprado ahora esté rico también. Yo no he probado esa combinación de sabores.

    ResponderEliminar
  9. Pues no sé si era Harvey & Sons... lo probé en un bar. Luego lo ví en el Living in London pero no me lo pude llevar...

    La verdad es que con el melocotón me pasa lo que a tí con la vainilla ;)

    ResponderEliminar