miércoles, 9 de septiembre de 2009

"Ven y dime cómo vives", Agatha Christie



¿Os imagináis a La dama del crimen escribiendo sus novelas mientras se dedica a limpiar fragmentos de cerámicas en un pequeño rincón del desierto de Siria?

Después de su primer (y desastroso matrimonio), Agatha Christie conoció al matrimonio Wooley en Irak, durante las excavaciones de Uruk. Para que no se aburriera, Leonard Wooley le confió a su ayudante de campo que se encargara de acompañarla durante el viaje. Este hombre se llamaba Max Mallowan y al cabo de sólo unos meses ya se habían casado. Al declararse, Max le dijo a Agatha que si se casaban, tendría que acompañarlo en sus excavaciones en el Próximo Oriente y dicho y hecho, durante los años trenta, los dos se desplazaron a las excavaciones en Siria. Picos, palas, tells, cerámicas y muchos, muchos bichos, además de jeques árabes bastante codiciosos, mujeres kurdas indecorosas (según los árabes), armenios empeñados en atropellar musulmanes, etc.

Lo mejor del libro es que no se dedica tanto a explicarnos como funciona una excavación y a los entresijos científicos de una excavación sino a cómo se vive en un lugar prácticamente desérticos donde todos los trabajadores te adoran. Literalmente. Mallowan es khwaja y Agatha su jatun, así que hay que procurar que la jatun esté comoda. Ella está de acuerdo y yo también. Es una visión muy británica acerca de cómo funciona a nivel de campo, empecé a leerla para introducirme en el tema de la arqueología de Próximo Oriente y preparme para el examen de Arqueología del Mundo Antiguo, precisamente en el temario aparecía Tell Brak y sus templos pero Agatha no nos dice si alguno de ellos lo descubrió Max cuando estuvieron en Siria. Me quedo con la duda…

Agatha ya comienza el libro con un primer capítulo dedicado a cómo preparar el equipaje para un viaje tan largo como éste: maletas con cremallera o con hebillas, ropa y sombreros y lo más importante, libros, libros y más libros. Te hace recordar lo difícil que es hacer una maleta cuando has comprado más de una docena de libros y no sabes donde meterlos.

Durante las temporadas que permanecieron en Siria, Mallowan concentró sus esfuerzos en los yacimientos de Chagar Bazar y en Tell Brak. Agatha prefería, sin ninguna duda, Chagar Bazar: encontraba la aldea de Tell Brak abandonada y la casa donde se instalaron medio en ruinas. Además, en Chagar Bazar están rodeados de todo u equipo al que cada vez vas cogiendo más cariño: Mac, el arquitecto, capaz de ignorar todas las penalidades a su alrededor mientras tenga su manta escocesa y su diario; Michel, el chofer, obsesionado con la economía, aunque seguramente querrá decir comprar un cargamento de naranjas mohosas porque había una buena oferta, y también con atropellar a musulmanes con el coche; el coronel y su coche, Poitou, al que no hay que dejarle pensar demasiado porque se puede rebelar; Mansur y Subri, los criados; el director de la oficina de correos que aparece en pijama cada vez que van a hacer alguna gestión; Hiyou, la perrita que encuentran un día en el desierto y que adoptan porque Agatha queda impresionada por su valentía, y muchos más. La ventaja de vivir en un lugar así es que estaban rodeados de gente de todo tipo en un lugar donde la muerte apenas tenía importancia y los hombres solían ser encarcelados por matar a alguien aunque, como es un asunto de honor, no les importa pasar unas semanas en la cárcel.

Max y Agatha pasaron prácticamente toda la década de 1930 en Siria, perdidos en un lugar donde no llegaban los trenes y donde sus habitantes no llegaban a saber que había una guerra, donde se podían hacer picnics al lado de un volcán extinguido y rodeados de flores. Una paz que echaron en falta durante la Segunda Guerra Mundial.


P.D. La foto de arriba es de una visita que realizaron a Tell Halaf, uno de los yacimientos más importantes de Próximo Oriente y relacionado con una de las mejores anecdótas del libro, la del vestido de color ante amarillento con losanges de corrimientos de Tell Halaf. A ver si adivináis qué color es en realidad.

P.P. D. Que el amor de Agatha y Max fue para siempre lo demuestra esta foto.




11 comentarios:

  1. Me ha parecido súper interesante tu reseña sobre el libro y me han entrado muchísimas ganas de leerlo. Miraré si lo tenemos en la biblio y como no esté lo compro.
    ¡Qué bonito el detalle de la lápida!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el comentario. La dama inglesa del crimen tuvo una vida con algunas aventuras. Recomiendo la película Agatha con Vanessa Redgrave, una elucubración sobre el final de su primer matrimonio que tiene su gracia.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa reseña del libro. Me ha parecido de lo más interesante.
    Sin duda la vida en un campamento arqueológico de los años treinta debe haber sido una aventura.

    ResponderEliminar
  4. Qué bien te ha quedado esta reseña y qué interesante todo lo que cuentas. Agatha Christie es mi gran abandonada, y eso que durante algunos años leí muchas cosas suyas, aquellas traducciones en formato pequeñito con el lomo blanco y las letras en negro y portadas - creo - bastante chulas. La pobre me gusta mucho pero la dejo de lado por otras cosas. Algún día lo tengo que subsanar y creo que cuando empiece será con este libro, que la arqueología fue otro de esos temas que durante un tiempo me interesó mucho, e incluso ahora cuando salen noticias o reportajes sobre hallazgos me encantan.

    Espero que el examen te salga/saliera muy bien.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado muchísimo saber más de Agatha Christie...me parece que fue una gran mujer. Y el libro tiene que estar muy bien. Sabes si está traducido?? (es mi gran pregunta).
    Un beso grande...(que tengas suerte en esta época de exámenes, y...me encanta leerte!!)

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por la reseña, yo hace poquito acabé de leer todos sus libros incluido este, su autobiografía y sus obras escritas con pseudónimo que también me gustaron mucho.

    Pues lo dicho felicidades por el blog

    También decirte que suerte en exámenes tanto si ya los has hecho com si no espero que vayan muy bien.

    María el libro si que está en español, yo lo leí de la editorial TUSQUETS EDITORES.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Me pasa algo raro y es que veo el título y la foto de la entrada sobre La princesa de Clèves pero luego el texto que sale debajo es el de Agatha Chirtie, y si voy a la página de La princesa me sale sólo la foto. Estoy confusa.

    ResponderEliminar
  8. Hola Little Emily! Te agradezco que pasaras por mi blog. :-)
    Sé muy poco de Agatha Christie pero el libro me parece interesante.
    Me gusta tu blog, me doy cuenta que tengo muchas cosas que ver por aquí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me pasa lo mismo que a Cristina en distintos ordenadores...¿serán los duendes? jeje
    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Pues no tengo ni idea... me parecía raro que nadie hubiera posteado en La princesa de Cleves.

    ResponderEliminar
  11. ¿Te acuerdas de aquello que hablamos del ensayo de Virginia Woolf llamado Carlyle's House? Pues resulta que lo tengo desde hace siglos. Te lo cuento aquí: http://93bcn.blogspot.com/2009/09/victorian-house-de-judith-flanders.html?showComment=1254848919124#c8331530538788535774

    ResponderEliminar