miércoles, 24 de febrero de 2010

Conociendo a Barbara Pym

Ayer mismo, después de acabar La canción del cielo, elegí mi nueva lectura "principal". Digamos que tengo siempre una principal, el libro que me acompaña en los viajes en autobús, y otras, como el libro que leo en voz alta porque es una gozada, o aquel que leo antes de dormir.
Me dije, "ya es hora de que dejé de escuchar cosas buenas de Barbara Pym y me haga una opinión por mi misma". Así que empecé a leer Jane y Prudence.

John Bailey, esposo de Iris Murdoch, escribió sobre Barbara en la Elegía a Iris: recuerda que le recomendó a Iris que leyera las novelas de Barbara pero no cree que lo hiciera nunca. John fue un adicto a sus novelas, él mismo lo recuerda así:

"Iris siempre participaba de aquellos momentos de entretenimiento y, durante mi fase de adicción a Pym, le gustaba que le leyese pasajes cómicos, con los que se reía gustosa, quizás contagiada de mi risa, que tanto le agradaba. [...] Pym, al igual que Austen, se presta especialmente bien a la lectura de pasajes cortos. "

Pero no sólo la leía, llegó a conocerla en persona y a descubrir un poco de lo que había debajo de su personalidad de escritora:

"Coincidimos en ella en una ocasión, junto con una joven amiga suya que había sido alumna mía. Ella y su hermana nos cayeron muy bien, teniendo en cuenta las limitaciones de un encuentro tan breve y la habitual timidez inglesa. Era una mujer muy alta y, cuando se publicaron sus diarios póstumos, me hizo gracia encontrar una carta suya a Philip Larkin en la que afirmaba haber tenido la sensación de "descollar sobre Iris (aunque sólo en altura, naturalmente)".

"Barbara Pym era tan modesta como satírica con respecto a sí misma, y en ambas fomas de ser, como se puede leer en sus diarios, completamente distinta de Iris [...] hay un entrañable pasaje en los diarios de Pym en que ésta se imagina [...] que la están mirando unas personas que han oído hablar de ella, una de las cuales dice: "Esa es Barbara Pym, la escritora".

Bailey, John: Elegía a Iris. Madrid, Alianza Literaria, 2000, pgs. 137- 138


Barbara, John y Iris vivieron en Oxford muchos años y se conocieron en ese ambiente académico que aparece al comienzo de Jane y Prudence. Me ha recordado mucho a la reunión de ex-alumnas que aparece al principio de la novela.

No puedo decir nada más: estoy encantada con la lectura.

9 comentarios:

  1. ¡Me ha encantado esta entrada! Te la has trabajado, ¿eh? con la búsqueda de los textos y demás. Te ha quedado muy bien.

    Supongo que lo sabrás pero John Bailey es precisamente quien escribe la introducción del último Pym reeditado por Virago (Glass of Blessings), supongo que contará algo similar a lo que tú pones.

    (Por otra parte, intenté leer a Iris Murdoch sin mucho éxito, quizá no era el momento, pero Under the Net me costó mucho y dije que no más Iris. Quizá en el futuro, lejano auú, vuelva sobre ella para confirmar.)

    Yo estoy deseando volver a Barbara Pym pero odio pillarme en momentos ultrapredecibles y resulta que hace exactamente un año andaba con Jane y Prudence entre manos, y me niego a que se convierta en un ritual con fecha y hora.

    ResponderEliminar
  2. No leí nada de esta autora.
    Vi la película sobre Iris y me pareció muy triste.

    ResponderEliminar
  3. ¿Así que Barbara Pym es comparada con Austen? Me ha picado la curiosidad hacia esta escritora, tampoco he leído nada de ella. Me ha gustado la entrada y los textos.
    En Londres quiero que me recomiendes libros, haré una lista.
    ¡Muchísimas gracias por la obra de teatro! Darte las gracias me parece poco, pero de momento sólo se me ocurre eso ;-) Eres muy trabajadora, quedé encantada.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco conozco a esta autora, pero la comparación con Austen también me ha picado la curiosidad. De momento tengo muchos libros pendientes, pero me gustaria poner alguno en la lista. Cual me recomiendas para empezar con Barbara Pym?

    ResponderEliminar
  5. Comencé Jane y Prudence pero no debía de ser el momento porque no me enganchó...De todos modos tengo ganas de darla una nueva oportunidad.
    El retrato de ambas mujeres me parecía extraordinario y recuerdo vagamente ese aspecto académico que comentas.
    De Iris no leí nada. Creo que también tiene poesías, verdad??
    Buen viaje!!!! Y gracias por una entrada tan linda...he disfrutado leyéndote y acompañada de muy buena música!!

    ResponderEliminar
  6. Ya tengo "Sàvies criatures" en la maleta! Es una saga familiar que salta desde Broadway del 1890, pasando por Hollywood y Londres de la II Guerra Mundial, hasta nuestros días. Tiene muy buena pinta!

    ResponderEliminar
  7. Lo primero, perdonad el retraso en contestar.

    Cristina: Pues no sabía que John Bailey prologaba A Glass of Blessings pero me han entrado más ganas de hacerme con el libro. Quizá lo coja en castellano que sale dentro de unos días...
    De Iris Murdoch te recomendaría Amigos y amantes que es con el que empecé y es bastante bueno. Si quieres volver a probarlo, claro...

    Pablo: No conocía tu blog pero ten por seguro que me pasaré por allí.

    Luciana: El final de la vida de Iris es muy triste pero tuvo una vida muy interesante que es lo que cuenta. Si tienes oportunidad de leer a Pym, intentalo.

    Patricia: De nada, me harás ponerme colorada. Si quieres leer a algo de Barbara Pym, puedes empezar con Jane y Prudence o Los hombres de Willmet, que son los dos que están traducidos al castellano. También se publicaron hace mucho Mujeres excelentes y Murió la dulce paloma, pero son muy difíciles de encontrar hoy en día.

    Guacimara:Pym es muy aguda en la observación de los personajes, recuerda algo a Jane Austen. ¡Y gracias por Sàvies criatures!

    María: ¡Muchas gracias! No hay que rendirse nunca con un libro, como dices, puede que no fuera el momento. Me gusta como están analizadas Jane y Prudence, son completamente diferentes pero son muy amigas. También pasa en la vida real.

    ResponderEliminar
  8. ¡No sabía lo de la nueva traducción! Gracias por decirlo. Y qué bien ver que van descubriendo a Barbara Pym poco a poco.

    ResponderEliminar