viernes, 31 de diciembre de 2010

¡Feliz 2011!

Me ha sido imposible escribir nada estos últimos días, así que, por si durante el día, no me da tiempo a escribir mi resumen del 2010 (lo acabaré colgando aunque sea en 2011) aquí os deseo lo mejor para el año que nos llega.




















¡FELIZ 2011 A TODOS!

viernes, 24 de diciembre de 2010

¡Feliz Navidad!




































Hace un par de días, cuando sortearon el Gordo de Navidad, pensé en lo primero que haría si me tocara. La respuesta fue "¡un viaje a Nueva York!" y me lanzé a buscar fotos e ilustraciones por la red. No, no nos ha tocado pero yo seguiré empeñada en hacer este viaje.
De ahí las ilustraciones, navideñas y neoyorquinas a la vez para desearos a todos:

¡FELIZ NAVIDAD!

jueves, 23 de diciembre de 2010

Lecturas navideñas



Se acerca Navidad y como siempre, tengo preparadas un par de lecturas para estas fechas. Una de ellas es una lectura que llevo postergando desde hace mucho pero ya tengo el libro preparadito. Cranford, de Elizabeth Gaskell. No trata especificamente de ningún tema navideño pero el compañerismo y el buen humor que existe en este pueblecito me enternece. He visto varias veces la maravillosa adaptación que la BBC hizo hace unos años así que conozco la historia. Eso sí, creo que la disfrutaré igual.

La otra lectura que tengo preparada es para la misma tarde de Navidad. Cada año después de comer hago lo mismo: sillón, mantita y una buena lectura, normalmente relacionada con el día en que nos encontramos aunque no tiene por qué (hace un par de años leí de una sentada La invención de Hugo Cabret, una novela ilustrada deliciosa que os recomiendo). Este año la elegida es El Misteri de Nadal (El misterio de Navidad), de Jostein Gaarder, el autor de El mundo de Sofia. Al estar estructurada como un calendario de Adviento, lo mejor hubiera sido leerla durante todo el mes de diciembre pero no ha sido posible.

P.D. Parece que tendré tiempo y he decidido empezar otro libro, Sin alma de Gail Carriger. Como este tipo de libros no soy capaz de leerlos sin una impresión anterior, ya he leído el primer capítulo por internet. A ver si promete tanto como parece.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Cosas que sucedieron un 16 de diciembre

Un día 16 de diciembre nació en Alcalá de Henares Catalina de Aragón, en 1485.



Un día 16 de diciembre nació en Bonn Ludwig Van Bethoven, en 1770.

Un 16 de diciembre de 1773 se produjo en Boston el Motín del Té, iniciando así la revuelta americana contra el gobierno de la Gran Bretaña.

Un 16 de diciembre de 1921 nació Esperanza, mi abuela materna.

Un 16 de diciembre de 1990 Pep Guardiola debutó en un partido oficial con la camiseta del F.C. Barcelona frente al Cadiz.

Y finalmente, un 16 de diciembre de 1775 nació una de las mejores escritoras de la literatura inglesa, Jane Austen, como bien Mr. Google ha recordado.

¡Muchas felicidades!

miércoles, 15 de diciembre de 2010

It´s Christmas!

¡Ya ha llegado la Navidad! Siempre la celebro como si fuera una niña pequeña, intentando disfrutar cada momento al máximo. Me gusta sacar los adornos de sus cajas y colocarlos en el árbol, en las puertas, el pesebre (ahora tenemos uno pequeñito, no podemos colocar el grande por los gatos).



Llevo varios días con las fotos de Navidad. Parece que tengo Parkinson prematuro y no consigo hacer una foto que no salga movida, sin hablar de las luces. Si notáis alguna movida, decidmelo.

Aquí tenéis mi Calendario de Adviento, jirafa incluida:


Y ya hemos inaugurado el té de Navidad, el primer año en que me decido a comprar un paquetito. Está buenísimo, ojalá que pudiera tomarlo todo el año.

Si el señor Blogger (mejor ser educada) me lo permite, pondré decoración navideña aquí también. De momento, uno de mis villancicos favoritos, 12 Days of Christmas, interpretada por los Muppets:


martes, 7 de diciembre de 2010

"Reckless, Carne de piedra", Cornelia Funke



Cualquiera que llegue a este blog, se dará cuenta de que mis lecturas son bastante eclécticas, no me limito a un género en concreto ni a unos pocos: voy dando vueltas y me fijo más en los argumentos que en otra cosa. A veces esto sale mal y una novela con una buena historia no llega a tener un buen final, no en el sentido de un final feliz, sino que la idea podría estar mucho más aprovechada.

Reckless es el título de la nueva trilogía de Cornelia Funke después de la alabadísima Corazón de tinta y "Carne de piedra" el primer volumen. La idea de Corazón de tinta, una persona capaz de dar vida a un personaje de un libro sólo con su voz, me parecía sensacional. Pero al final, se me hizo un poquito (sólo un poquito) pesado. Y si la primera parte de una trilogía no me entusiama o me gusta mucho, prefiero no continuar inmediatamente con ella para no cansarme.

Por esto mismo, me daba un poco de reparo leer Reckless recién publicada, sin tener críticas. En principio, tenía también muchos puntos para atraer mi atención: está ambientada en un mundo donde los cuentos de hadas son realidad pero de una forma un tanto especial. Son la versión oscura de los cuentos, aquella más próxima a como los hermanos Grimm (de quien toman el nombre los protagonistas) encontraron las historias que recopilaron en sus libros. También está mezclado con la realidad histórica de Alemania y el Imperio Austro-Húngaro. El mundo real apenas aparece, tan sólo para dar un ligero trasfondo a la vida de los hermanos Reckless.

Reckless. Carne de piedra es la historia de los dos hermanos Reckless: Jacob y Will quienes toman los nombres de los mismísimos hermanos Grimm. Jacob, el mayor, ha convertido en su mundo este mundo de fantasía y apenas vuelve al mundo real que empezó a abandonar cuando desapareció su padre. Will ha decidido seguirle pero un día sufre la maldición de un hada (unos seres mágicos que pueden llegar a ser muy peligrosos) y su piel comienza a convertirse en jade, precisamente la del goyl de la leyenda, aquel que hará invencible a su rey.

A medida que iba leyendo, me dí cuenta de que había días en que tenía muchas ganas de sumergirme en este mundo; en cambio, otros me costaba e incluso lo encontraba más difícil. Corazón de tinta estaba narrado a través de frases largas y complejas, en Carne de Piedra son breves. Y aunque prefería que fuera así, encontraba falta de profundidad de tanto en tanto: en particular, con Will, el hermano menor (aunque es lo normal, puesto que se va perdiendo a sí mismo). Pero para compensarlo, el libro tiene a Zorro, uno de los personajes más tiernos que ha descubierto en los últimos años. El mundo de las hadas y de los cuentos está muy bien aprovechado, eso sí.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Reading now...




Como si mañana mismo se acabará el mundo (casualmente es de lo que va este manga). Y este sólo es el primer número...

P.D. Entre hoy y mañana responderé a todos los comentarios de la entrada de Brooklyn, que ha tenido mucho éxito. Gracias a todos.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Brooklyn, Colm Toíbín



Cada vez que cojo un tren o un avión, que voy a una ciudad lejana, tengo la regla no escrita de empezar un libro. Da igual que no haya acabado el anterior, tengo que llevar un libro que sea capaz de disfrutar durante el viaje. Así que para el viaje en AVE a Madrid, llevé conmigo una novela donde la protagonista realiza un viaje en barco que cambiará su vida para siempre. Brooklyn, de Colm Toíbin.

La primera vez que oí hablar de Brooklyn fue, como no, en el blog de Cristina. Me gustó lo que explicaba pero decidí esperarme a leerlo una vez estuviera traducido y aproveché que apareció también la traducción al catalán, espléndida, de Ferran Ràfols para adentrarme en la vida de Eilis Lacey, una chica irlandesa que ha vivido toda su vida en un pequeño pueblo, es enviada a trabajar a Brooklyn. Sin tener prácticamente ninguna experiencia de la vida, llega a una ciudad desconocida que implica un cambio increíble en ella: pasar de vivir en un pueblecito donde todo el mundo te conoce a tí y a tu familia y donde no tiene ningún futuro a vivir en un barrio enorme de una de las ciudades más grandes del mundo. Gracias a la ayuda del padre Flood, un amigo de su hermana Rose, quien le encuentra un trabajo en la sección de moda de unos grandes almacenes y le busca un lugar donde vivir. Conocemos Brooklyn y el mundo que la rodea únicamente a través de sus ojos, de modo que somos capaces de visualizar el modo de pensar de la época.

Y ahora quiero comentar un poco mi experiencia personal con la historia de Eilis, que a veces en mis reseñas queda un poco olvidada: sobretodo en la tercera parte, donde se ve obligada a regresar a Irlanda por circunstancias de las que no voy a decir nada, no fui capaz de comprenderla. ¿Por qué se comporta de esa manera? Después de acabar la lectura, durante unos días fui incapaz de continuar con ninguna otra, el tema continuaba dando vueltas en mi cabeza. Finalmente, llegué una conclusión. Si alguien más se anima a leerla o ya la ha leído y le apetece, podríamos debatir el tema.

Un detalle que me ha hecho mucha gracia sobre el autor: Toíbín vivió muchos años en Barcelona y tiene una casa en el Pirineo catalán, también habla catalán sin demasiado esfuerzo. Lo demostró en L´hora del lector, un programa semanal de TV3 donde fue a presentar su libro. Aquí tenéis el enlace (no me deja colgar el video directamente).

viernes, 19 de noviembre de 2010

Nat i el secret de l´Esperança, Rebecca Dautremer

¿Conocéis a Rebecca Dautremer? Seguramente habréis visto alguna de sus ilustraciones, reconocéis su estilo enseguida. Aquí cuelgo algunas muestras.






Hoy mismo he podido disfrutar de su nuevo libro, otra joyita de las que nos regala cada cierto tiempo. Se titula Nat i el secret de l´Esperança (Nat y el secreto de Eleonora en castellano). Si os gustan los libros y el mundo de los cuentos además de sus ilustraciones todavía mejor. He leído varias de sus historias y me fascinan por la expresividad de los dibujos y los colores. Debo decir, ante todo, que ella sólo es la ilustradora y la autora del texto es Anik Le Ray.

Nat y su familia van, como cada verano, a una enorme casa en Kérity, en la costa de Bretaña. Allí vive su abuela Esperança, quien suele leerle cuentos a Nat. Pero este verano es triste: Esperança ha muerto y su voz ya no estará allí para descubrirle el mundo de los libros. En sus últimas voluntades le deja a Angélica, la hermana mayor de Nat, una muñeca rusa y a él la llave de una habitación, la de su enorme biblioteca que tendrá que proteger.

Normalmente de Rebecca recordamos sus rojos pero aquí las ilustraciones tiran más hacia los marrones y los ocres, dan mucha calidez a los interiores en los que se desarrolla la historia.

Por cierto, de la historia se ha hecho ya una película, Kérity, la maison des contes. Aquí os dejo con el trailer, narrado por la mismísima Jeanne Moureu.


jueves, 11 de noviembre de 2010

Amapolas para el recuerdo


El día 11 de noviembre se celebra en el Reino Unido el Poppy Day, donde se recuerda a todas las víctimas de la Primera Guerra Mundial aunque se ha acabado extendiendo a las víctimas de las guerras, tanto a los muertos como a los que pudieron regresar con vida. La fecha coincide con el Día del Armisticio (Remembrance Day), el 11 de noviembre de 1918, fin de la Primera Guerra Mundial. Desde hace unos días, se puede ver a muchos británicos luciendo una flor roja en la solapa. Esta flor roja es una amapola puesto que era la flor que crecía en el norte de Francia y Bélgica, países donde se concentraron la gran mayoría de campos de batalla del Frente Occidental.


Aquí os dejo con algunas fotos que hice en el viaje de Londres de marzo en el Brompton Cementery (las palomas ya no respetan ni a los caídos en el frente) y con un fragmento del final de la serie Blackadder en que también aparece un homenaje.





P.D. En un par de días tendré colgada la crónica del viaje a Madrid y Alcalá. Paciencia...

viernes, 22 de octubre de 2010

"Historias de Roma" y "Historias del Calcio", Enric González


Me gusta Italia pero no me gusta Roma. Soy más de Italia del Norte: Venecia, Bolonia y sobre todo, Florencia, una ciudad maravillosa en todos los sentidos. Pero cuando ví que Enric González publicaba libro nuevo, sabía que lo leería. Me daba igual que escribiera sobre Roma, Camerún o las islas Fidji. Cualquier entrada que dedicara a cualquiera de sus libros podría resumirse así: "Cómo me gusta como escribe. Punto". Y acabar aquí. Pero me voy a extender un poquito más.

Obviamente, cómo escribe es un factor importante pero también lo es lo que cuenta.
Una crónica periodística no es solamente un escrito rápido, debe ser profundo y lo más importante: debe despertar la curiosidad del lector para que continue profundizando en el tema. Esto es lo que provocan en mí sus libros. Curiosear, recordar, investigar, descubrir...

Historias de Roma comienza con un habitual cambio de destino: su trabajo en Washington se ha acabado y como corresponsal debe elegir qué ciudad de las tres que le proponen prefiere. Aquellos que hemos leído alguno de sus libros sabemos de dónde viene. Elige Roma cuando Lola, su esposa (una vieja conocida de sus lectores) le recuerda qué debe elegir un lugar en concreto por lo que desea aprender en él. Una grandísima lección de vida.
Leer sobre Giulio Andreotti me ha hecho recordar la facultad y los entresijos del sistema de votación italiano y la sociedad italiana. El asesinato de Aldo Moro me hace recordar las Brigadas Rojas y me han devuelto las ganas de leer a Leonardo Sciascia, a ver si me decido de una vez (el libro está descatalogado), verle hablar sobre la comida tradicional romana me ha alertado de que hay ciertos platos que nunca debo probar.

Y después de acabar con Roma, no pude esperar más y empecé con Historias del Calcio. La verdad es que el fútbol italiano no es de mis preferidos, como saben los que me leen lo mío es la Premier League, pero un libro de Enric González es una excepción a la regla.
Aquí se recopilan todos los artículos que publicó en una columna deportiva de El País durante su época de corresponsal en Italia. El futbol italiano bajo su particular punto de vista, como todo lo que ha escrito. No sólo comenta algún hecho de la jornada que le haya llamado particularmente la atención o nos explica la historia personal de jugadores como Kaka, Lucarelli, Totti o Rivaldo sino que es capaz de irse más atrás y descubrirte detalles históricos muy interesantes, además de seguir todas las polémicas que estallan en el Calcio o los follones que arman los tifosi.




¿Los camareros de un restaurante de categoría? Nooo, los primeros jugadores de la Juventus posan con sus trofeos.

P.D. En principio, quería hacer dos entradas separadas pero ya que hablan de Italia, me he decidido a hablar de los dos libros juntos.

Y ya en la siguiente entrada... ¡el viaje!

lunes, 18 de octubre de 2010

Una gran semana

Llevo casi un par de semanas sin escribir y practicámente sin comentar en ningún blog. Circunstancias excepcionales. He pasado el puente del Pilar de aquí para allí: de Barcelona a Madrid, de Madrid a Alcalá de Henares, de Alcalá a Barcelona, de aquí a Girona... No he tenido ni un minuto para poder sentarme con calma delante del ordenador y escribir algunas entradas decentes ni tampoco para disfrutar leyendo. Ahora voy a intentar ponerme al día en poco tiempo y empezaré por algunas entradas pendientes que tenía, como ésta o la reseña de los libros de Enric González que leí antes de empezar con los viajes.

Hace dos semanas, he tenido dos días geniales que tengo que contaros. El martes 28 pasé el día con Guacimara para ver la exposición de Caixaforum sobre la fotografía de Jacques Henri Lartigue. Nos quedamos impresionadas con su arte: su padre le regaló su primera cámara a los nueve años y a partir de ahí hasta su muerte, a los 92, se dedicó casi exclusivamente a fotografiar el mundo que le rodeaba. Además, ya de bien jovencito aprendió trucos de cámara y hacía sus pequeños experimentos, como fotografiar una hilera de coches de juguete desde el punto de vista de un niño.


Por otro lado, de adulto se dedicó principalmente a retratar escenas de su vida y de su tiempo libre: viajes, mujeres, deportes. Y sobretodo a experimentar.
Disfrutamos mucho leyendo sus diarios: los empezó también de muy joven y solía escribir todo lo que le sucedía, dividido en horas del día y con el tiempo que hacía en cada momento. Una joya para los historiadores del clima.
Es una pena que nos esperaramos hasta la última semana para verla, no sé si ya ha estado en Madrid o si irá para allí. Si se acerca hasta la ciudad donde vivís, no dudéis en acercaros.

Y el sábado 2 fue otro día fabuloso, con la visita de una buena amiga a Barcelona. Y no sólo ella, fue una reunión de amigas, todas ellas conocidas gracias a los blogs. Pasamos el día entre cupcakes, paseos y tés, descubrimos un par de lugares muy majos para futuros encuentros. Uno de ellos, la tetería Caj Chai, en lo que fue el Call (barrio judío) de la ciudad. Acabé tomando un Chai con cacao natural, que no hacía más que acentúar el sabor del té, y un pastelito japonés de fresa y nata. Buenísimo. Un detalle original de la tetería es que te preparas tú mismo el té: te traen los termos a la mesa y el camarero te explica las instrucciones para prepararlo in situ.


Ojalá se repitan pronto semanas como ésta.

lunes, 4 de octubre de 2010

Juegos


Hace unos días, Guacimara hizo el Juego del cuatro que ha ido rulando por todos los blogs. Me encanta hacer este tipo de juegos así que me lo apropió. Las reglas consisten en:
-enlazar el blog que te nominó.
-nominar a otros cuatro blogs: cómo muchas de mis amig@s ya lo han hecho, dejo abierta la elección a quién le apetezca hacerlo.

4 cosas en mi bolso/s:
- Un libro (esto es imprescidible)
- Una pequeña libreta donde apunto de todo
- Un tarro pequeño de brillo de labios, a veces no me lo pongo pero siempre tengo que llevar uno
- Mi mp4 repleto de canciones, no puedo ir por la calle sin llevarlo puesto.

4 cosas favoritas de mi habitación:
- Dos fotos antiguas de mi abuela: una de cuando cumplió 18 años y otra de la boda.
- Mis libros.
- Un sillón viejo de mi abuelo que desentona con el resto de la habitación.
- Mi primera chaqueta de cuero, ya no me la pongo pero soy incapaz de deshacerme de ella.

4 cosas que siempre he querido hacer:
- Viajar a Japón y a Estados Unidos: San Francisco, Nueva York, Boston...
- Aprender a hacer punto.
- Ir a Nueva York, Boston, San Francisco, Canadá...
- Viajar en el tiempo, probaría varios lugares: empezando por la Inglaterra victoriana, la Creta minoica, la Italia renacentista, la dinastía Tudor... no acabaría nunca.

4 cosas que me gustan ahora:
- Viajar.
- Aprender japonés.
- Ver los partidos de mi Barça y que el Tottenham vaya bien en la Premier.
- Leer, aprendí tan pronto a hacerlo que no tengo consciencia de que alguna vez no supiera.


4 cosas que no sabías de mí:
- Tengo un árbol que lleva conmigo practicámente desde que nací. Cuando no puedo tocarlo, siento que me falta algo.
- Me encanta ver como las selecciones de futbol cantan sus himnos nacionales. Me pasa lo mismo con los himnos de los equipos de futbol.
- Soy una pupas, me pasa de todo y siempre llevo heridas de guerra.
- Durante años iba al cine cada semana sola, vi centenares de películas.

4 canciones que no me puedo sacar de la cabeza (ahora mismo):
- Strawberry Fields Forever, de The Beatles.
- Orochard House, de la banda sonora de Little Women de Thomas Newman.
- Don´t Rain on my Parade, en la versión de Glee.
- Carry On My Wayward Son, de Kansas.
La semana que viene serán otras. Esto va cambiando...



Por otro lado, Carol me ha invitado a hacer este otro meme. Se trata de explicar los aspectos positivos y negativos que nos ha dado el blog. Allá van:

Positivos: Muchísimas cosas. Poder poner en orden mis ideas, comentar libros que de otra forma no tenía con quien comentar, hablar de temas que me interesan y también poder conocer a gente fantástica de muchos sitios. Con algunas he llegado a irme de viaje. Sé me quedan algunas cosas en el tintero pero creo que con lo que he dicho ya hay bastante.

Negativos: De momento, sólo menos horas de sueño. Tampoco tantas...

Tengo que pasar este meme a diez personas aunque creo que me voy a quedar en siete:

María de Junto una taza de té.
Guacimara de Otherside´s soulmate.
Vane de Lady V.
Luciana de Orgullo y Prejucio.
Cristina de En Barcelona.
Patricia de El mundo de Palikú.
Valeria de La lectora omnívora.

martes, 21 de septiembre de 2010

Libros para leer y releer (II). Libros de viajes

Tenía todavía una entrada pendiente que empecé a escribir en agosto. Vamos a recordar los días felices y desestresados del verano.

¡Qué malo es leer un libro de viajes cuando no puedes viajar! :(

Normalmente no me voy de vacaciones en verano: prefiero viajar en temporada baja, a veces tan baja que es muy difícil encontrar un lugar abierto para cenar, es parte de la aventura de viajar. Lo que hago en verano es leer libros de viajes: hace poquito leí la primera parte, Europa, de la aventura de un chico de Osona, Jan Bover, que actualmente está dando la vuelta al mundo. Tengo que hablar algo más sobre él. Al acabarlo, decidí releer En las antípodas de Bill Bryson que leí el año pasado y acabé disfrutándolo tanto como el año pasado. Incluso tengo ganas de tomar apuntes. Además tengo más ganas que de costumbre de visitar Australia aunque de momento lo veo poco probable. Lo único de lo que me quejo es de las pocas ganas que Bryson te contagia de ver la zona del norte de Australia: aparecen tantos bichos mortales, como la medusa cofre, que cualquiera se atreve a dar un paso en la playa.

Otro libro que explica un viaje fascinante es Europa Express de Xavier Moret. Lo he leído varias veces y siempre acabo rendida. Meted 100 escritores de toda Europa dando vueltas en un tren, de Lisboa a Berlín. No es ficticio aunque pueda parecer irreal. Algunos personajes son tan surrealistas que piensas que es imposible que sean reales: Einar, el representante islandés, por ejemplo, o Txinguis, de Azerbaiyán, del que corren muchísimos rumores por el tren que lo relacionan con el gobierno comunista de su país, como espía, etc. De algunos escritores entran ganas de leer algún texto suyo pero son difíciles de encontrar: llevo años buscando la obra de teatro que escribió Einar y no la he encontrado.

Mi madre está leyendo Londres: pastel sin receta que ya comenté aquí. No es un libro de viajes propiamente dicho pero con la cantidad de detalles que aprendes no importa.

Al final del verano, decidí ir a Japón con Pagodes i gratacels, de J. N. Santaeulàlia. Aunque se dedica más a la poesía, Santaeulàlia ganó una beca para estudiar allí gracias a su interés por el haiku, esos pequeños poemas de apenas tres versos que parecen resumir todo un ciclo vital en su interior. Una vez allí pasa tres meses viajando por Honshu, la isla central del país, mientras se aleja de los lugares más turísticos, se refugia en templos de pequeñas ciudades, descubre los onsen, los típicos balnearios de aguas termales que se ven en los manga. Desconozco si está traducido al castellano pero para los que sepáis catalán y os atraiga el país, es una buena lectura.

Y finalmente, cuando llego al final del viaje, parece que haya sido mi propio viaje, como si hubiera compartido con el autor sus aventuras. Y no importa que sea una relectura, como dice aquel anuncio de cerveza, un viaje no se acaba si algo te lo recuerda.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Diada de una catalana a la polonesa

Ayer día 11 de septiembre, además de los nueve años de la caída de las bombas en el World Trade Center de Nueva York, también es la Diada Nacional de Cataluña, la celebración del 11 de septiembre de 1714, la rendición de la ciudad de Barcelona a las tropas de Felipe V. No estoy muy de acuerdo con el tema de la celebración pero eso es algo en lo que no voy a entrar en discusión. Lo que sí haré es colgar un video con Els Segadors, el himno nacional de Cataluña, con muchas fotos:



Pero este año he pasado una diada d´allò més polonesa (o polaca). Cumpliendo con el propósito de leer más sobre la Segunda Guerra Mundial, he sacado de la biblioteca El pianista, la biografía de Wladyslaw Szpilman sobre su vida en el gueto de Varsovia durante la guerra. La leí hace unos años cuando se estrenó la película pero había olvidado muchos detalles así que ahora la he recuperado. No soy demasiado fan de Roman Polanski (en especial después de la horrorosa versión de Oliver Twist que perpetró) pero siempre me impresiona el hecho de que, de niño viviera en el gueto de Cracovia y consiguiera salir vivo de allí.
Volviendo al libro: es un libro duro como cualquiera que relate acontecimientos similares aunque no es, ni de lejos lo más duro que se puede leer sobre este período. Szpilman lo explica desde su propio punto de vista, te hace emocionarte, pero no escatima detalles dolorosos, eso sí, no se recrea en ellos como lo podrían hacer otros. Encuentro a faltar más detalles de la vida cotidiana del gueto, pero ya tengo algún otro libro que me ayudará a comprender lo que me falta.

Y sin planearlo ni nada, la noche ha continuado en Polonia. Ya hacía tiempo que quería ver Katyn de Andrzej Wadja, sobre la matanza de oficiales polacos a manos del ejército soviético de 1940. Descubrí esta película por casualidad, gracias a una de las crónicas que Joan de Segarra publica cada domingo en La Vanguardia y de las que soy fiel lectora: unos meses antes de estrenarse en España, Segarra comentó que cuando era pequeño iba a cuidarlo de cuando en cuando una chica polaca, Maria, cuyos cabellos se habían quedado blancos de un día para otro. La razón, su padre y sus hermanos habían sido asesinados en Katyn. Igual que el propio padre de Andrzej Wadja, uno de los directores polacos más importantes. No sabía nada del tema y me interesó.

La película narra los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista de Polonia, invadida por los alemanes y los rusos en 1939, en virtud del pacto de amistad que estos habían firmado y que apenas duraría un año y medio más. El comienzo es estremecedor: un grupo de personas que huye de Polonia en dirección al este para escapar de los alemanes acaba viendo como los rusos entran por el este. Quedan atrapados y sin saber a dónde ir. Esa es la sensación que te queda al leer sobre la posición de Polonia en la guerra: atrapados y sin vía de escape en medio de dos superpotencias enemigas, igual que en el siglo XVIII cuando Polonia era una pizza que se repartían Prusia, Austria y Rusia sin ningún tipo de consideración.
A través de varias familias donde el padre o un hermano son víctimas de la matanza de Katyn vemos distintas formas de superar el dolor y enfrentarse a los hechos, por más salvajes que sean, reclamar justicia de la manera que sabían.





La matanza todavía influye en las relaciones entre Polonia y Rusia. De hecho, como aparece en la película, la versión oficial de la Unión Soviética afirma que Alemania cometió los asesinatos mientras que éstos sostenían todo lo contrario. Finalmente en los años 90 se aclaró la autoria de la Unión Soviética aunque continuará siendo un tema controvertido durante muchos años.

martes, 7 de septiembre de 2010

Reentré

Tenía muchas ganas de que llegara septiembre. Y con él, la reentré. Desde que era pequeña el verano se me hace largo y ya tenía ganas de que acabara. En unos días iré colgando todo lo que he hecho este final del verano: libros, películas, etc. que he tenido un poco abandonado el blog estas semanas. Y unos días espero ponerme al día con todos los blogs.

Y ahora toca emprender un camino nuevo, poco transitado, literariamente hablando, claro está que tengo ganas de empezar a recorrer. Y este será sólo el principio.



Por otro lado tengo ganas de profundizar en un tema que siempre me ha interesado, la Segunda Guerra Mundial. Dentro de poco daré cuenta de ello.

P.D. Mira que es mala la foto, pero era la mejor que había.

martes, 17 de agosto de 2010

Trailer de Supernatural

Todavía no le he dedicado una entrada en condiciones a Supernatural, pero aquí dejo el trailer de la versión animada que están preparando en Japón.



No quiero opinar hasta que no pueda ver más de ella, de momento, Sam me recuerda demasiado al protagonista de Cowboy Bebop y Dean, bueno ... eso no es Dean :(

sábado, 14 de agosto de 2010

Libros para releer y releer (I)

Muchas veces me gustaría hablar de algún libro en concreto que no acabo de leer (o de releer). Lleva muchos años en la estantería o pocos, pero que gracias a él he descubierto nuevas emociones y ha generado muchos recuerdos. Nuestros libros favoritos nos ofrecen visiones, recuerdos de la primera vez que los leímos y que es imposible que se repitan. Tenía ganas de escribir textos sobre algunos libros que ni remotamente acabo de leer ayer pero a los que tengo mucho cariño y me gusta recordar detalles que, quizá no tienen nada que ver con el argumento, pero ayudan a recordar cómo me he convertido en lo que soy ahora.

