viernes, 11 de julio de 2008

"Sally Bowles", Christopher Isherwood

Creo que ya es hora de empezar con las lecturas pendientes, a pesar de que ésta la leí hace un par de días. Fui a la Biblioteca de Letras para buscar Ancho mar de los sargazos en un volumen de Antología de la Novela Breve Inglesa que publicó hace unos años Círculo de Lectores (mi ejemplar está desaparecido desde hace demasiado tiempo...) y casualmente, encontré allí Sally Bowles, un relato de Christopher Isherwood el cual, posteriormente, sería incluido en una de sus obras más famosas, el Adiós a Berlín, ya que es la genésis de su personaje más famoso.

Sally Bowles no es una chica como las otras: deja su familia en Inglaterra para instalarse en Berlín y vivir allí como cantante, a pesar de que no es lo que se le da mejor. Mientras tiene una larga lista de aventuras con otros hombres, se hace muy amiga de Chris, que no es otro que el autor del relato (este detalle me ha hecho pensar en Desayuno en Tiffany´s), quien se convierte en su amigo más fiel y compañero de aventuras. Ninguno de los dos es lo suficientemente maduro como para observar las consecuencias de sus acciones, de forma que los varapalos son continuos. Quizá lo que más me ha gustado de la historia es que Sally, tal y como nos la presentan, no es una mujer fatal dispuesta a todo, sino más bien una chica normal, algo inocente, con ilusiones y muchas ganas de vivir, que se deja embaucar fácilmente (el episodio con Clive) pero que nunca pierde su encanto.

Y mañana intentaré ponerme con El castillo soñado.

1 comentario:

  1. ¡Ah, pero eso es Cabaret!

    Yo no he leído y dudo que lea Ancho mar de los sargazos, es más una cuestión de principios y prejuicios que otra cosa :P

    ResponderEliminar