jueves, 17 de diciembre de 2009

Esperanza




No recordaba el pueblo dónde nació. El que si llevaba en el corazón era su pueblo de acogida, Reus, y Cataluña. A pesar de ser castellana de nacimiento, se expresaba mucho mejor en catalán y gracias a ella, su nieta considera esta lengua su lengua materna. Le gustaba recordar como escuchaba las obras del Teatre Bartrina de Reus desde la ventana de su habitación.

Ella no era una ávida lectora: cuando era una niña, era su hermana quien leía novelas y se las explicaba antes de dormir en la cama que compartían, mientras ella masticaba pequeños mendrugos de pan, costumbre que he heredado. Así, E. descubrió qué le sucedió a Anna Karenina en una estación de tren.

Un día, ya adulta, conoció al hombre con el que se casaría. Al pedir los papeles para la boda, ya que ella procedía de un pequeño pueblo de Valladolid, descubrió que en su vida había un elemento novelesco con el que no contaba: no se llamaba Esperanza, en realidad, su nombre era Eusebia. La explicación era muy sencilla: el día de su bautizo nevaba y la niña se quedó practicámente sola con el párroco. Así, éste le puso el nombre que le dio la gana.

La vida pasa: llegaron los hijos, crecieron y llegaron los nietos. Sobretodo una en especial, a la que cuidó en casa como si fuera una hija. Una niña a la que le gustaba subirse a los árboles, el olor de la tierra mojada después de la lluvia y por encima de todo, los libros. Se paso la vida regalando libros a su nieta pero ella nunca tenía ganas de leer ninguno, "prefiero que me los cuentes tú", solía decir. Pero un día, ya cumplidos los 80, la abuela le pidió un libro a su nieta. Se aburría, "¿no tendrás algún libro de cuentos?" y la nieta le dejó encima de la mesa una antología de Las mil y una noches. A partir de ahi fue un no parar: los "Cuentos de Shakespeare", Jane Austen, Dickens... Y así descubrió que la literatura era una forma maravillosa de descubrir el mundo. Nunca es tarde para descubrir algo que te gusta.


P.D. Este texto va dedicado a mi abuela, que nos falta desde hace un par de años y que hoy, día 16, cumpliría años. Igual que la querida Jane Austen.

10 comentarios:

  1. Hermoso homenaje a la memoria de tu abuela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué curioso! Justo acabo de escribir en el blog de María que mi abuela materna también cumplió años ayer :-)
    Muy bonita la entrada que le has dedicado a la tuya :-)
    Un saludo,
    Noemí.

    ResponderEliminar
  3. Venía pensando en la casualidad con el cumpleaños de la abuela de María y me encuentro también el comentario de Tanakil: ¡qué casualidad!

    La historia de tu abuela, ¡el no saber su propio nombre!, me ha gustado mucho. Un gran homenaje.

    ResponderEliminar
  4. Precioso homenaje a tu abuela. Debió ser una gran mujer. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Es precioso lo que has escrito,...A tu abuela la habría encantado leerlo. Amar tu lengua natal, la historia de la "misteriosa nieta" subida entre los árboles y a la que la gustaban los libros...
    Debió de ser una mujer admirable. Me ha gustado mucho leerte...y qué casualidad...la dos escribiendo el mismo día sobre ellas.
    Un abrazo grande!!!!

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado la forma en que has contado su historia. Qué bueno que quedan los recuerdos de haber compartido tantas cosas, entre ellas, algo tan fascinante como los libros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Contestando a tu pregunta de hace días. El libro de Pamela Aidan lo encontré en un hipermercado, me había gustado la portada y fue cuando me fijé que hablaba de Darcy. Pero yo lo leí desde la compu porque no sabía si valía la pena, aquí te dejo el enlace de descarga: http://librosintinta.blogspot.com/2009/11/descargar-una-fiesta-como-esta-serie.html
    Es un libro fascinante porque acompañas a Mr Darcy a todos lados... y te enteras de todos sus sentimientos y pensamientos. Vamos, te enamoras otra vez... :-P

    ResponderEliminar
  8. ¡Feliz Navidad, Little Emily! Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. FELIZ NAVIDAD!! Espero y deseo que pases una noche llena de mucho amor, alegría e ilusiones...
    En definitiva que seas muy feliz. También, es una noche llena de Esperanza (como dices al inicio de tu post).
    Con mucho cariño,
    María.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Muy feliz Navidad! Espero que disfrutes de la Nochebuena y el día de Navidad junto a tu familia. Que lo pases muy bien.

    ResponderEliminar