Para eso creo una sección nueva y empezaré con Persuasión de Jane Austen.

Sí, es muy tópico que empiece hablando de uno de mis libros favoritos.
Lo leí por primera vez el verano que cumplí 17 años. Recuerdo que fue un verano plagado de Jane Austen: leí Orgullo y prejuicio (que también se merecería otra entrada), Amor y Amistad, Persuasión, Sanditon, la biografía de Jane Austen de Claire Tomalin y creo recordar que también leí La Abadía de Northanger, Los tres mosqueteros y Agnes Grey de Anne Brontë. Un verano muy completito, la verdad.
Además fue el verano en el que descubrí Abba. Desde entonces, cuando leo Persuasión mi memoria lo asocia de repente con Super Trouper y Mamma mia.
Viajes en metro de punta a punta de la ciudad y Abba sonándome en los oídos. Llorando con la carta de Wentworth a Anne, quizá la mejor declaración de un personaje de Jane Austen. Y sobre todo, la timidez y cierto punto de soledad que me acechaban por aquellos tiempos.
A partir de ahí, estuve muchos años creyéndome ser Anne Eliot. Todavía no me atrevo a hacer ningún test de ¿Qué heroína de Austen eres? que me acaben sacando de mi error. Prefiero vivir engañada.

Por cierto, aunque se han hecho varias adaptaciones, mi capitán Wentworth nunca es como lo ponen en pantalla. Tengo mi propia versión particular. Se parece a ésta pero no tan moreno.



Después de esa lectura, han venido alguna que otra relectura. Fue el libro que me acompañó a mi primera excavación. Pero ya es otra historia.

P.D. Y en homenaje a Abba, el mismísimo Super Trouper.


domingo, 8 de agosto de 2010

Adicta a la ciencia

Siempre he visto series pero nunca me había enganchado a una serie tal y como lo he hecho a The Big Bang Theory: tres temporadas en dos semanas y media. Ahora que he llegado al final y estoy a la espera de la cuarta, sólo puedo decir que echo de menos a este "peazo" de friki aunque sólo haga un día que he acabado los capítulos que hay hasta ahora.



Sheldon Cooper es el personaje que más me ha enganchado en mucho tiempo. Incluso le encuentro guapo. No es un personaje común: es obsesivo, adicto a los comics y a los videojuegos, pedante, con una vida perfectamente estructurada y un posible síndrome de Asperger. Pero es tan raro y está tan loco que se hace querer. Aquí cuelgo un video de una de sus rarezas, la nueva versión del piedra, papel, tijeras, llamada Piedra, papel, tijeras, lagarto, Spock.



The Big Bang Theory explica la historia de dos físicos, uno experimental (Leonard) y otro teórico (Sheldon) que comparten piso. Justo al piso de delante se muda Penny, una camarera que quiere ser actriz y de la que Leonard se enamora. El resto del grupo lo forman Howard, un ingeniero al que Sheldon menosprecia continuamente porque "sólo tiene un máster" y uno de los personajes más salidos que he visto en una serie, y Raj, un astrofísico hindú que es incapaz de hablar con las mujeres. Penny es una chica muy normal así que sus nuevos amigos nunca la dejan de sorprender. Además de a Sheldon, acabas cogiendo cariño a todos ellos.


Con esta escena llegué a despertar a mi familia a carcajadas, una de mis favoritas.




Aunque la pareja "oficial" de la serie son Leonard y Penny, hay muchos fans que reclaman que Penny y Sheldon se líen. Lo cierto es que los momentos que tienen juntos son de los mejores de la serie. Por supuesto el ya célebre entre los fans, knock, knock, Penny, en versión castellana (en inglés no encuentro este video en concreto):




Tengo ganas de que llegue ya el 23 de septiembre.

P.D. Sí, sé que la primera foto no es la mejor para afirmar que le encuentro guapo.

lunes, 2 de agosto de 2010

"Cròniques de la veritat oculta", Pere Calders


Volver a Pere Calders es ya un clásico en la vida. Cada cierto tiempo me apetece leer o releer sus cuentos de modo que bajo todos los volúmenes que tengo de la estantería y empiezo otra vez.

Pere Calders
es un clásico de la literatura fantástica catalana y a la vez, es un desconocido fuera de aquí. Es una pena porque muchos de sus relatos se pueden comparar a los de los mismísmos Kafka o Poe. En La Metamorfosis el protagonista se convierte un día, sin comerlo ni beberlo, en un escarabajo pelotero. Al protagonista de "La ratlla i el desig" (La raya y el deseo) pide un deseo a una estrella y de repente todo su mundo se desmonta cuando su casa aparece en un lugar donde no debería estar.

Siempre que llego a mi casa, un edificio antiguo típico de Barcelona, recuerdo el cuento "Coses de la providència" (Cosas de la providencia). Intento imaginar que haría si me ocurriera lo mismo. Allí el protagonista se deja las llaves en casa y al volver, descubre que su casa ya no es "su" casa. Imaginad que un día al llegar a casa os encontráis a alguien que dice vivir en ella desde hace muchos años...

Los cuentos de Calders son así: sencillos, donde la normalidad es absoluta y de repente, sucede un hecho extraño que pone el mundo de sus protagonistas patas arriba. Todavía tengo pendientes muchas obras suyas que, por suerte, están recopiladas en Tots els Contes (Todos los cuentos), muy fácil de encontrar. Si quisiera leer sus cuentos en castellano, supongo que será relativamente fácil leer Ruleta Rusa y otros cuentos, donde se pueden encontrar una recopilación de varios de sus libros de cuentos. Y Aquí descansa Nevares, publicado por FCE, una de sus novelas escritas durante su exilio mexicano.

Y también tengo pendiente ver Antaviana, la obra de teatro que representaron Dagoll Dagom en 1977 a partir de varios de sus relatos, entre ellos algunos de los que contienen las Cròniques. En Internet está todo, sí señor, incluso obras de teatro catalanas de la Transición. Qué suerte. Siempre me quedará Calders.

P.D. Es imposible encontrar en youtube fragmentos de la primera adaptación de la obra así que aquí os dejo el Hedera Hèlix con Francesc Orella. No he encontrado ningún dato de cuando se hizo.



P.P.D. En el segundo link bajo el nombre de Pere Calders hay también una pequeña selección de algunos de los cuentos de las Cròniques.

viernes, 23 de julio de 2010

¡28!

No me siento vieja, soy joven y para celebrarlo, qué mejor que el más animal de los Muppet me cante un cumpleaños feliz.



¡Y felicidades también a mi madre, que hoy también es su día!

miércoles, 21 de julio de 2010

The Brontës Went to Woolworths, Rachel Ferguson


Vivan las editoriales inglesas. Lo diría en mayúsculas pero haría daño a la vista. Me encanta ver que algunas de ellas se toman en serio la recuperación de novelas caídas en el olvido o simplemente descatalogadas y que sólo puedes encontrar en Amazon en ediciones antiguas y carísimas. Y si además vienen con portadas tan bonitas como ésta, mejor.

