viernes, 7 de mayo de 2010

Baja de guerra

Mi primer post después de Londres debía ser alegre: ¡Londres me sigue hechizando como la primera vez! o algo similar. Pero no puedo: ha pasado algo que muy triste.
Veréis:

Llevaba conmigo 8 años o quizá más, siempre lo llevaba a dondequiera que fuera, incluso a todos los viajes que he hecho: ha estado en Italia, en París, en el sur de Francia, en Oxford, tres veces en Londres... Siempre, lloviera, nevara o hiciera sol mientras yo desarrollaba una adicción total hacia su persona. Pero todo principio tiene un final, aunque bien esté lo que bien acaba.



Sí, señores y señoras, mi mp3 está a punto de morir. Lo llevé a Londres y allí ha sufrido algún golpe que lo ha dejado en un estado lamentable, se ha roto la tapa de las pilas y al mínimo roce se altera y cambia de canción. No sé cuánto aguantará pero lo cuidaré lo mejor posible. Por la foto podeís ver que tiene sus años, está lleno de cicatrices. Parece un veterano de Vietnam.

Tantos años conmigo y se merecía un pequeño homenaje.

P.D. Mañana empezaré a colgar fotitos y a explicar detalles del viaje a Londres y de las librerías que visité (incluida Persephone, de la que hay novedades).

7 comentarios:

  1. ¡8 años en estos tiempos en electrónica es una eternidad! Eso sí, sé la pena que dan estas cosas, por absurdas que parezcan.

    Deseando que cuentes cosas de Londres.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, 8 años para algo electrónico, en estos tiempos es mucho! Pero te comprendo como uno se ata a las cosas que nos hacen compañia...
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Hola! Yo tenía uno muy parecido que murió hace ya algo más de un año. Me compré entonces uno nuevo, un mp4, pero no he conseguido acostumbrarme. La batería no le dura nada (con el otro me bastaba llevar una pila de repuesto y duraba días!) y para mí que suena peor el nuevo que el viejo... En fin, cuánto cariño le cogemos a estos aparatejos, jeje.

    saluditos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Lo que hace la tecnología, también conlleva sentimientos!
    Te iba decir que esperaba que se pusiera bien el pobre, pero por lo que dices ya no tiene arreglo.
    Tendrás que descubrir las bondades del mp4 o mp5 y que este mp3 pase a mejor vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Oooh... yo tambien tengo un mp3 curraillo de hace unos 5 o 6 años (o más, no me acuerdo). Te comprendo completamente, tantas horas juntos de buena música...

    ResponderEliminar
  6. Mis más sentidas condolencias!!! Francamente es una gran pérdida porque las canciones nos acompañan al igual que los libros y como ellos nos regalan más de una sonrisa y una lágrima!
    besos

    ResponderEliminar
  7. Lo siento!!! No soy mucho de mp3, pero para quienes os gusta llevar música mientras camináis...entiendo que es una lástima!! Pero...te acompañó a todos esos viajes!!! Y eso no lo puede borrar nadie!!
    Espero que ya estés más repuesta de tan triste pérdida.
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar