jueves, 12 de marzo de 2009

En las Antípodas, Bill Bryson

Sabemos muy poco de Australia. Si hacemos una encuesta rápida, lo primero que sale a relucir son los canguros y los koalas. Los eucaliptos. Los aborígenes. Aunque la mayoría se quedan ahí. Hace unos años leí otra visión de un viaje a Australia, Boomerang, escrito por Xavier Moret, el autor de uno de los libros de viajes más divertidos que se hayan podido escribir nunca, Europa Express, donde nos relataba el (increíble) viaje en tren de cien escritores de toda Europa a bordo de un tren que les llevaría de punta a punta del continente. Así que, por lo que respecta a Australia, ya tenía un cierto interés por el tema.

Hasta hace unos meses no conocía a Bill Bryson y eso que disfruto mucho leyendo libros de viajes, que equivalen a libros donde puedes conocer aspectos de la cultura y la vida cotidiana de otros países en los que los mismos habitantes ni se fijan puesto que forman parte de su forma de ser. Otro detalle que me atrae de sus viajes es que intenta aprovechar cualquier minuto libre para meterse en una librería o para divertirse.

Bill Bryson hizo un par de viajes a Australia allá por 2001. Uno de ellos constituye la mayoría del grosor del libro, el que le llevo a las principales ciudades ubicadas casi todas en el sur del continente: Sydney, Canberra, Melbourne, Adelaida, Perth. La idea fundamental a la que llega Bryson es que Australia es un país demasiado despoblado y demasiado lejano para que consideremos importante lo que pasa allí. Hace unas semanas veíamos por televisión las noticias sobre los grandes incendios en el sur del país. Seguramente la televisión pronto las olvidará y la mayoría del pueblo llano también pero en Australia sus consecuencias durarán durante muchos siglos.

Un aspecto que me ha sorprendido de Australia es la facilidad que tienen para olvidar algunos hechos traumáticos de su historia: una anécdota impactante contada en las primeras páginas del libro, cuando Harold Holt, Primer Ministro australiano allá por la década de los 60, fue engullido por una ola y nunca más se supo, me ha causado estupor. Si lo mismo hubiera ocurrido por aquí tendríamos una búsqueda de proporciones gigantescas y oiríamos hablar de ello durante generaciones. Recordad, por ejemplo, el famoso baño de Fraga en las aguas de Palomares posiblemente contaminadas por radiación. En cambio, allí se han olvidado.

El segundo viaje importante de Bryson a Australia lo hizo acompañado por uno de sus amigos, con vistas a recorrer el norte de la isla, mucho más desconocida y muy diferente a la zona sur ya que se combinan dos espacios naturales muy diferentes: las playas tropicales y la Gran Barrera de coral, y el outback que es como se conoce el desierto australiano. Con la posibilidad de que, dándose un chapuzón en la playa, pudieran ser atacados por una medusa cofre, o en las cercanías de Alice Springs, mordidos por una serpiente (cabe decir que diez de las serpientes más peligrosas del mundo viven en Australia), ver especies de animales y plantas que sólo viven en el continente australiano, etc.

Por último, tengo que decir que Bryson me ha descubierto que Australia es un lugar donde te gustaría vivir: playas llenas de arena, lugares exóticos, montañas llenas de nieve, bosques increíbles, ciudades interesantes (excepto Canberra) , etc. El último continente por descubrir.

P.D. Además de las recomendaciones de Bryson, hay un libro que me gustaría destacar por encima de otros. Es The Fatal Shore (La costa fatídica), de Robert Hughes, sobre la llegada de los desterrados a Australia a finales del siglo XVIII y a lo largo del siglo XIX. Había una edición en castellano, que actualmente está descatalogada. Una pena.

4 comentarios:

  1. Hola Little Emily. Los historiadores sabemos un poco más de Australia que lo típico:). Me encantaría que un día pudiese recorrer el continente como los cien escritores. Tiene que ser una gozada un país con tanta diversidad y de geografía y cultura tan poco conocida para nosotros.

    He visto que has puesto blogroll. Para que Un Mundo de Cine se actualice hay que incluirlo así:

    http://feeds.feedburner.com/umdc

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante!! Tomo nota rápidamente del libro. Para mí Australia ha vivido siempre en mi mente...mi padre pasó unos años allí y conoce bastante bien la costa este. Cuenta maravillas...
    Aún no lo conozco...pero tendré que ir...me llama mucho la atención.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante. No tenía interés en él hasta ahora - no sé ni siquiera muy bien por qué, porque ya sabes que Bryson, salvo por LA excepción, me suele gustar - pero por lo que cuentas creo que me lo voy a apuntar, que me ha gustado.

    Y siendo Bryson supongo que aparte de informativo tendrá su "extra" de humor también, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Yo lo leí hace tiempo y casi me muero de la risa y de la envidia...si no lo has hecho ya, hazte con "Historias de un gran país", que es lo mismo pero con los USA.

    ResponderEliminar