The Brontës Went to Woolworths fue la novela que decidí llevarme al segundo viaje a Londres que hice este año. Un poco menos de 200 páginas pero me ha durado hasta mediados de julio, hay que tener en cuenta que el viaje fue el primer fin de semana de mayo, así que ha cundido bastante. Además, es una historia donde no tienes tiempo de aburrirte ni un momento, no sólo por lo que sucede si no por la aventura de descifrar lo que les pasa a las Carne.

Las Carne son tres hermanas que viven con su madre en un mundo lleno de libros, viajes y diversión: desde el principio del libro, ves que están rodeadas de amigos por todas partes con los que hablan por teléfono y de los que reciben visitas. A medida que vas pasando las páginas, te das cuenta de que quizá estos amigos no son tan reales como parecen: sí, son personas reales pero a los que o no conocen o no han tenido más que un encuentro casual con ellos. Aún así, hablan de ellos con todo el cariño del mundo. Uno de sus favoritos es Toddy, más conocido como el Juez Toddington, a quien Sheil, la más pequeña, admira con toda su alma. Me encantó el fragmento en que asiste como público a uno de sus juicios y aplaude después de una de sus peroratas.

Un día, Deirdre, la mayor, conoce a Mildred, la esposa de Toddy y consigue entablar poco a poco amistad con el matrimonio. La cuestión será si serán capaces de conocer a la persona "real" y olvidar las fantasías que han construido alrededor suyo.

La novela en sí es divertídisima y con unos buenos personajes detrás aunque me parece que algunos están más desaprovechados que otros, como Katrine, por ejemplo. Pero eso sí, las hermanas me han agotado un poco, no como personajes individuales sino como conjunto, sin olvidarnos de la madre, claro. Me gustaría leer algo más de su autora pero su otro trabajo "recuperado", Alas Poor Lady, me parece demasiado triste ahora mismo. Lo que sí continuaré haciendo es leer otros libros recuperados por Bloomsbury.

sábado, 17 de julio de 2010

Caos creativo

Será el verano, será la calor, seré yo... lo cierto es que llevo unos cuantos días sin pasar por aquí porque no sé que escribir. Normalmente hablo sobre lo que leo, lo que escribo, cosas que me hacen gracia, películas, series (de estas dos muy poquito) aunque me dejo muchas cosas en el tintero, sólo hay que mirar la lista de libros que voy leyendo durante el año y darse cuenta de los pocos artículos que he colgado sobre ellos.

Si miráis el reading right now de la columna de la izquierda, veréis que hay unos siete libros: tengo ganas de leerlos todos y no soy capaz de aparcar ninguno, de modo que los voy turnando. Eso sí, creo que aparcaré Amanecer. No soy capaz de leer dos libros seguidos de la saga Crepúsculo. Escuchar a Bella divagar sobre lo mismo en cada volumén me agota. A este paso tardaré cinco años en leerla (empecé en 2007 con Crepúsculo, 2008 Luna Nueva, 2009 año sabático, 2010 Eclipse, 2011 Amanecer). Tengo todavía por la mitad The Brontës Went to Woolworths, he aparcado Los amores de Sylvia por la razón que me cuesta enfatizar con los personajes femeninos de Elizabeth Gaskell. Norte y Sur es uno de mis libros preferidos pero también me costó mucho comprender a Margaret. Para compensar, los hombres de sus novelas son fantásticos ;)

A lo que estoy bastante enganchada es a una biografía que esperaba con muchas ganas: la de Charles Schulz, autor de Charlie Brown. Llevaba años buscando algún texto que hablara sobre el autor o sobre la creación del cómic pero lo único que había disponible eran los comics. Hace un par de años, encontré en Londres un libro enorme que se llama The Art of Schulz. Y hace unos meses apareció (¡por fin!) en castellano la biografía. Seguramente hablaré de ella un poco más adelante, cuando la acabe. Schulz siempre ha sido un desconocido a pesar de ser muy famoso por dibujar a Charlie Brown, Snoopy, Lucy, Linus y los demás, así que vale la pena.

Por otro lado, desde que volví de Madrid tengo en stop la biografía de las mujeres de Enrique VIII. Ahora mismo no me motiva, así que espera que la continue en la mesita de noche. Ayer por la noche vi Las hermanas Bolena, la versión hollywoodiense de la vida de Ana Bolena, con Natalie Portman y Scarlett Johansson. Iba con miedo porque la adaptación de la misma historia que hizo hace unos años la BBC me horrorizó (algo raro porque todo lo que hace la BBC me suele fascinar) pero hay que decir en su defensa que no se basa en la historia real de las Bolena, sino en la novela The Other Boleyn Girl de Phillipa Gregory, que por lo que he visto únicamente coge los personajes reales y se inventa una historia "casi" paralela donde lo único que se respeta es el divorcio de Catalina, que las dos hermanas fueron amantes de Enrique y que Ana fue ejecutada. El resto, pura ficción... Lo único bueno que puedo decir de ella es que sale Jim Sturgess, el protagonista de Across the Universe, y lo bonitos que son los escenarios.

Además, para contradecirme un poquito, hace unos días me puse a releer uno de mis libros favoritos, que no tocaba desde que acabé el instituto, Cròniques de la veritat oculta (Crónicas de la verdad oculta) de Pere Calders. Es un libro de relatos cortos y los estoy devorando de tres en tres o todavía más. Me trae muy buenos recuerdos de años pasados y es una pequeña joyita: cuentos cortos donde, de repente, al protagonista le sucede un hecho milagroso o sencillamente inesperado: ¿qué hariáis si un día creciera un árbol en el comedor? ¿o un espíritu viniera a visitaros por la noche con una misión? Ya hablaré más de él cuando lo acabé.

Y, por último, ayer con un frapuccino de vainilla en las manos, empecé a leer mi segundo Persephone: The Priory de Dorothy Whipple. Aunque he leído poquito, me recuerda a I Capture the Castle (El castillo soñado), otro de mis libros favoritos.

Ahora que releo, veo que sí tenía cosas sobre las que escribir ;)

martes, 6 de julio de 2010

Nunca me abandones, Kazuo Ishiguro


Un libro te puede gustar o no gustar, hacerte amarlo u odiarlo y también puede dejar sensaciones extrañas. Es lo que me ha pasado con Nunca me abandones.

Hace algunos meses leí la opinión de Gatesca sobre Nunca me abandones y como ya le tenía ganas, me decidí a comprarlo. Lo puse en lista de espera, que en mi caso puede llegar a durar años, pero lo que me hizo decidirme fue el trailer de la película. Pensé: "tengo que leerlo antes de ver la película" y eso fue lo que hice.

Pues bien, muy pocas veces leo un libro tan deprisa, y más uno de este tipo. Poético, no cae en sentimentalismos y duro, muy duro, sobretodo en su tercera parte. Me cuesta hablar de las sensaciones que me ha dejado, puesto que me he metido muy dentro de la historia que nos narra Kathy H., la protagonista. Una historia donde nada es lo que parece. Kathy nos cuenta que los años que pasó en Hailsham, el internado donde se crió, fueron los mejores de su vida. Allí conoció a los que serían sus mejores amigos, Ruth y Tommy, con quienes establece una relación compleja y cambiante a lo largo de los años. En Hailsham, les repetían cotinuamente lo "especiales" que eran todos los alumnos y no les permitían leer las novelas de Sherlock Holmes por la cantidad de nicotina que circulaba en sus páginas. Por otro lado, aunque la historia parezca una novela de memoria y de cómo los recuerdos y las experiencias condicionan nuestras vidas, no es sólo eso. Los detalles se nos irán desvelando poco a poco y el mundo en el que creemos que viven los personajes se convertirá en algo radicalmente diferente.

Aquí me quedo. No soy capaz de ir más allá para no desvelar nada más. Y para no parecer tacaña, después de hablar tanto de ella, cuelgo el trailer de la película, en la que Carey Mulligan (la chica de An Education) interpreta a Kathy H. y Keira Knightley a Ruth:



Después de "traumatizarme" parcialmente con los internados ingleses, he decidido irme de vacaciones literarias a Estados Unidos con la biografía de Charles Schulz y con Eclipse pero ya tengo ganas de volver.

jueves, 1 de julio de 2010

Una canción que lo dice todo...

Las malas rachas llegan y algunas para quedarse...





Hace unos días que quiero volver a ver El jovencito Frankenstein y reírme de todo con Igor, como cuando era pequeña.

Esta entrada también vale para felicitar al señor Mel Brooks por su 84 aniversario: sin él no tendríamos joyas como esta o Robin Hood: Men In Tights o El hombre elefante, pero tampoco 84 Charing Cross Road, compró los derechos del libro por que sabía lo mucho que le gustaba a su mujer, Anne Bancroft que después sería Helene Hanff. Un hombre encantador.

miércoles, 23 de junio de 2010

Sobre la capital del reino

Creo que ya dije por aquí que la semana pasada me iba a la capital del reino, Madrid. El llamarla así viene de cuando estudiaba Historia Moderna de España: alguien la llamó así y me gustó, así que se ha quedado como oficial.

Aproveché para visitar la Feria del Libro de Madrid: después de muchos años de escuchar hablar de ella, por fin he podido acercarme a comprobar si valía la pena. Como parece que es habitual, llovió durante toda la mañana y paseé bajo el paraguas mientras me detenía en la mayoría de las paradas y iba mirando libros al azar. En la parada de Alba Editorial pude degustar un challah buenísimo, el pan judío que se come durante el Sabbath, también se podía tomar vino pero lo dejé escapar. Después de dos vueltas, salí de allí con tres libros:

- La prima Bette, de Honoré de Balzac. Llevaba mucho tiempo buscándola pero Alba no la ha reeditado hasta ahora, en su colección de bolsillo Minus.

- Revelación, la tercera parte del cómic basado en la saga Memorias de Idhun de Laura Gallego García, en este caso en el primer volumen, La Resistencia. Soy una entusiasta de la novela y cada vez que voy a Madrid vuelvo con ganas de releerla. Creo que me pondré a ello pronto.

- La verdadera historia del Hombre Elefante, de Michael Howell y Peter Ford. Desde mayo llevo pensando en el pobre John Merrick y el hecho de que tengan su cadáver en exposición en el Hospital de Londres, algo muy decadente. Cuando encontré el libro, no me lo pensé.



Además comprobé una vez más la facilidad que tengo para perderme en parques o espacios abiertos. Lo del Retiro ya fue cachondeo... la próxima vez llevaré conmigo mapa, brújula y saco de dormir por si las moscas. Pero lo perdono si incluye descubrir rincones como La Rosaleda, a donde pertenece la foto de arriba. Es una pena el fondo, con todas las flores marchitas. Y si el viaje incluye tés, scones, batidos de chocolate... sube todavía más puntos. Echo de menos los scones y a veces supone un descanso no tener que hornearlos una misma desde cero.


Y aproveché para empalmar el fin de semana con una tertulia dedicada a los libros, visitas a la familia y a una ciudad de las afueras, Alcalá de Henares, que tenía muchas ganas de ver y que no me decepcionó. Es una ciudad pequeña pero preciosa. La verdad es que si algún día tuviera que vivir en Madrid y aledaños, no me importaría instalarme en Alcalá. Aquí dejo algunas fotos de rincones de la ciudad y espero poder volver pronto a visitarla... y a los amigos de allí también.

La escultura es una imagen de Catalina de Aragón justo delante del lugar donde nació, el Palacio Arzobispal.

Lo único malo fue que en la vuelta no pude subir conmigo el bote de clotted cream que había comprado en Living in London y ... ¡me lo tiraron a la basura! Además de que me he enganchado a un té que sólo he visto en Madrid y que no encuentro por aquí. En fin, detalles...

viernes, 11 de junio de 2010

De regreso a la corte Tudor (1ª parte)

Cada ser humano pasa por fases y más fases a lo largo de su vida. Ahora mi fase pasa por el siglo XVI, pero no por el reinado de la reina Isabel (algo más típico) sino por el de su padre, el temible Enrique VIII, más conocido por ser el personaje más parecido a Barbazul de la historia que por los logros de su gobierno.




Vi la primera temporada de la serie hace unos tres años cuando comenzó y con un par de amigas comíamos en el bar de la facultad y comentabamos los capítulos. El ansía desapareció al acabar la primera temporada y nos concentramos en Lost. Y no habíamos vuelto a ver ni un capítulo, que raro.

Después del final de Lost (por cierto, me gustó y ya me lo esperaba, lo que pasa es que imaginaba más sangre, qué violenta soy) ya había elegido una serie que me endulzara los días. Lo que pasa es que, desde que empecé a verla, me ha poseído un espíritu renacentista que no consigo apagar. Serie: The Tudors (Los Tudor). El espíritu me obliga a leer sobre Catalina de Aragón, Ana Bolena, Jane Seymour, Ana de Cleves, Katherine Howard y Catherine Parr, además de la corte renacentista inglesa como si me faltara el aire. Incluso hice un pase de ejecuciones al estilo Tudor (gracias a youtube), que me horrorizó y me llevo a las lágrimas a partes iguales. Tranquilos, no voy a poner enlaces.

The Tudors es una serie histórica y al estar ambientada en el siglo XVI, no se corresponde con las imágenes típicas que tenemos de Inglaterra. Olvidaos de la educación victoriana o de la etapa de la regencia, a principios del siglo XVI todo era más oscuro y más triste, Inglaterra acababa de salir de un período de largos años de guerra civil entre sus dirigentes y la nobleza, hasta que Enrique VII ganó la batalla de Bosworth Fields y se coronó rey en 1485. Enrique VIII era hijo de Enrique y en cualquier película, biografía o serie se puede observar todavía la inestabilidad que estaba presente: si el rey no tenía hijos varones, todo el trabajo que había realizado su padre por restaurar la estabilidad en Inglaterra sería en vano. De ahí la obsesión del hombre por tener hijos. También es muy obvio que la visión de Enrique intepretado por Jonathan Rhys-Meyers no se parece en nada a la tradicional pero tengo que decir que en su juventud Enrique se parecía más a un hombre atractivo que no al final de sus días: a los 18 años, cuando subió al trono, cazaba, hacía deporte, componía música (de hecho, se cree que una de las canciones tradicionales más conocidas, Greensleves, la compuso al cortejar a Ana Bolena y en la propia serie, aparece en un baile celebrado durante el proceso de divorcio). Al envejecer, los excesos le hicieron padecer de gota, de obesidad, etc.





Además he unido esta pasión a los libros: desde hace tiempo tenía ganas de releer Las seis esposas de Enrique VIII, una biografía y retrato de la corte inglesa de la época, escrito por Antonia Fraser. Aquí Enrique no es demasiado importante, sólo es una forma de unir a estas seis mujeres ya que ellas mismas no tenían demasiado en común. Comienza con el nacimiento de Catalina de Aragón en 1486 y acaba con la muerte de Catherine Parr.
Lo que me hace gracia y me ayuda a contextualizar mejor lo que veo en la serie es que actualmente voy casi por el mismo punto: el proceso de divorcio de Catalina de Aragón y Ana Bolena. Así que lo que veo en la serie, al día siguiente lo leo en la biografía y obtengo la versión real.

Además hago búsquedas intensivas por Internet en busca de biografías y comentarios sobre la época. Este mismo lunes encontré en La Central The Lady in the Tower de Alison Weir y me lo llevé para casa. Creo que no me puedo resistir a un libro sobre una de mis reinas favoritas.

Para abrir boca, cuelgo los créditos iniciales de la primera temporada. En las siguientes van desapareciendo personajes y se van uniendo nuevos. Este es el original con el rey Enrique (Rhys-Meyers), el cardenal Wolsey (Sam Neil), Ana Bolena (Natalie Dormer), Catalina de Aragón (Maria Doyle Kannedy) y Thomas More (Jeremy Northam), entre otros.




P.D. A ver si alguien adivina quienes son mis favoritas entre las seis. Una es muy típica y la otra no. Una pista: también hay otra a la que admiro mucho cuyo nombre empieza por C. En la siguente entrada explicaré los motivos y continuaré hablando una por una de ellas, excepto por Catalina (la reina abandonada) y Ana, no se sabe casi nada de ellas.

P.P.D. A la quinta reina, Katherine Howard, la interpreta una actriz que seguro que será conocida por las fans de Matthew MacFadyen. Mr. Darcy, ve y llevatela a Pemberley otra vez que está muy despendolada.

jueves, 10 de junio de 2010

Cupcakes en Barcelona

Hace unos días, y gracias a Mar, descubrí que en Barcelona ha abierto una cafetería dedicada a los cupcakes, llamada Cup&Cake, un pequeño rinconcito en la calle Enrique Granados entre París y la avenida Diagonal, dedicado a este pequeño postre anglosajón. Así que el viernes por la tarde, decidimos acercarnos con una amiga y merendar allí. Lo malo es que llegamos cuando estaba cerrando y sólo nos pudimos llevar un cupcake cada una, los dos de vainilla. Aún babeo cuando pienso en lo bueno que estaba.

Hoy mismo me ha llamado L. y me ha avisado de una pequeña entrevista con el propietario del local esta mañana en el programa Els Matins de TV3, la autonómica catalana. El video está medio en catalán medio en castellano así los que no sois catalanes podreís entenderlo más o menos. Aviso: antes de verlo comed algo aunque sea un caramelo, pone los dientes largos.






Tengo ganas de buscar si en Barcelona hay algún otro local en el que se puedan tomar cupcakes.

Y este fin de semana... ¡a Madrid! Así que, a pesar de que quiero colgar mañana un artículo muy largo, me despido hasta la vuelta.

miércoles, 2 de junio de 2010

¿Qué me hace feliz?

Carmen, la autora de uno de los últimos descubrimientos bloggeros que he hecho, me ha invitado a hacer un juego en su blog Carmen y amigos. Juegos, memes, lo que sea... me encantan. El juego consiste en hacer una lista de 10 actividades que me hagan feliz. Eso sí, no van por orden de preferencia ;)


Vamos a intentarlo:

1. Quedarme en casa tranquilamente cuando llueve y leer.
2. Quedar con mis amigos y hablar durante horas.
3. Viajar.
4. El olor del mar y de la tierra mojada en la montaña.
5. Bailar.
6. Ir al cine en primera o última sesión y disfrutar tranquilamente de la película.
7. Descubrir nuevos rincones donde tomar una taza de té.
8. Leer en cualquier situación, en cualquier lugar.
9. Abrir el blog y encontrar un nuevo comentario.
10. Escuchar a mis gatos ronronear sentados encima de mi barriga.

Y ahora tengo que pasarselo a cinco blogs más. Pero en vez de "obligar" a los demás a que lo hagan, prefiero que lo haga quien le apetezca.

jueves, 27 de mayo de 2010

El mejor lugar de la casa junto al fuego...

... se le reservaba siempre al cuentacuentos.

Últimamente me he dedicado a revisionar series de mi infancia, y más desde una charla que tuve el domingo pasado ;)

Recuerdo que muchos niños del colegio cerraban la tele cuando acababa el Club Disney que, por entonces, daban los sábados por la tarde y se perdían esta maravilla. Cómo han cambiado las cosas, por aquel entonces, podíamos ver Las Tortugas Ninja justo antes de la película de la tarde y después, y a que, además, en TVE toda la tarde estaba llena de series. Creo recordar que tenía unos nueve o diez años y disfrutaba muchísimo estas historias, me encantaba que cada una proviniera de un lugar diferente. Años después, cuando conocí a la que ha sido una de mis mejores amigas, teníamos charlas memorables acerca de esta serie e intentabamos reconstruir las historias una a una. Veo que ibamos muy despistadas :)

Volviendo al Cuentacuentos, me ha encantado volver a ver los episodios y descubrir que John Hurt, justo después de ser John Merrick, fue este hombre encantador al que me hubiera encantado adoptar y sentar junto a la chimenea (y a su perro también). Además la mayoría de los actores que encarnan a los personajes de sus historias son bastante conocidos ahora: Sean Bean (Boromir de The Lord of the Rings) interpretó a un jardinero que vivía una historia de amor imposible, Miranda Richardson de bruja, Joely Richardson, Brenda Blethyn (la madre de las Benett en Orgullo y Prejuicio) o Gemma Jones.

Años después, hicieron una segunda temporada de la serie pero ya sin Hurt y con Michael Gambon (Dumbledore en Harry Potter) cambiando las leyendas por mitos griegos. No era lo mismo.

Os dejo el comienzo de mi capítulo favorito, la mayoría de cuentos se pueden encontrar por youtube:





P.D. Tengo pendiente el final del viaje, lo tengo presente.

lunes, 17 de mayo de 2010

¿Coincidencia?

¿Creeís en las coincidencias? ¿En los presentimientos?



Hace dos semanas, mientras estaba en Londres pasé por Saville Row y al llegar a la esquina con Vigo Street me sentí muy atraída por un edificio en particular: el número 8 de Vigo Street, justo donde está la placa con el nombre de la calle. Era algo muy difícil de explicar, una afinidad con ese edificio que he sentido muy pocas veces con objetos o con personas. Ni siquiera lo comenté en la crónica que empecé a publicar hace unos días, le hice una foto que con la lluvia que caía no ha salido bien.

Mientras escuchaba el fútbol esta tarde (hoy era tarde de radio) se me ha ocurrido bajar la biografía de Allan Lane, el fundador de Penguin y que aún espera su turno en lo alto de la estantería. Hojeando tranquilamente, he llegado hasta el primer pliegue de fotos y ahí he encontrado la respuesta: el edificio al que me había sentido tan atraída fue el primer local de Penguin en Londres. Antes fue el local de la editorial Bodley Head (se corresponde con el dibujo de arriba) así que siempre ha tenido algo que ver con los libros, menos ahora que es una tienda de muebles. Quizá sea el comprar bastantes libros de Penguin o que en otra vida trabajé o viví en ese local, quien sabe.

Fotos actuales del edificio se encuentran bastantes: hace mucha gracia una calle llamada Vigo Street. De la época en que las oficinas de Penguin sólo he encontrado una de los últimos años en que estuvo en el local.